Los hijos de la revolución

Autor: Darío Ruiz Gómez
18 mayo de 2020 - 12:07 AM

¿Dónde están los estudios de los miembros de la Oposición sobre el porvenir del campesinado, de los bosques y ríos, el problema de la vivienda?

Medellín

Al ver perorar estos días a los Congresistas de la llamada Oposición hasta convertirse en energúmenos vociferantes pidiendo una vez más la condena de la cúpula militar acusándola de las chuzadas que “ofenden su derecho consagrado a la intimidad”, tuve la impresión de sufrir un dejá vu, la impresión de sentir que ya anteriormente había visto esa escena con los mismos gestos, con las mismas frases o sea sin incorporar ningún argumento necesario sobre Márquez, Pablito, el Cauca. La paramnesia, pienso, trae al presente algo que inconscientemente tratábamos de no recordar. Si la versión original pudo tener algún sentido la que se repite no tiene sentido alguno, es un disparate ejecutado por actores de repuesto, sin la atmósfera debida ya que como lo dice Marx la historia se presenta primero como tragedia y en segundo lugar como parodia y si antes el protagonista fue el revolucionario genuino ahora es un conspiradorcito el que actúa. Una cosa es el revolucionario que fue capaz de dar su vida por imponer a lo que consideraba el pueblo explotado su terrible dictadura –como la historia vino a demostrarlo- y otra el lamentable seudorrevolucionario que jamás se sometió a las rudezas de las selvas, al hambre y las heridas, al fragor de los enfrentamientos bélicos, a quedar baldado o loco ya que, siempre permaneció en la comodidad de las ciudades o de las universidades y que formados en Moscú, París, Praga, Londres como sucede con Iván Cepeda y con los hijos de Reyes que ahora son franceses solo conocen de paso la realidad colombiana. Leí alguna vez la crónica de un periodista europeo sobre algunas familias de dirigentes de las Farc residenciados en Suiza en lujosos palacetes y que desconocen la realidad colombiana donde sus padres se habían lanzado a una lucha violenta con el apoyo económico y doctrinario de la Unión Soviética. Una investigación sobre colombianos en los archivos de la Unión Soviética detalla exhaustivamente los nombres de quienes estuvieron estrechamente ligados al proyecto de impostar en Colombia el modelo de la llamada revolución marxista-leninista. El investigador que ahonda sobre estos aspectos que son historia verificable y que inciden directamente sobre la actualidad de la justicia no está haciendo “anticomunismo” como lo suelen calificar los “intelectuales” de izquierda, sino, tratando de buscar objetivamente los puntos de partida de lo que han significado sesenta años de violencia guerrillera y del alcance ideológico que supone el llamado acuerdo de Paz y la tarea que les corresponde a quienes supuestamente abandonaron la lucha armada para entregarse de lleno a la verdadera construcción de la paz bajo otros parámetros políticos.

Le puede interesar: La pandemia y la verdad última

 

¿Dónde están los estudios de los miembros de la Oposición sobre el porvenir del campesinado, de los bosques y ríos, el problema de la vivienda? ¿No dejaron abandonados en los campamentos a sus hoy exguerrilleros? De Iván Cepeda quien visitó sindicalistas norteamericanos, recorrió las cárceles del país, y a quien La JEP no le ha pedido una sola declaración, la ciudadanía esperaba argumentos y argumentos, un programa de vivienda rural y urbana, un programa sobre la construcción de una nueva democracia con Londoño y Lozada y no un hombre dominado por una ira insana de querer que la historia del conflicto se escriba como él quiere, que las verdades sean las que él escoja olvidando que la historia no son unos archivos sino un acto de imaginación moral donde por encima de Tribunales de ocasión las víctimas recobran lo que se les está negando. Verlos gritando en manada, repitiendo los mismos clichés, esperando la información secreta que algún periodista les brinde para seguir inventando un nuevo escándalo, no fue la tarea que para afianzar la paz les sigue exigiendo el país a quienes se han convertido en portavoces de nada.

Le puede interesar: La nueva guerra de relatos

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-05-18 11:16:41
Lo que argumenta Don Darío Ruiz G es contundente, pero por desgracia en el señor Iván Cepeda y sus adláteres sólo habita el odio a quienes no piensan igual que él, y por su puesto cree que su obligación es escribir la historia a su enfermizo antojo.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
4
Palabra & Obra /

La trova y la copla Ñito Restrepo

La maestra Lucila González de Chaves invita a conocer clásicos de la poesía popular, como el antioqueño...
5
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...