Vivir en la política

Autor: Darío Ruiz Gómez
14 julio de 2019 - 09:05 PM

Nunca tendremos los nombres de las víctimas, nunca se logrará hacer la topografía de las masacres pero sí saldrán a flote las figuras de los traidores, de los cómplices del horror

Medellín

Darío Ruiz Gómez

 

Cada libro de José Antonio Marina es un pedagógico llamado de atención sobre la vida social, fundamentalmente sobre los diversas formas de comportamiento en el ámbito individual, pero sobre todo recordando aquello que las sociedades suelen ocultar en su seno como fracaso de un comportamiento ético, o, como las terribles falsedades que se disimulan detrás de algunas ideologías políticas donde los valores morales fueron sustituidos por caricaturescas proclamas electoreras encubriendo así la degradación de la vida política y desencadenando la más ofensiva campaña contra la razón y la lógica. “Hay sistemas políticos, recuerda Marina, poco inteligentes en ambos sentidos. Empobrecen la inteligencia de sus miembros, limitan sus posibilidades, deprimen sus ocurrencias, y las creaciones colectivas son igualmente miserables” Ceausescu en Rumania envileció a toda la sociedad rumana tal como Putin lo hace hoy con la sociedad rusa o como lo han hecho los Castro en Cuba y desde luego en el deprimente ejemplo de la Venezuela de Maduro. La vida pública en Colombia se ideologizó previa y perversamente para que la maldad política pudiera revestirse de legalidad y de este modo relativizar los conceptos referentes a los derechos de cada ser humano. ¿Qué pensarán nuestra izquierda chavista, nuestros periodistas e intelectuales, la social bacanería bogotana, fieles servidores de estos asesinos después del demoledor y terrible informe Bachelet sobre la tortura, la represión, las ejecuciones extrajudiciales contra la oposición en Venezuela? Ni Goebbels ni Beria lograron imaginar tales bajezas. El espanto que sentimos ante esta enumeración de brutalidades paraliza las palabras, avergüenza nuestra condición de seres civilizados. Cuando se derrumbó el cruel régimen nazi el mundo se asombró al descubrir que grandes empresarios habían apoyado aquel espantoso régimen con tal de obtener grandes ventajas económicas y descubrió a su vez el papel cómplice de una sociedad conformista ¿No hemos visto durante los años del peronismo kirchnerista envilecerse a importantes empresarios que ahora deberán enfrentar el engaño al país en lo que se refiere a obras públicas inacabadas, puentes caídos, blanqueo de capitales? ¿Cuánto billete ha corrido bajo cuerda de parte de las económicamente poderosísimas Farc en el caso de santrich?

Lea también: La kakania de Santos

Santos no tuvo empacho alguno en anunciar por anticipado la mermelada a la cual recurriría para que cualquiera de sus proyectos fuera aprobado. Y en esto el eufemismo – bajo ese alcance político que le dio Marcuse a esta manipulación totalitaria del lenguaje- fue una de sus armas más recurridas para degradar el lenguaje político colombiano: “no se puede hablar de mermelada cuando son ayudas a proyectos regionales, cuotas legítimas de los congresistas” Una paródica grandilocuencia para escenificar catástrofes y ofrecer “ayuda inmediata” a los damnificados, para hacer promesas que nunca se cumplirían no por olvido sino como una burla deliberada a gentes que consideró inferiores y de las cuales, además, rápidamente se alejó para vivir en un mundo abstracto eludiendo los debates públicos enajenado alrededor de su gran y único proyecto de Paz. Los medios de comunicación a su servicio no necesitaron de los fake news ya que desde antes el eufemismo había instaurado la neolengua de la falsedad, pero sí recurrieron sus ideólogos al deepfake creando videos falsos sobre acciones falsas o sea desacreditando el documento visual. Por eso nunca tendremos los nombres de las víctimas, nunca se logrará hacer la topografía de las masacres pero sí saldrán a flote las figuras de los traidores, de los cómplices del horror, lo que nos señala ante esta primera y profunda crisis del proceso, que sin eliminar las viejas estructuras políticas jamás podremos aspirar a contar con una práctica democrática de la política y porque sin incorporar modelos educativos que hablen de emancipación personal, de conocimiento hacia la libertad, de respeto a las palabras, las garras de Fecode seguirán ahogando cualquier intento de futuro.

Le puede interesar: La política colombiana y el déjà vu

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-07-15 17:23:53
En qué país estamos! Pero, qué pena, somos, en parte, creadores de los monstruos que nos gobiernan.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Magistrados de la JEP
Columnistas

La política se ha emotivizado

¿Recurrir a Marx para justificar el secuestro y el narcotráfico? La diferencia entre un ser pensante y un activista alienado en el terrorismo es más que evidente

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Empirismo vs. racionalismo

El problema radica, entonces, en separar la conciencia o los contenidos de la conciencia (la mente) del...
4
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
5
Religión /

Somos los discípulos de Emaús

Homilía sobre la fe en la resurrección en tiempos de pandemia, a propósito del diálogo de Jesús y los...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.