Población

Mónaco’s pool, a public health problem
Piscina del Mónaco, problema de salud pública
10 de Julio de 2013


En la década de los 90, el Edificio Mónaco fue el inmueble más representativo del poderío de Pablo Escobar. Valorado en más de 5.000 millones de pesos, contaba con parqueaderos, depósitos, piscinas, colección de carros y obras de arte


Martha Naranjo Muñoz


Fue en enero de 1988, cuando el Edificio Mónaco ubicado sobre la Avenida El Poblado pasó del anonimato a la popularidad, la explosión de un carrobomba, lo dejó como referente de una época marcada por la violencia y que con el paso del tiempo dejó de ser un lugar lleno de lujos y comodidades para convertirse en un “inconveniente” para los habitantes del sector.


La piscina que formaba parte del edificio se ha convertido en todo un problema para los habitantes de la unidad residencial Bahía Blanca, vecinos del Mónaco, quienes se han quejado por la falta de mantenimiento.


Proliferación de malos olores y zancudos tienen azotados a los habitantes desde hace mucho tiempo. “Un día nos ilusionamos con que la situación iba a cambiar, cuando filmaron algunas escenas de un seriado para la televisión nacional. Para ese entonces limpiaron todas las zonas verdes, la piscina quedó como nueva, pero al mes estaba otra vez en pésimas condiciones”, cuenta Daniela Agudelo, habitante de Bahía Blanca, y agrega “antes en mi casa no había zancudos y hoy perfectamente puedo matar más de cuatro en mi habitación”.  


El mal estado de la piscina y lo que esto acarrea es una queja que los habitantes de la unidad residencial, ubicada en el barrio Santa María de los Ángeles, en El Poblado, llevan haciendo durante varios años, en cabeza de la presidente del Consejo Administrativo Bahía Blanca, Bertha Agudelo, quien expresa que “llevamos años pidiéndole a Sanidad que haga la limpieza de la piscina, en una ocasión lo hicieron, pero como no hay continuidad, esto sigue siendo un nido de zancudos”. 


Según las secretarías de Salud y de Medio Ambiente, si bien están prestos a recibir cualquier queja al respecto, ellos no pueden darle una solución definitiva a la situación. 


Según el líder de Proyecto de Salud Ambiental, Francisco Javier Ríos,  “esta es una queja recurrente desde hace dos años si no es más, se le ha escrito a todos los comandantes de la Policía que existen y se logró identificar en Bogotá al apoderado. De  allá vinieron, le hicieron una primera limpieza pero la dejaron dañar de nuevo. Entonces, volvimos a escribirle al comandante de la Policía, pero ya no respondió”. 


Ríos asegura que el mantenimiento y cuidado de esa piscina es responsabilidad de la Policía Nacional (ver recuadro), por eso considera que la institución debe contratar a un experto para que le haga tratamiento al agua o la tape. 


“Nosotros le hemos echado varias veces larvicidas pero esa no es nuestra función (…)  Cuando no hay doliente, le recomendamos a la autoridad competente echarle aceite quemado o rellenar con tierra, pues la piscina no se puede vaciar y dejar sin agua porque las estructuras se fruncen y entonces habría un problema estructural”, puntualizó el líder de Proyecto de Salud Ambiental. 



Último oficio

El siguiente es el texto del más reciente oficio enviado por la Secretaría de Salud de Medellín, en cabeza del secretario Gabriel Jaime Guarín Alzate, al brigadier general José  Ángel Mendoza Guzmán, Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, con fecha de febrero pasado, denunciando la situación de la piscina del Edificio Mónaco:


“La Secretaría de Salud de Medellín tiene entre sus funciones inspeccionar, vigilar y controlar los factores de riesgo del ambiente, consumo y zoonosis en especial las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas y estructuras similares.  En el ejercicio de estas funciones, este despacho ha recibido reiteradas quejas de la comunidad y vecinos del sector relacionadas con las condiciones de abandono y el consecuente perjuicio a la salud originadas por la piscina del Edificio Mónaco, localizado en la carrera 44 No. 15 Sur 31 de la ciudad de Medellín y del cual es responsable la Policía Nacional.   En atención a esta solicitud, esta Secretaría ha realizado durante los años 2010, 2011 y 2012  reiteradas visitas de inspección a esa piscina y siempre ha encontrado condiciones higiénico-sanitarias preocupantes como acumulación de agua putrefacta en el vaso de agua con el consecuente mal olor y proliferación de plagas (larvas de zancudos) y gran acumulación de material vegetal. Además, se ha dejado en cada una de ellas, copia de las actas de visita y los siguientes requerimientos:


1. Procedimientos de aseo y limpieza a los alrededores de la piscina y el vaso de agua.


2. Realizar tratamiento a las aguas contenidas en el estanque o evacuarlas.


3. Realizar control de plaga en forma permanente.


 Estos mismos requerimientos se hicieron al anterior comandante de la Policía Metropolitana en oficio enviado con Radicado 201200201751 de 2012 y se obtuvo como respuesta el Oficio No. S- 2012 – 018925 / Coman – Asjur22 del 12 de junio de 2012 informando que aquella institución estaba adelantando un proceso contractual para atender la piscina.  De este proceso esta Secretaría no tuvo conocimiento y tampoco evidenció que la piscina del Edificio Mónaco y sus alrededores hubiera tenido alguna intervención para mitigar los factores de riesgo que afectan a la salud de los vecinos del sector.


Por lo anterior, esta Secretaría en su obligación de vigilar y controlar los factores de riesgo que atentan contra la salud, reitera los requerimientos de intervención a la piscina del Edificio Mónaco y sus zonas aledañas. 


Atentamente,


Gabriel Jaime 


Guarín Alzate


Secretario de Salud


Municipio de Medellín”.




Qué se ha hecho

Según Francisco Javier Ríos, líder de Proyecto de Salud Ambiental, “desde que se inició el proceso en el año 2012 se han realizado por parte de la Secretaría de Salud de Medellín  once visitas de inspección, vigilancia y control,  para prevenir y evitar  los factores de riesgo que afectan o puedan afectar la salud de la población que habita en sus alrededores. En cinco de  las visitas  realizadas, se ha aplicado un larvicida,  para evitar la proliferación del vector transmisor del dengue, por lo que aunque la apariencia del agua sea desagradable por color y presencia de algas, en ninguna de las visitas se ha encontrado presencia de larvas”.