Territorio

Citizen consciousness, useful in reducing the cutting of trees
Conciencia ciudadana, útil para reducir la tala de árboles
Autor: Killy Gutiérrez Guzman
24 de Febrero de 2016


Pese a que en el departamento se efectúa la tala ilegal de árboles, en el caso del área urbana los ciudadanos han desempeñado un rol importante para prevenirlo. Conozca las consecuencias de esta práctica inadecuada.


Foto: Cortesía 

La tala, poda o trasplante de árboles requiere autorización o permiso, de acuerdo con el Decreto 1076 de 2015.

Los movimientos ambientalistas, el acceso a la tecnología  y a los medios de comunicación son mecanismos que contribuyen a las denuncias rápidas de la tala y maltrato de los árboles, según María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del Área Metropolitana, entidad que recientemente suspendió una tala en el barrio San Lucas, en El Poblado.


El lugar era un lote cercado intervenido por varias personas que desconocían al propietario. Allí el Área Metropolitana estableció que los trazos de árboles equivaldrían a diez de la especie Ciprés, de doce metros de altura y 35 centímetros de diámetro.


Tanto la tala como la poda o el trasplante de árboles requieren permiso de la autoridad ambiental, bien sea en predios públicos o privados, explicó Restrepo, quien afirmó que de no contar con la autorización, esta acción puede significar una infracción ambiental o incluso una sanción penal.


El Valle de Aburrá es una subregión afectada por tala de árboles. De acuerdo con la directiva, Medellín, La Estrella y Sabaneta son los municipios donde más se da este problema que es propiciado, principalmente, por la dinámica del cambio de usos del suelo para el desarrollo urbanístico.


Sin embargo, la madera decomisada en el Valle de Aburrá generalmente proviene de Urabá, Chocó, Nordeste de Antioquia, Bajo Cauca  y de Oriente. La razón frecuente es la falta de documentos que amparen debidamente su movilización, por lo que “no podemos afirmar que sean productos talados”, aseveró Restrepo.


Pese a que todas las especies arbóreas están protegidas, hay algunas con niveles altos de amenaza, para las cuales hay prohibición de su aprovechamiento. Entre ellas están el comino crespo (Anibaperutilis), el pino colombiano o romerón (Podocarpusspp), el cedro negro (Juglansnigra), el roble de tierra fría (Quercushumboldtii), el comino de la macarena (Nectandras) y el molinillo (Talaumasp).


Respecto a las palmas, están especialmente protegidas la palma de cera del Quindío (Ceroxylonquindiuense) y el taparo (Attalea Sp). En cuanto a las especies menores silvestres, los musgos, líquenes, bromelias, helechos, anturios, bejucos, lianas y orquídeas.


Afirmó que la tala de todos los árboles en un ecosistema transforma el sito e implica la desaparición de otras especies vegetales y de la fauna. Dependiendo de la magnitud del área intervenida, se puede alterar el microclima local. Aunque también hay impacto, la tala selectiva de árboles manteniendo el bosque puede generar daños menores.


El ingeniero forestal Hernán Porras, consultor de World Wildlife Fund (WWF), manifestó que la erosión del suelo también puede estar asociada a esta práctica inadecuada, en el sentido en que la cobertura vegetal es una protectora de la tierra.


Él hace un llamado para que las autoridades ordenen algunas zonas importantes y las protejan a través de planes de manejo, aunque reconoce que en algunos casos es difícil, debido al control del territorio por parte de grupos armados.


Pese a ello, Restrepo destaca que en el departamento hay “un alto compromiso y notable sensibilidad de la ciudadanía en el cuidado del medio ambiente”. 


El Área Metropolitana tiene habilitado el teléfono 385-6000 y el correo electrónico atencionausuario@metropol.gov.co para hacer denuncias sobre tala de árboles. Igualmente, se puede reportar a la línea 123.



¿Qué pasa con la madera decomisada?

El decomiso es preventivo, pero si se comprueba una falta se evalúa el estado de la madera para determinar la utilización que se pueda hacer, puesto que si está muy deteriorada se debe destruir. Si está en buenas condiciones, la autoridad ambiental la puede usar para suplir necesidades propias, porque no está para subasta ni donación a particulares.




Afectadas por deforestación

En abril de 2014 el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y el Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) revelaron que las zonas donde más deforestación se concentró fue en el sur del Meta, noroccidente del Caquetá, Putumayo, nororiente del Guainía, el nororiente de Santander y el suroccidente de Norte de Santander. También en el Magdalena Medio y la Cordillera Central, en varios municipios de Caldas, Risaralda, Valle y Quindío, y el Pacífico Sur.