Dictadura a la colombiana

Autor: Ricardo León Yepes Pérez
20 junio de 2020 - 12:02 AM

Las acciones dictatoriales obedecen al desconocimiento del Estado de Derecho y el Equilibrio de Poderes.

Medellín

La dictadura se entiende como el sometimiento de los poderes públicos, y los órganos de control. Es riesgoso cuando una misma persona o partido político tiene tanta injerencia en las ramas del poder público, porque se pierde el equilibrio como elemento de salvaguarda de la sociedad, supóngase una persona dirigiendo al ejecutivo, influenciando al cuerpo legislativo y por otro lado judicializando, damnifica a sus contradictores, debilita la institucionalidad, intimida la sociedad y somete la res publica, en ese orden de ideas la democracia no sería garantista, se cataloga de papel,  y…. por supuesto deslegitima a todo un país, genera inseguridad, incertidumbre y desconfianza.

Lea también: Cadena perpetua en Colombia: demagogia y populismo punitivo

Colombia ha sufrido experiencias dictatoriales de muchos tipos, en todas las medidas y lideradas por cualquier cantidad de actores políticos. Desde la época de la conquista fuimos sometidos a un regimen dictatorial, gran parte de nuestros antepasados fueron exterminados en el curso de un régimen que esclavizaba. Luego en la época republicana estuvimos gobernados por una dualidad política que representaba el centralismo y el federalismo, ocasionando distintas guerras.

Colombia está capturada por el abuso de poder de manera descarada, un régimen digno de un guion macondiano; una dictadura a la colombiana.

Desde la época contemporánea, fuimos gobernados por el régimen dictatorial de Gustavo Rojas Pinilla. Luego empezó otra dictadura, una que limitó la participación política a dos bandos, dos partídos políticos, liberal y conservador.

La dictadura muta en nuestra sociedad, se evidencia de muchas maneras, y no son los gobernantes sino sus decisiones que vuelven permanentes. Como el gravamen del 4 x 1000 que fue creado en el pais mediante el decreto 2331 de 1998, expedido al amparo de la emergencia económica invocada por el gobierno, para enfrentar la crisis financiera doméstica de esa época, y que aún existe. Ese tipo de acciones se vuelven dictadura cuando engañan al pueblo, cuando la ciuadanía es violentada por decisiones que se perpetúan.

En octubre de 2016 se sometió a la voluntad democrática “el plebiscito por la paz”.  Soy un convencido de la necesidad de una paz estable y duradera, sin embargo, la forma cómo se implementó el acuerdo violentó un mandato popular, entendido como una expresión legitima, y desconociendo el resultado donde el NO se impuso con el 50.2 % sobre el SI con el 49.7 %. Esta situación nos demuestra que cómo en la modernidad las dictaduras se visten de democracia.

Dictadura a la colombiana es poner la justicia al servicio de la política, legislar a partir del favorecimiento, a la medida de las circunstancias, promover iniciativas reglamentarias que tengan nombre y apellido, calculadas con beneficiario propio, es una imposición contraria a los principios de una democracia.

Dice un adagio popular “tanto va el cántaro al agua que algún día lo rompe”, y eso sucedió con el partido pólitico de gobierno con el tema de la segunda instancia de un mártir. Primero, trataron de posicionar en la agenda legislativa una iniciativa para que existiera una doble instancia “retroactiva” en las sentencias de la Corte Suprema de Justicia, una iniacitiva con nombre de beneficiado directo: Andrés Felipe Arias –  condenado por el caso de Agro ingreso seguro-. Luego, por fin fuerzas políticas consiguieron que la Corte Constitucional aceptara la impugnación de la condena del mencionado, eso sin contar que la “politizacón de la justicia” en este caso ocasionó un choque de trenes inedito, Corte Suprema de Justica vs Corte Constitucional.

En este sentido, hemos experimentado guerras, disensos, pugnas políticas y demás, y la violencia y la corrupción son común denominador, pero de algo estoy seguro es que la dictadura contemporánea que captura a Colombia no se evidencia desde las armas, se evidencia de las medidas que son comunicadas como transitorias, pero que concluyen como imposiciones eternas.

Asi las, cosas y de acuerdo a todo lo anterior se espera que el caso de la “neñepolitica” y del gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria Correa no se convierta en un nuevo capítulo de la historia de la dictadura a la colombiana, siendo el primer caso un tapen tapen u omisión y este nuevo proceso, un exceso y/o desproporción del poder.

La dictadura ha sido instrumentalizada a partir de la violencia, y de la mano de ella, la corrupción en todas sus formas. La intimidación ha transcendido como elemento propio de la vida, de tal manera, que la observamos como normal perpetuándose en nuestra sociedad como algo legítimo.

Le puede interesar: Formación para el trabajo en Colombia: exclusión y desigualdad

Es imperativo que en este tiempo de desconfianza en lo público y las instituciones, se empiece a revertir dicha percepción. La confianza es el norte de la ciudadania y el camino hacia el primer mundo que deben elegir los gobernantes.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Javier Dairo
Javier Dairo
2020-07-04 12:48:26
QUIEN NO HA PERMITIDO UNA MAYOR DEMOCRACIA EN NUESTRO PAIS Y NI MAS NI MENOS QUE...,“Ese sujeto QUE, desde el Viernes 22DeMayo. Del2020, se Denomina es con la PLACA de, “MATARIFE, genocida el Innombrable", y es tanto que lo conectaron cerca de 21 Millones de Cibernautas, y hasta hoy lo han aprobado cerca de 17 millones de COLOMBIANOS!!!; para ser consecuentes nos UNIREMOS TODOS LOS: Alternativos, Independientes, Intelectuales, Conscientes y, ese 80% de nuestra juventud actual qué espontánea y pacíficamente, salió protestando, reclamando, exigiendo y marchando por todas las, “CALLES Y AVENIDAS DE LAS PRINCIPALES CIUDADES DEL PAIS", el Victorioso, Glorioso E Inolvidable día, 21DeNov. De2019, con todas las IZQUIERDAS MODERADAS y, Elegir al Gran Progresista, Socialdemócrata y, Exguerrillero "GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO PRESIDENTE, con La Mejor Exalcaldesa CLAUDIA NAYIBE LOPEZ HERNANDEZ VICEPRESIDENTA POR UNA COLOMBIA MAS HUMANA Y MAS DIGNA 2022-2026"y, cierto que así SALVAMOS, a Colombia, mis muy apreciados amigues y compañeros de este tan DEMOCRÁTICO FORO ?
María Cecilia
María Cecilia
2020-06-22 12:03:25
Excelente reflexión y triste realidad...
Santiago
Santiago
2020-06-21 23:53:46
Buen artículo. Bien cierto que los gobiernos tienen tentáculos en el legislativo y el judicial. Quien fiscaliza al fiscal?, quien controla al contralor.. Que no nos pase como con el zar anticorrupcion en la cárcel por corrupción.. Hay que fortalecer la esencia de las instituciones
Jorge
Jorge
2020-06-21 17:09:30
Estas decisiones de la justicia no solo muestran una dictadura a la colombiana, exponen una peor faceta EL ESTADO EN MANOS DE LA MAFIA..Ellos no son politicos SON MAFIOSOS...
Beatriz Elena
Beatriz Elena
2020-06-21 14:34:57
Por fin se reconoce que en Colombia si tenemos una dictadura ,disfrazada de democracia. Cuando no se respetan las decisiones del pueblo y nos imponen las triquiñuelas que saben hacer los dirigentes. De justicia ni hablemos porque es una falacia
Jaime
Jaime
2020-06-20 19:43:57
Dictadura a la Colombiana, temas que causan resquemores a muchos, importante análisis y reflexión para entender muchas cosas de la historia de este país,
William
William
2020-06-20 19:42:14
Este tema me hizo sentir tristeza por qué al fin y al cabo, la corbata supera al azadon.
Bactuseín
Bactuseín
2020-06-20 18:49:50
QUÉ MILAGRO, al fin un periodista deja de atacar al vecino con los argumentos que se creen los idiotas y sé atreve a develar la podredumbre que llevamos por dentro y se hace nauseabunda con las accil es del centro democrático, la peor escoria que enloda las instituciones y la democra, sí es que aún queda algo de ella que valga la pena... Y punto
Eugenio
Eugenio
2020-06-20 18:38:50
Ameno y agradable el texto sin caer en expresiones politizadas y sesgadas, veo un articulo que se basa en los postulados logicos y coherentes de la justicia en nuestro pais. la verdad hacia falta este tipo de columnistas sin sesgo politico y aferrados a la realidad.
Johny
Johny
2020-06-20 15:38:10
Es bueno contar con columnistas frescos, un buen entendedor y competencia lectora, es una columna que ayuda a describir el momento actual de un gobierno que puede estar haciendo las cosas bien pero a su vez están al filo desde la democracia ocultar procesos mal hechos, excelente columna la cual nos lleva a reflexionar diferentes posiciones de una Colombia tan golpeada por las personas que incluso fueron elegidas por nosotros mismos.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Savia Salud
Columnistas

Savia Salud EPS: tres inyecciones para salvar vidas  

Hacer un llamado al alcalde de Medellín Daniel Quintero Calle y al director de Comfama David Escobar Arango, para que se sumen a la iniciativa de la Gobernación de...

Lo más leído

1
Latinoamérica /

Supuesto atentado contra Maduro se habría realizado con drones

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que el supuesto atentado dejó siete...
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.