Medellín: los cambios territoriales

Autor: Darío Ruiz Gómez
10 febrero de 2020 - 12:04 AM

Internamente en Medellín la grave fractura de los territorios urbanos bajo el terror sigue causando una desterritorialización profunda y un desarraigo respecto a la ciudad histórica

Medellín

Glocal es la definición de lo local cuando ha sido permeado por lo global. La inmediata información que sobre el mundo nos brindan la tv, YouTube, Instagram, así como nuestra emigración hacia el exterior a causa de la violencia del narcotráfico ha permitido la apropiación inmediata de la moda, que el look de nuestros jóvenes sea igual al de los jóvenes norteamericanos permitiendo la democratización de la moda gracias a la impunidad con que se copian los modelos extranjeros. Hasta el “Parche” que identifica la amistad rescatada de la inhumanidad en la vasta ciudad, llega también de inmediato la información de los medios de manera que ésta no está supeditada a una exclusividad sino que se despliega por cualquier territorio urbano por apartado que sea y bajo nuevos códigos. Por otra parte, la población de la diáspora permite que los territorios partan ahora de cualquier comuna y se extiendan hasta Nueva York, Miami, Madrid, bajo aquel razonamiento de Maffesoli de que el territorio se configura continua y permanentemente con el desplazado. De manera que el concepto de territorio como un hábitat inamovible ha derivado hoy al concepto de desterritorialización, que en principio indica pérdida de los lugares y desarraigo llevando al desplazado a crear instintivamente, tal como lo vemos con algunos grupos chocoanos, un lugar de encuentro en la ciudad, la Gorda de Botero, por ejemplo, ya que los imaginarios no mueren. Internamente en Medellín la grave fractura de los territorios urbanos bajo el terror sigue causando una desterritorialización profunda y un desarraigo respecto a la ciudad histórica. Lo mismo que un mayor distanciamiento entre la clase política y la ciudadanía como lo pone de presente la configuración del Concejo, donde la representatividad respecto a los diversos estamentos ciudadanos se ha negado sistemáticamente, es decir, no existe y al desaparecer la fiscalización y la veeduría ciudadana impera la más rampante corrupción. ¿Cómo es o como se define hacia los otros o hacia el mundo el habitante de una ciudad que cruza raudamente por entre calles sin nombre que no brindan la posibilidad del encuentro con los otros? Un ser sin anclaje, un ser a la deriva, un ser que no conoce al Otro en espacios sometidos por el temor.

Lea también: Volver a hacer la ciudad: Presencia de la posmetrópolis

El Poblado dejó de ser un barrio histórico de clase alta al modificarle su estructura con la construcción de cientos de torres de vivienda -lo que ha supuesto una altísima densificación- Una vulgar aplicación de la norma de uso mixto, la carencia del adecuado diseño integral de los nuevos espacios para lograr el debido equilibrio ambiental de las áreas de vivienda frente a las desaforadas zonas de “rumba segura”, de respetar el retiro de las quebradas, produjo un desplazamiento de población muy alta, una fracturación que llevó a la desaparición del barrio, a que la renovación urbana se convirtiera en un desmán oficial lo cual permitió la infiltración del sector por los llamados “dueños de la noche”.

Le puede interesar: La sociedad desnombrable

Con esto simplemente quiero indicar que la fractura del espacio público alcanzó a todos los sectores sociales de la ciudad y que el dominio de los distintos espacios por la criminalidad organizada ha ido acelerando la crispación, la neurosis, el pánico, la desconfianza, el temor, el aumento de los casos de suicidio lo que nos lleva a considerar que el proyecto de una ciudad que como Medellín se ha convertido hoy en una inmensa conurbación, no es solamente un problema físico, o material sino que prioritariamente debe enfrentar estas patologías donde todos estamos incluidos , amenazados, entre el desquiciamiento causado por el colapso vial y la pérdida de la libertad, la desaparición de las esquinas. Clamar entonces por nuestro derecho a la libertad, a la recuperación de los espacios de amistad es reconocernos en la recuperación de la ciudad de la democracia.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Panorama Medellín
Columnistas

Sobre planes de desarrollo

¿Cuál es la visión de ciudad que el alcalde la propondrá a la ciudadanía?

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
4
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
5
Tecnología /

Uso de la tecnología ha ayudado a superar la pandemia

Varios países se aferraron a prácticas tecnológicas para enfrentar la pandemia. Diferentes aplicaciones...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...