Columnistas

Equidad, seguridad y esperanza
6 de Febrero de 2013


El pasado mes de noviembre, en el Centro de Fe y Culturas se presentó el Proyecto por la Equidad que en asocio con la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, se desarrollará durante el presente año


Beatriz Restrepo Gallego*


El pasado mes de noviembre, en el Centro de Fe y Culturas se presentó el Proyecto por la Equidad que en asocio con la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, se desarrollará durante el presente año a favor de una movilización social frente a la inequidad, el mayor flagelo social, económico, político y moral de nuestra sociedad. El Gobernador y el Alcalde expusieron sus puntos de vista frente al tema y dado el interés de ambas posiciones, se invita a profundizar sobre ellas.


El Alcalde expuso el concepto que lo ha acompañado desde los inicios de su carrera política: la vida, como hecho que sustenta en lo político, un derecho fundamental; en lo social una tarea por realizar, unas metas por cumplir; y en el plano moral, la búsqueda de integralidad y sentido. La vida es el valor supremo, que debe ser respetado de manera absoluta y el homicidio cierra las posibilidades personales de desarrollo de un potencial humano en marcha y limita el desarrollo de la comunidad que lo alberga. Por ello para el Alcalde, la mayor inequidad es la falta de seguridad que lesiona el respeto a la vida, fundamento de la vida social, política y moral de la comunidad. El hecho de que en las comunas que tienen condiciones de vida precarias, el índice de homicidios sea todavía alto, mientras en las de mejores condiciones socioeconómicas, sea muchísimo más bajo, es una muestra irrefutable de inequidad frente al bien personal y social más valioso. De ahí brota el compromiso radical de esta administración con la seguridad, que garantice a los habitantes de la ciudad por igual, el respeto de su vida e integridad física y el disfrute de aquellos bienes que la hacen posible en condiciones de dignidad.


Por su parte, el Gobernador se basó también en las claves de su administración: la educación y el emprendimiento. Esas son las condiciones para acceder a una vida digna que les permita a los ciudadanos tener esperanza. Se ha dicho que la esperanza es la condición de posibilidad de toda vida humana y de confianza en el futuro. La filosofía destaca la necesidad que tiene el hombre de posicionarse en el tiempo de manera dinámica, abierto a un futuro que será el resultado de sus condiciones, acciones y libertad. Por ello, para el Gobernador la mayor inequidad en nuestra sociedad es la creciente desesperanza que campea en los sectores más vulnerables, frente a un futuro percibido como una eterna repetición del presente, ante el cual solo caben el sometimiento y la entrega. La ética se refiere a la esperanza como la condición que mantiene la voluntad y la fuerza moral del hombre para elevarse por encima de sus circunstancias a un plano superior acorde con su dignidad. De ahí el compromiso de la administración departamental de construir esperanza, es decir, equidad, mediante la educación y el emprendimiento.


Destacamos ambas intervenciones, porque el Centro de Fe y Culturas ha llamado la atención sobre el carácter humano y existencial de la inequidad. No solo por sus nocivos efectos económicos, políticos, sociales y morales; sino por el efecto agobiante (miedo, desdicha y desesperanza) en la población en condiciones de precariedad. Es necesario darle un rostro humano a la inequidad: mientras sea solo cifras y datos no tocará los sentimientos y la razón, no modificará comportamientos, ni suscitará compromisos que lleven a su superación.


*Miembro del Centro de Fe y Culturas  www.centrofeyculturas.org.co