Ultimátum y pénsum, pero quorum (sin tilde)

Autor: Juan David Villa
10 enero de 2019 - 09:03 PM

Chipote es palabra tomada de la lengua azteca y significa chichón, ese bulto que nos sale cuando nos totiamos la cabeza.

Curiosidades del idioma

Chipote. Pensaron en el chipote chillón del Chapulín Colorado. ¿Qué es un chipote? Lean con calma esta hermosa palabra: náhuatl. El náhuatl es una lengua muy antigua que aún hablan en algunas zonas de México. Es, nada más y nada menos, la lengua del Imperio azteca. Los españoles conocieron y se chocaron contra el mundo azteca, y por ello el castellano tomó prestadas varias palabras del náhuatl: tomate es una (el tomate es una planta de Centroamérica y Sudamérica, así que los españoles no la conocían cuando llegaron a América). Parece ser que al náhuatl también le debemos la pronunciación de la secuencia tl: aquí decimos a-tle-ta (en España la pronuncian at-le-ta).

En fin, el punto es que chipote es palabra tomada de la lengua azteca y significa chichón, ese bulto que nos sale cuando nos totiamos la cabeza.

Lea también: Cannabis, cánnabis y canabis

Ultimátum

“Ultimatúm”, leí en un medio de comunicación esta semana. Es un descuido, un pequeño error de dedo que puede cometer cualquiera y que me sirve para recodarles que las palabras graves tienen el acento en la penúltima sílaba, o sea, en la segunda de derecha a izquierda. Si una grave no termina ni en S ni en N ni en vocal, se tilda (ultimátum no termina en ninguna de estas, por eso se tilda). Lo mismo le pasa a pénsum, voz también tomada del latín casi sin cambios. Con esto último quiero decir que así se escribían ambas en latín, pero sin tilde, naturalmente.

Quorum la escribimos como se escribe en latín: no lleva tilde porque las academias no la consideran adaptada al español, por lo cual debemos escribirla con cursiva o entre comillas (pénsum y ultimátum son palabras adaptadas). La forma adaptada de quorum es cuórum, ahora sí con su tilde.

De esas que casi nunca usamos

Casería. Y no se me confundan, que si la idea es cazar, se escribe cacería. Una casería es una casa donde habitan los labradores, y no me refiero a perros, sino a seres humanos que trabajan la tierra. Casería se le llamaba también al manejo de la economía de la casa, labor que llevaban a cabo, y tal vez lleven a cabo aún, las mujeres.

Lo invitamos a leer: Dudo que, o dudo de que

Que tengan un feliz 2019. Que los bendiga el Creador del universo, queridos lectores.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Darío Jaramillo Agudelo
Mundo Literario /

La poesía amorosa de Darío Jaramillo en Palabras rodantes

Christian Bale en su magistral interpretación de El Vice
Palabra & Obra /

El vice, una sátira contra el poder

Banda Whiplash
Palabra & Obra /

Whiplash y la vieja escuela del thrash metal

Quebrada La Iguaná
Urbanismo /

EPM sigue trabajando por el saneamiento del río Medellín

Bancos de Leche Humana
Salud /

Antioquia fortalece su banco de leche humana

Artículos relacionados

La actora, forma correcta
Columnistas

La actora, forma correcta

Actora y actriz son femeninos adecuados

Lo más leído

1
Política /

La gente en Bello quiere un cambio

El congresista León Fredy Muñoz tiene la clave para ayudar a propiciar un revolcón en la alcaldía de...
2
Política /

Panorama político

El candidato a la Gobernación de Antioquia, Mauricio Tobón, fue el primero en entregar las firmas para...
3
Política /

Tengo cuenta en Bancolombia: Andrés Guerra

Este candidato del uribismo habló extensamente del barullo que se armó o armó al referirse a la...
4
Palabra & Obra /

“El arte es una estrategia del conocimiento distinta a la ciencia…”

En honor al gran profesor e intelectual Jorge Alberto Naranjo Mesa, publicamos en forma póstuma esta...
5
Columnistas /

La Minga indígena. ¡Qué triste realidad!

La minería y la tala los acorralan y desplazan de manera inclemente, ante la mirada –poco comprensiva y...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall