Columnistas

“Apagón en señal de protesta”
Autor: Mariluz Uribe
13 de Abril de 2015


Leyendo la columna de Catalina Ruiz-Navarro recapacito sobre la publicidad antifeminista de una empresa llamada ¨Codensa¨ (parece propaganda de una leche condensada, pues existe una con el mismo nombre).

Llamo a Catalina a México donde debe estar en plena luna de miel y me explica que es una empresa que da luz a la ciudad.  -¿Da a luz la ciudad? ¡Luz a la ciudad! ¿Qué clase de luz? No será la mental que  es irremplazable, porque si es la eléctrica siempre se puede reemplazar con velas.


Copio el trozo de la columna de “Catalinapordios” para que sepan de qué estoy hablando: “Esta semana en Bogotá circuló un volante publicitario con la factura de Codensa que muestra a una mujer llena de paquetes y confundida, con un globo que dice ‘Tengo que preguntarle a mi marido qué significa ´Fondos Insuficientes´”.


Si eso es un chiste, además de malo es sexista y las mujeres hace rato que no nos aguantamos esas cositas. Y a que los que trabajan allí no saben cuándo, de dónde, por quién,  ni cómo “apareció” la electricidad, ni cuál fue la primera ciudad que la tuvo en sus calles, Hammerfest, Norte de Noruega, la conozco ¡Correr a abrir la Red!


Codensa dizque aclaró que nunca quiso hacer un mensaje que ofendiera a las mujeres. ¿Y qué? Entonces ¿¨todo bien¨? Nada raro que de pronto todas las amas de casa, que en su totalidad superan a los amos, hagan el APAGÓN en señal de protesta.


También cuenta Catalina que ni más ni menos el Día de la Mujer trabajadora, la Presidencia sacó una imagen con los “pasos para conseguir empleo”. Resulta que estos pasos están ilustrados con los pasos que hay que dar para ponerse una corbata. Porque incluso el 8 de marzo, para la Presidencia y sus publicistas, empleo equivale a corbata, es decir a hombre.


¡Me encanta la gente como Catalina, lista para enterarse de todas y responder! Inclusive en una de las críticas a sus columnas le dijeron que parecía “un hombre”. ¿Fue una crítica o precisamente un elogio?


¡Pues resulta que ahora corbata es equivalente a empleo! Como cambia la vida, en tiempos pasados “corbata” era tener un empleo para el cuál no había que saber nada ni hacer nada, sino que se estaba allí sentado en un puesto, devengando un sueldo, generalmente por  rosca con el empleador.


Y esto, como para contarle yo a ella: Cuando voy a hacer una vuelta difícil en la cual quiero que me atiendan bien,  me voy con un saco rojo que ya se me está deshilachando de tanto ponérmelo, camisa blanca de hombre y corbata! Claro que otras usan el descote, pero yo no tengo nada que mostrar, por ese  lado, o sea por el frente. Pensarán que soy un “marimacho” como nos decían en mis tiempos de juventud, por ejemplo a nosotras las primeras bachilleres. O a las que entrábamos a carrera o a las que trabajábamos.


Así que hay que reconocer que en un país machista el ser “machita” sirve.  Otra cosa hacían las griegas, como por ejemplo Friné que cuando iba a ser juzgada por dar escándalo con los filósofos en las ágoras, se empelotó, los jueces se desmayaron y no la condenaron. Así que pensémoslo chicas.  Lo importante es provocar el desmayo, con eso nos dan el puesto, para reemplazar el desmayado…


Ah, la corbata como que sirve para estrangular.


*Psicóloga PUJ, Filóloga U de A.