Tumaco duele

Autor: Empresarios por la Educación
27 octubre de 2017 - 12:10 AM

En Tumaco el 70% de los habitantes trabaja de manera informal y solo el 4.6% logra acceder a la educación superior

Solo el 26% de los jóvenes de Tumaco logran terminar la secundaria; 25.400 de sus menores no van a la escuela, 75%  de ellos habitantes de la zona rural. Tumaco duele. Y duele hace décadas.

Este municipio condensa gran parte de los problemas sociales que tiene el país: los resultados de un modelo económico extractivo, la configuración social y económica alrededor del narcotráfico y la ilegalidad, el gamonalismo y la corrupción, la informalidad, el problema de tierras, la falta de oportunidades, de infraestructura, la ausencia del Estado, en fin… Las estadísticas son dramáticas: 22 kilos de cocaína salen de Tumaco cada hora, provenientes de las 23 mil hectáreas de coca cultivadas; el 70% de los habitantes trabaja de manera informal y solo el 4.6% logra acceder a la educación superior. El número de muertes violentas es dramático; solamente en 2016 fueron asesinadas 147 personas, campesinas en su mayoría.  

Hoy, los habitantes de Tumaco han denunciado la presencia en el territorio de grupos disidentes de las FARC, grupos paramilitares, ELN, delincuencia común, narcotraficantes, entre otros. Aunque el número de muertos a causa del conflicto armado ha disminuido con la firma de los acuerdos de paz, el asesinato de líderes sociales va en aumento, con el agravante de la posible implicación del Estado en la masacre de campesinos cultivadores de coca.

Lea también: ¿Dar la espalda o poner el pecho?

¿Cómo pensar entonces la escuela en este contexto? Los retos educativos de este municipio superan los del aprendizaje disciplinar de los estudiantes y no pueden ser medidos exclusivamente por las pruebas de conocimiento. La escuela que necesita Tumaco claramente no puede ser pensada desde el centro del país, es necesario generar escenarios para que las comunidades se re-piensen y se reencuentren con la posibilidad de soñar su educación y acompañarlos en la planeación y puesta en marcha de este sueño. Lo anterior pasa por entender que la escuela no debe estar sola y que este profundo cambio supera en creces sus responsabilidades y capacidades.  

Hace años escuché a una profe de este municipio contar cómo a través de su proyecto había logrado disminuir el porcentaje de estudiantes que entraba a organizaciones armadas, y que gracias a la movilización comunitaria logró el desminado de la escuela. Definitivamente, necesidades como éstas requieren encontrar un lugar en el acompañamiento y en las apuestas educativas municipales.

El mejoramiento de las condiciones sociales, materiales, de infraestructura y la presencia estatal (más allá de la fuerza pública), deberá ir acompañada de transformaciones culturales en las que la escuela juega un papel fundamental. Una vez más, las soluciones no vendrán desde afuera, sino que deben partir de lo local, de la generación de capacidades, y de potenciar lo que la sociedad civil y las comunidades vienen haciendo en un territorio y una escuela que no pueden ser vistos solo desde la carencia. Hace falta ver por ejemplo lo que vienen haciendo las redes de mujeres pescadoras que han logrado generar alternativas productivas legales para las comunidades, o algunas experiencias etno-educativas que han encontrado en su contexto no una excusa, sino una posibilidad y han logrado construir propuestas educativas propias, que dotan de sentido a la escuela.

Además: ¡Juntos logramos más!

Quizás la sociedad colombiana no se había conmovido tanto con Tumaco como ahora. El problema se está haciendo visible. Falta entonces que se hagan también visibles la esperanza y el acompañamiento real para esta población y para sus escuelas; desde el Estado, pero también desde el sector privado y desde las organizaciones de la sociedad civil que creemos en otro futuro posible.

*Asesora en la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
5
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall