Toma hostil de Pescadero-Ituango
Autor: Guillermo Maya Muñoz
12 de Agosto de 2008


Lc"compra por casi $100.000.000.000 del 6.12% de la participación de los accionistas minoritarios del proyecto hidroeléctrico Pescadero-Ituango por parte del Departamento de Antioquia, en cabeza del IDEA y de su gerente Álvaro Vásquez, para hacerse a la mayoría accionaria con el 51.7%, resultó en una toma hostil del proyecto, comportándose el departamento en este caso como un agente privado que quiere maximizar la mayoría accionaria para tomar el control de la empresa, y por lo tanto de las decisiones, dejando a EPM como la “gallina” en el juego.

El cerebro de dicho operación fue el Gerente del IDEA, que mientras el editorialista de EL MUNDO lo llama “mente maquiavélica”, y critica el negocio, el editorialista de El Colombiano lo llama “brillante”, al mismo tiempo que aplaude la iniciativa.

Sin embargo, EPM era el accionista mayoritario en marzo de 2006 con el 53.07% de participación, y EPM accedió a compartir el control mayoritario del proyecto con el Departamento de Antioquia cediéndole 7.07% de sus acciones, de tal manera que cada uno quedara con el 46%. El IDEA, a pesar de este gesto de buena voluntad, por parte de EPM, decidió comprarles su parte a los accionistas privados, alegando que EPM también quería hacer lo mismo.

La primera pregunta que éste fabuloso negocio hace surgir es: ¿Por qué el IDEA invirtió esta enorme cantidad de dinero público para adquirir la mayoría accionaria en un proyecto público, en donde compartía la mayoría con EPM, otra entidad pública? ¿Qué necesidad había de darle este golpe de gracia a EPM, que generosamente se había desprendido de la mayoría accionaria? Las respuestas dadas por los dirigentes del departamento en el foro de la SAI no resuelven las inquietudes de la opinión pública ni las de EPM. ¿Qué significa que el gobernador le diga a EPM que el Departamento de Antioquia es más que su hermano mayor y que no es un “socio hostil” para EPM? Sin embargo, el asunto no podía quedarse en el reclamo de paternidades que el Departamento, como organización estatal, no tiene sobre EPM, ni técnica, ni financieramente. El Gerente del IDEA anunció el propósito de la toma de la mayoría accionaria: La Gobernación de Antioquia quiere una nueva junta directiva del proyecto pescadero-Ituango que refleje la nueva realidad accionaria. Mientras EPM quiere que el Gerente sea escogido por una firma de cazatalentos, el IDEA quiere un hombre de confianza del Gobernador Ramos. “Estoy seguro-dice el gerente del IDEA- que Antioquia no entendería que, después de hacer semejante esfuerzo para lograr el control, este lo dejáramos diluir en un potencial acuerdo de accionistas”. Por supuesto que no.

La segunda pregunta es sobre el precio pagado a los vendedores, que al parecer es exorbitante para la mayoría de los analistas, menos para el comprador (No es su dinero el que arriesgan, claro) y los vendedores que deben andar felices porque se les “apareció la virgen”. Las acciones del proyecto se pagaron hace 10 años a 1.000 pesos cada una, y es posible que valieran actualmente 2.000 pesos, o máximo 4.500 pesos, plantea el editorialista de EL MUNDO, y el IDEA pagó 36.854 pesos por cada una. Este elevado precio pagado por el IDEA ha hecho que las directivas de EPM solicitaran a la Contraloría General de Antioquia una investigación fiscal porque con la operación “se benefició indebidamente y en forma desproporcionada el patrimonio de un grupo de accionista privados en detrimento del patrimonio público”. Además, con el agravante de como se aproximaba una capitalización obligada por parte de los socios, la participación de los minoritarios podría diluirse debido a la imposibilidad de capitalizar por parte de estos. Es decir, ¿Cuál era la prisa por comprar, sí de todas maneras, la participación de estos socios minoritarios iba a disminuir? El ex-Gerente de EPM, Ramiro Valencia Cossio lo ha planteado así: “Lo que sí me parece grave es que si había capitalización en curso se hubiera hecho una propuesta, se sabe que por historia esos pequeños accionistas no capitalizaban”.

El Gobernador de Antioquia no va a esperar la puesta en marcha de la hidroeléctrica en unos 10 años para empezar a rentabilizar tan osada operación, cuando ya no estaría en el cargo, sólo para que los libros de historia lo recuerden. Los funcionarios públicos generalmente reclaman que obran con altruismo, mientras los inversionistas privados obran egoístamente tratando de maximizar las ganancias. Algunos sí. Sin embargo, la mayoría de los funcionarios usan los bienes públicos para maximizar las posibilidades de mantenerse en el poder, controlar puestos y presupuestos, mejorar sus ingresos personales, su prestigio político y social, etc. Esperemos que éste no sea el caso.