Cultural

Origin of the “Language Day”
Origen del Día del Idioma
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
16 de Abril de 2015


La experta en lenguaje Lucila González de Chaves presenta una revisión sobre los hechos históricos relacionados con la celebración del Día del Idioma.


Foto: EFE 

El Instituto Cervantes, cuya sede está ubicada en el centro de Madrid, España, es una de las entidades que promueve la celebración del Día del Idioma. En la imagen, una niña disfruta de las actividades lúdicas del lugar.

En la histórica sesión de la Academia Hispanoamericana de Ciencias y Artes celebrada en Cádiz (España) el 23 de abril de 1922, el colombiano académico y diplomático José María Pérez Sarmiento propuso que en esa fecha se celebrara el Día del Idioma. Dicha proposición fue aceptada unánimemente, pero no se puso en práctica.


En un documento publicado en el Diario Oficial, N°. 23787, Bogotá, viernes 27 de mayo de 1938 (p. 719), se lee lo siguiente:


“Ministerio de Educación Nacional. Decreto Número 707 de 1938 (abril 23). Por el cual se instituye el Día del Idioma.


 El presidente de la República de Colombia, en uso de sus atribuciones legales, decreta:


Artículo 1°  Señálase el 23 de abril de cada año para celebrar el Día del Idioma, como homenaje al insigne don Miguel de Cervantes Saavedra.


Artículo 2°   En los establecimientos de enseñanza primaria, secundaria y normalista, los respectivos maestros y profesores dictarán en ese día conferencias sobre el idioma castellano y darán lectura a trozos escogidos de El Quijote, o de otras obras célebres de la literatura española.


Artículo 3°  En las escuelas normales y en los colegios de enseñanza secundaria que dependen de la Nación, se abrirán concursos para premirar el mejor estudio sobre el idioma castellano. Los alumnos vencedores recibirán del Ministerio de Educación Nacional un ejemplar de El Quijote, y una Mención honorífica por sus méritos en la propaganda y defensa del idioma patrio. La calificación de los concursos se hará por comisiones formadas por miembros de la Academia Colombiana de la Lengua.


Comuníquese y publíquese. Dado en Bogotá a 23 de abril de 1938. Alfonso López, presidente. El ministro de Educación Nacional, José Joaquín Castro M.”.


Nótese que el anterior documento es un Decreto, y que no menciona el bachillerato ni las universidades.


A raíz del III Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española que funcionan en los países de habla hispana, celebrado en Bogotá en junio y julio de 1960, y como recuerdo de tan importante reunión, el Gobierno colombiano sancionó la Ley 002 el día 6 de agosto de 1960. Dicha ley dice textualmente:


El Congreso de Colombia...


“Artículo 1°  Los documentos de actuación oficial y todo nombre, enseña, aviso de negocio, profesión e industria, y de artes, modas o deportes al alcance común, se dirán y escribirán en lengua española, salvo aquellos que por constituir nombres propios o nombres industriales foráneos ni son traducibles ni convenientemente variables”.


“En este último caso, de marcas exóticas registradas, se indicará, entre paréntesis, su pronunciación correcta, o su traducción, de ser posible, y siempre estarán en español las explicaciones pertinentes al objeto de la marca en cuestión”.


“En cualquier lugar donde se exhiban nombres extranjeros, como aviso o rótulo de industria, o actividad pública de otra índole, que no estén amparados por registro nacional o tradición ya  imprescindible, la autoridad política correspondiente ordenará su retiro, mediante notificación escrita y prudente plazo”.


“Todo producto industrial colombiano comerciable llevará la nota de su origen nacional, puesta al pie de su nombre y avisos de información correspondientes”.


“Artículo 2°  La Academia Colombiana de la Lengua, que será cuerpo consultivo del Gobierno para cuanto se relacione con  el idioma  patrio y el fomento de las letras, queda en lo sucesivo exenta de toda clase de impuestos nacionales. Igualmente se declaran libres de impuestos las donaciones que se le hagan, y a partir de 1960 recibirá del Tesoro Público un auxilio no inferior a doscientos mil pesos ($200.000.oo) anuales, del cual se tomará lo necesario para la buena organización, conservación, catalogación y administración de la Biblioteca Antonio Gómez Restrepo”.


“Artículo 3°  Señálase el 23 de abril, aniversario de la muerte de Cervantes, para recordar al autor del Quijote, y rendir culto al idioma. Todos los establecimientos docentes, públicos y privados, conmemorarán esta fecha”.


“El Ministerio de Educación Nacional remitirá cada año sendos ejemplares del Quijote a los institutos oficiales de enseñanza secundaria y normalista, para que sean entregados en dicho día como premio al mejor alumno de lengua castellana”.


“Artículo 4°   Las partidas necesarias para el cumplimiento de esta ley se incluirán anualmente en el Presupuesto fiscal de la respectiva vigencia. Y cuando así no ocurriere, el Gobierno hará las operaciones indicadas para subsanar la omisión”.


“Artículo 5°  Deróganse la Ley 86 de 1928 y todas las demás disposiciones contrarias a la presente ley o incompatibles con ella”.


“Dada en Bogotá, D. E., a cuatro de agosto de mil novecientos sesenta. El presidente del Senado, Alfredo Araújo Grau; el presidente de la Cámara de Representantes, Gustavo Balcázar Monzón; el secretario general del Senado, Jorge Manrique Terán; el secretario de la Cámara de Representantes, Álvaro Ayala. República de Colombia.- Gobierno Nacional. Bogotá, D. E., seis de agosto de mil novecientos sesenta.- Publíquese y ejecútese”.


Alberto Lleras 


El ministro de Hacienda y Crédito Público, Hernando Agudelo Villa; el ministro de Educación Nacional, Gonzalo Vargas Rubiano; el ministro de Fomento, Misael Pastrana Borrero”.


La anterior ha sido llamada  Ley de Defensa del Idioma. Obsérvese cómo el Artículo 3° decreta la celebración del Día del Idioma, en homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra, muerto el 23 de abril de 1616.


El país 


En Colombia es necesario recordar que dos siglos después del luto en las letras españolas, hay regocijo por el nacimiento, en Bello (Antioquia), el 23 de abril de 1855, del insigne hombre de letras, Marco Fidel Suárez, modelo de lingüistas y ensayistas en su obra Los sueños de Luciano Pulgar, y paradigma de oradores en Oración a Jesucristo.


Igualmente, el 23 de abril de 1923 nació en Jericó (Antioquia) el gran novelista Manuel Mejía Vallejo, Premio Nadal (España) en 1963 por su incomparable obra El día señalado; fue también poeta, y sus mejores versificaciones están recogidas en el libro El viento lo dijo.


Es bueno leer poesía cuando “es buena la poesía”. La exquisita poetisa uruguaya  Juana de Ibarbourou, (1892-1979) denominada “Juana de América”, se caracteriza por  no haber escrito poesía intelectual sino  una incomparable poesía efusiva y sincera. Disfrutemos su poema:


Elogio de la lengua castellana


“¡Oh lengua de los cantares!


¡Oh lengua del Romancero!


Te habla Teresa la mística


Te habla el hombre que yo quiero


En ti he arrullado a mi hijo


E hice mis cartas de novia.


Y en ti canta el pueblo mío,


El amor, la fe, el hastío.


El desengaño que agobia.


¡Lengua en que reza mi madre!


Y en la que dije: ¡Te quiero!


Una noche americana


Millonaria de luceros.


La más rica, la más bella,


La altanera, la bizarra,


La que acompaña mejor


Las quejas de la guitara.


¡La que amó el Manco glorioso


Y amó Mariano de Larra!


Lengua castellana mía,


Lengua de miel en el canto,


De viento recio en la ofensa,


De brisa suave en el llanto.


La de los gritos de guerra


Más osados y más grandes.


¡La que es cantar en España


Y vidalita en los Andes!


Lengua de toda mi raza,


Habla de plata y cristal,


Ardiente como una llama


Viva cual un manantial”.


Termino con una de las más brillantes frases del escritor francés Antoine de Saint-Exupèry en su obra Ciudadela:


“Dios da sentido a tu lenguaje, y si tu lenguaje tiene sentido, te muestra a Dios”.



La sangre de mi espíritu

“La sangre de mi espíritu es mi lengua,


y mi patria es allí donde resuene


soberano su verbo, que no amengua


su voz por mucho que ambos mundos llene.


Ya Séneca la preludió aún no nacida


y en su austero latín ella se encierra;


Alfonso a Europa dio con ella vida.


Colón con ella redobló la Tierra.


Y esta mi lengua flota como el arca


de cien pueblos contrarios y distantes,


que las flores en ella hallaron brote,


de Juárez y Rizal, pues ella abarca


legión de razas, lengua en que a Cervantes,


Dios le dio el Evangelio del Quijote”.


El gran filósofo y novelista español, (Generación del 98), Miguel de Unamuno, 


(1864-1979) se caracterizó, como poeta, por haber escrito “estrofas breves, castellanas y muy personales”. El más brillante entre sus encumbrados sonetos: La sangre de mi espíritu.