Colombia en llamas

Autor: Luis Fernando Ospina Vanegas
7 julio de 2020 - 12:02 AM

Recordando uno de los 15 cuentos de Juan Rulfo, este país arde en llamas, no sólo en el llano, sino de arriba abajo y de extremo a extremo, como si estuviera unido por un cordón detonante que se consume en medio de la pobreza, la polarización, la injusticia y la barbarie.

Medellín

Duele la tragedia en Tasajera. Es que Colombia entera duele. Y duele tanto como su indolencia. Hoy son los cuerpos calcinados de unos saqueadores de combustible que volaron en pedazos en Ciénaga (Magdalena), pero son cientos de miles los que los han volado lejos por cuenta de los agitadores, guerrilleros, paramilitares y corruptos.

Lea también: La sociedad de papel

Recordando uno de los 15 cuentos de Juan Rulfo, este país arde en llamas, no sólo en el llano, sino de arriba abajo y de extremo a extremo, como si estuviera unido por un cordón detonante que se consume en medio de la pobreza, la polarización, la injusticia y la barbarie.

Como en la obra de Rulfo, “mataron a la ‘perra’, pero quedaron los perritos”. Y parece que estamos condenados a sufrirlos, porque la revolución mexicana que le tocó a Rulfo es una historieta animada comparada con la tragedia que vive Colombia.

La trágica muerte de esas personas en la Tasajera no es otra cosa que la tragedia misma de un país incendiario e incendiado.

Acá los delincuentes de cuello blanco reciben plata en bolsas, queman palacios de Justicia y apoyan dictaduras, mientras reclaman desobediencia civil para desconocer la legitimidad del gobierno.

Acá los guerrilleros, que durante décadas asesinaron y violaron niños,  son los que dan cátedra sobre derechos humanos y reclaman como propia la aprobación de la cadena perpetua para violadores.

Acá los jueces condenan inocentes, mientras tras bambalinas acuerdan sobornos y tuercen la Constitución para salvar a sus colegas corruptos. Acá los fiscales allanan oficinas y persiguen a los decentes, mientras filtran procesos, esconden pruebas, amañan otras y se venden a cualquier postor.

Acá los militares y los policías violan niñas, mientras los abogados no sólo defienden bandidos, sino que los ayudan a escaparse.

Acá los dirigentes deportivos no sólo acosan a las deportistas, sino que los maltratan, les vulneran sus derechos laborales y los venden como mercancía. Los de la cúpula entregan contratos y permiten la cartelización de las boletas para ir a ver a la selección de fútbol, que es quizás la única opción para olvidar esta Colombia en llamas que nos tocó.

Acá amenazamos a los médicos y a las enfermeras por salvar las vidas de quienes llegan a las unidades de cuidados intensivos, pero les brindamos homenajes y despedimos como héroes a los bandidos que manejan los combos en las comunas de las grandes ciudades.

Acá los contratistas corruptos aparecen en portadas de las grandes revistas y en las páginas del Jet Set, mientras a los que salen a trabajar todos los días de forma honrada los atracan en cualquier esquina o los matan por robarles el celular sin que nadie se inmute.

Acá el aparato de justicia se puede demorar un día para recuperar el celular de un reconocido jugador de fútbol, pero también guardar silencio durante años ante la desaparición de una humilde mujer o el asesinato de cientos de líderes sociales.

Acá los partidos políticos ya no defienden principios, sino que venden avales y franquicias, mientras chantajean al gobierno de turno para conseguir puestos y repartir contratos.

Le puede interesar: La Casa Blanca

Acá los medios le dedican horas enteras a la suplencia de James Rodríguez en el Real Madrid, pero si acaso mencionan algo de la tragedia de una joven futbolista mujer que acaba de perder una de sus piernas.

Acá nos escondemos para no salir a pedir que se respeten los páramos y los bosques, pero nos mandamos en manada a comprar televisores y celulares, afectados por el virus del consumo.

En qué momento se jodió Colombia. No lo sé. Pero creo, como lo dijo don Guillermo Cano Isaza en su Libreta de Apuntes, que ya no pudimos “vivir civilizadamente y dejar de morir a destiempo y como salvajes”.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Javier Dairo
Javier Dairo
2020-07-08 18:52:12
Muy Valida Columna, pero le falto EL PRINCIPAL,o sea....,“Ese sujeto QUE, desde el Viernes 22DeMayo. Del2020, se Denomina es con la PLACA de, “MATARIFE, genocida el Innombrable", y es tanto que lo conectaron cerca de 21 Millones de Cibernautas, y hasta hoy lo han aprobado cerca de 17 millones de COLOMBIANOS!!!; para ser consecuentes nos UNIREMOS TODOS LOS: Alternativos, Independientes, Intelectuales, Conscientes y, ese 80% de nuestra juventud actual qué espontánea y pacíficamente, salió protestando, reclamando, exigiendo y marchando por todas las, “CALLES Y AVENIDAS DE LAS PRINCIPALES CIUDADES DEL PAIS", el Victorioso, Glorioso E Inolvidable día, 21DeNov. De2019, con todas las IZQUIERDAS MODERADAS y, Elegir al Gran Progresista, Socialdemócrata y, Exguerrillero "GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO PRESIDENTE, con La Mejor Exalcaldesa CLAUDIA NAYIBE LOPEZ HERNANDEZ VICEPRESIDENTA POR UNA COLOMBIA MAS HUMANA Y MAS DIGNA 2022-2026"y, cierto que así SALVAMOS, a Colombia, mis muy apreciados amigues y compañeros de este tan DEMOCRÁTICO FORO ?

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Voluntarios Proantioquia
Columnistas

De liderazgos y referentes

Juan Luis y el doctor Aguirre son ejemplos vivos de lo mejor de esta tierra. Son referentes de lo que somos como sociedad, como de la buena sociedad que somos

Lo más leído

1
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
2
Cazamentiras /

Si no es información fidedigna del Vaticano, no crea en cadenas falsas

Las redes sociales son herramientas tecnológicas esenciales para la comunicación, sin embargo, en...
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
6
Estilos De Vida /

Tulio Zuluaga: Rebelde pero de buen corazón

No es fácil y nunca será fácil llegar y arrancar a preguntar de lo humano y divino a un personaje...