Némesis por un buen gobierno

Autor: Álvaro López Rojas
26 mayo de 2020 - 12:05 AM

Se ha vuelto normal que grises personajes aprovechen alguna posición para cobrarse antiguos rencores o simplemente para mostrarse como poderosos.

Medellín

El talante conciliador e incluyente, lo que debe tener alguien que aspira a manejar la cosa pública y ser un referente de un alma verdaderamente democrática, es muy poco frecuente, sobre todo en una época en que priman los individualismos, los impostores que posan de sabios, buenos y talentosos. Pero las cualidades de un verdadero dirigente se miden en las crisis, en los momentos en los que todas las manos tendidas se dirigen hacia él. Y sin consideraciones de ningún tipo, todas las voces son oídas, todas las necesidades son satisfechas, aun si se trata de quienes han hablado mal, han calumniado y mentido.

Lea también: La responsabilidad es nuestra

Para comenzar, hay que hablar de nuestro presidente. Es cierto que desde el comienzo Colombia entera, bueno casi entera si se excluye el 30 por ciento que lo aceptaba, lo satanizó más por las compañías, acciones de campaña y respaldos que por sus propias obras pues, la verdad sea dicha, no traía nada para mostrar. Pero en la crisis que vivimos ha demostrado responsabilidad y respeto por su pueblo, obteniendo respuestas favorables que se manifiestan en los índices de aceptación dados por las últimas encuestas. Sería mejor la imagen si ciertas señoras de su estado áulico se quedaran calladitas.

Del gobernador, no hay que decir mucho pues Antioquia ya lo conoce, a él y a su familia, actores de primera línea en la reciente historia de Antioquia. Siguen los odios heredados y las almas que, irrespetando la decisión del pueblo, no han podido superar su propia derrota y la de los candidatos de sus amores. Con seguridad nada ha hecho el doctor Gaviria para merecer tal inquina, pero la mala leche es así, reemplaza la sangre en las venas y no hay nada que hacer. Lo cierto es que el gobernador ha demostrado que tiene la capacidad de universalizar el poder, que todos somos su responsabilidad, aun sus enemigos.

La gran y agradable sorpresa ha sido nuestro alcalde. Elegido contra todo pronóstico, contra toda la mala propaganda que en su contra desataron y el descaro de algunos políticos, se está perfilando como un muy buen administrador, con el carisma suficiente para ejercer actos aparentemente represivos en momentos en los que la fuerza se hace necesaria, para preservar el patrimonio colectivo y aun para proteger, aunque suene paradójico, los derechos de los ciudadanos. Ha liderado un buen proceso en la crisis, la gente le cree y lo respeta, y ya Colombia comienza a hablar bien de su joven talento, como el futuro que necesitamos.

Le puede interesar: Deponer los odios, trabajar

Debe haber mucha gente haciendo fuerza para detenerlos; escrudiñando para ver que encuentra y encontrando eco en las terrorías, como llamamos a los organismos de control. Es posible que lluevan las denuncias, demandas e investigaciones contra nuestros gobernantes y administradores. Se ha vuelto normal que grises personajes aprovechen alguna posición para cobrarse antiguos rencores o simplemente para mostrarse como poderosos. Lo cierto es que hay motivos para sentirnos orgullosos de nuestros gobernador y alcalde, de que gracias a ellos Antioquia siga siendo la cuna de las esperanzas nacionales.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Leo
Leo
2020-05-26 15:28:58
Excelente columna! Me complazco con el autor y con todos los ciudadanos que vemos en el presidente Duque, el gobernador Gaviria y el alcalde Quintero buen manejo de la crisis. No hay nada mas alentador para ellos gestos de apoyo como estas palabras tan bien puestas! Apoyos que se traducen en confianza mutua de gobernantes y gobernados. Ojalá ellos lean esta columna del señor Alvaro López.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Muerte Julián Andrés Orrego
Columnistas

Protocolos para devolvernos la ciudad

El vandalismo contra las universidades del Estado nos cuesta mucho a los colombianos en funcionamiento y desequilibrio de calendarios, pero sobre todo en progreso y...

Lo más leído

1
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
2
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...