El poder bruto en la ciudad del software

Autor: Fabio Humberto Giraldo Jiménez
23 febrero de 2020 - 12:03 AM

¿Soluciona el ingreso del Esmad el irresponsable accionar de los encapuchados violentos? Por lo visto no. Al contrario empodera su violencia

Medellín

El novicio alcalde decide realizar expediciones punitivas hacia la Universidad pública con un protocolo previo que las suaviza. Las justifica con el propósito de acabar las violentas expediciones pretenciosamente revolucionarias de los capuchos y con el armerillo de explosivos que estos esconden dentro de los predios universitarios. El fin es legítimo y bien intencionado porque estamos de acuerdo en que la autonomía universitaria se pervierte cuando se confunde con extraterritorialidad y extralegalidad; pero el medio no solo tiene una mermada legitimidad de origen sino que en la práctica es ineficaz.

Lea también: Sobre el movimiento estudiantil

Es muy difícil creer que el alcalde o sus asesores no conozcan el manual político que indica que las decisiones no solo deben ser legales, de lo cual depende la legitimidad de origen, sino también eficaces, de lo cual depende la legitimidad de ejercicio y que a su vez la eficacia está regulada por el principio de proporcionalidad para no andar por ahí, como si nada, matando mosquitos con misiles sin parar mientes en los efectos colaterales. Y también es difícil entender cómo el alcalde promueve y promete la eficiencia propia de la seguridad inteligente pero al mismo tiempo acude al tropel que es un método pedestre de ejercer el monopolio legítimo de la fuerza, tan pedestre como el que emplean quienes retan ese monopolio.
Por eso mi opinión es que el objetivo principal de esas expediciones punitivas con su protocolo no es el que se dice en público. Hay otro.

Nada raro. Los políticos de profesión -y el señor alcalde lo es, aunque se crea catecúmeno- suelen gobernar como si estuvieran en campaña electoral. Obsequian decisiones gubernamentales para ganar elecciones futuras. Esa es una técnica de poder. Es mi opinión que el novel alcalde obsequió esta decisión para cambiar la opinión de quienes lo consideraron “cómplice” de las protestas ciudadanas y a la Universidad como cuna de esas protestas; y también es mi opinión que, frente a ese “político” pretexto, el improbable éxito de las expediciones sería apenitas una ganancia ocasional.

Lo que no parecen calcular el señor alcalde y sus asesores es que no va a lograr eficacia en ninguno de los dos propósitos y que puede terminar agravando los dos problemas que pretende solucionar. Los protocolos terminan favoreciendo la impunidad de los capuchones con sus explosivos pero se lleva en calle la estabilidad de la universidad y, por el otro lado, aquellos a quienes ganó las elecciones, cuya ambición va más alla del mundo natural, van por más porque este obsequio es apenas bocadillo, canapé. Les falta la cena y en ella el alcalde es el “muchacho relleno”.

Veamos. El jueves el señor alcalde ensayó la primera expedición. De acuerdo con el protocolo -muy propio de su apolínea estampa- la anunció a través de altoparlantes helicoportados: disculpe señor capucho, procedo a actuar contra usted de acuerdo con las siguientes reglas de urbanidad y cortesía; dentro de una hora ingresará mi infantería a los predios donde usted campea; por tanto, le sugerimos que se esconda, es decir, que se quite la capucha y guarde bien sus explosivos. ¿Todo listo? Permítanme, ahora si, preguntar, ¿dónde pueden los infantes limpiar sus botas para no ensuciar su bruñido y honorable templo de la sabiduría? Jóvenes, ¿ustedes son capuchos? ¿Alfabetos o analfabetos? Permítanos depositar por aquí y por allí estos calurosos y humeantes parabienes y repartir entre todos los presentes unas suaves carantoñas. ¿Puede alguno de ustedes, cualquiera, acompañarnos como testigo de la buena voluntad de esta visitación? Si nuestra obsequiosa presencia los ha incomodado, solicitamos de vuesas mercedes la más devota exculpación. Nos despedimos con toda consideración y aprecio y esperamos volver pronto.

No me crean tan guamón. ¿Qué se llevaron los expedicionarios? ¿Hicieron lo que dijeron que venían a hacer? Pero sí dejaron un problema más grave que el que pretendieron solucionar, que a su vez será mas grave después de la próxima expedición que ya está anunciada. Y los capuchones ahí. Con sus petardos.

Y se completa el espectáculo difundiendo en lenguaje típico del paternalismo misericordioso que la expedición fue para recuperar la autonomía y devolvérsela a la Universidad. Ni el más agudo sofista lograría esta excelsa muestra de retorcida retórica que revive el concepto romano de dictadura que manda interrumpir la democracia para restaurar la democracia, diríamos hoy. No me crean tan aguapaneludo.

Quién dijo que tenemos la autonomía perdida. Fruto de ella es esta magnífica obra de ilustración y racionalidad científica. Más evidente es que la quieren mochar, limar, esquilmar y prostituir. Tirios y troyanos. Mil veces hemos repetido que la violencia, cualquiera, la oficial o la subersiva o la antisocial es contraria al ethos universitario. La hemos resistido. De lo contrario ya nos habríamos matado las veinte mil personas comunes que convivimos y circulamos diariamente sin vigilancia y sin policía en este semicerrado predio. Ese solo hecho empíricamente constatable honra la autonomía legal que se le ha conferido a la Universidad pública.

¿Soluciona el ingreso del Esmad el irresponsable accionar de los encapuchados violentos? Por lo visto no. Al contrario, empodera su violencia. ¿Solucionan las acciones violentas de los encapuchados los problemas de desigualdad y de injusticia social? Por lo visto no. Al contrario, los agravan.

Créame, señor alcalde, que si esa fórmula fuera eficaz para solucionar el gravísimo problema que crean los violentos encapuchados y otros de orden público que padecemos en la Universidad, tendría mi apoyo, porque sé, como la inmensa mayoría de los universitarios, que autonomía no es extraterritorialidad ni extralegalidad, como ya dije, sino la salvaguarda de un espacio-tiempo en el que no haya lugar no ideológico desde el cual se pueda hablar de ideologías. Y que por eso nos oponemos tanto a este tipo de expediciones punitivas a las que con vergonzante fingimiento llama protocolos que solo le servirán a usted para “cuadrar caja” con contendientes políticos, como a las expediciones de los capuchos que usan a la universidad como portaviones y armerillo.

Le puede interesar: El puticlub

Y por el otro lado. ¿Quedarán satisfechos los opositores del alcalde con este obsequio? No creo. Si urdió esta estrategia mediática para congeniarse con los madrugadores agoreros de su administración, esos mismos que hoy lo aplauden porque les da gusto, lo querrán “asado” cuando no les satisfaga otra rabieta, porque por hacerse el fuerte les mostró su debilidad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Universidad de Antioquia
Columnistas

Silencios cómplices

El ensordecedor silencio en el que estamos nos va convirtiendo en cómplices por omisión, porque ésta es una de esas situaciones en las que la soberanía de la...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Latinoamérica /

Supuesto atentado contra Maduro se habría realizado con drones

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que el supuesto atentado dejó siete...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto