Vitalina Varela la estética del claroscuro del portugués Pedro Costa

Autor: Jorge Hernán Echeverri
13 julio de 2020 - 12:07 AM

Pedro Costa es uno de los directores con mayor reconocimiento en Europa por sus trabajos y técnicas para elaborar sus producciones

Medellín

FICHA TÉCNICA

Título original: Vitalina Varela Año: 2019 Duración: 124 minutos País: Portugal Dirección: Pedro Costa Guion: Pedro Costa, Vitalina Varela Fotografía: Leonardo Simões Reparto: Vitalina Varela, Ventura Género: Drama

 

El portugués Pedro Costa nos ha dado una lección de cine con Vitalina Varela para decirnos que la estética sigue ahí latente y a través de una técnica llamada claroscuro que fue muy popular a mitad del siglo XX, que tiene como propósito alcanzar sensaciones diferentes entre los espectadores.

Lea también: Young Ahmed es la búsqueda de la fe radicalizada en el Islam

Su historia es muy sencilla: Vitalina Varela es una mujer de 55 años procedente de Cabo Verde que llega a Lisboa tres días después de celebrar el funeral de su marido, que tiempo atrás emigró dejándola sola. Ha estado esperando este momento durante más de 25 años para entender por qué su marido la dejó.

Pedro Costa es uno de los directores con mayor reconocimiento en Europa por sus trabajos y técnicas para elaborar sus producciones. En sus últimos proyectos ha querido mostrar la historia secreta de Portugal a través de la inmigración de los habitantes de Cabo Verde y lo ha hecho con actores amateurs que han demostrado su calidad artística. Vitalina Varela es una de esas cintas que cala en la piel del espectador, porque de alguna manera denuncia las miserias de los inmigrantes, y lo hace a través de los personajes de sus relatos sin importar los causantes de la situación.

Vitalina

Desde su comienzo, 'Vitalina Valera' es la encarnación del claroscuro en el cine portugués

Costa es un director que sigue retratando la aldea de Fontaínhas por quinta ocasión: ese sector de precarias viviendas autoconstruidas donde, durante décadas, se fueron instalando los migrantes de Cabo Verde, hasta el momento en que el vecindario fue demolido. Un lugar que para el portugués sigue representando parte de la faceta de Portugal, porque allí creció y para ello, Vitalina Varela es fundamental como pieza cinematográfica para seguir insistiendo.

Desde su comienzo, Vitalina Valera es la encarnación del claroscuro en el cine portugués, con una entrada que permite al director, tomarse todo el tiempo del mundo en pasar de escena a escena, con una protagonista, Vitalina Tavares Varela (mujer real que construyó con Costa el guion de esta película) quien luego de décadas de espera llega a Lisboa para no volver nunca más a Cabo Verde. Su marido albañil, al que amaba y aborrecía en partes iguales, acaba de morir. De ahí en adelante, ella transita el más enigmático de los duelos: indaga en las circunstancias que llevaron a su esposo a la muerte, sostiene con él diálogos imaginarios, conversa con un sacerdote abatido interpretado por Ventura, que le complica más sus sentimientos de esposa.

Mientras que los hombres del barrio que no conoce deambulan por su casa acompañándola en su dolor y amargura, ella camina por pasillos de la casa hablando con el fantasma invisible de su esposo mientras lamenta la vida lujosa que él le prometió. Costa y su habitual director de fotografía, Leonardo Simões, capturan a Vitalina en magníficos primeros planos de claroscuro, mientras la cámara estática se demora en composiciones impresionantes con paletas tan delicadas que bien podrían ser pinturas renacentistas que cobran vida.

Vitalina Valera puede ser una obra que pueda recoger muchos admiradores por su estética y fotografía, algo que pasa por la dirección de Costas, con un sello inconfundible que demuestra su capacidad detrás de cámara. Sus hermosas composiciones, sus planos bellamente construidos al igual que sus personajes llenos de contrastes y debilidades lo ponen a la altura de los grandes en Europa. Pero su obra, es distante y fría y le falta el ritmo necesario para evitar caer en la monotonía de una historia que encanta y desencanta y que por momentos es difícil de ver, por la falta de ritmo de algunas escenas, que son muy visuales y absorbentes, donde las reflexiones de la protagonista son el centro de la película.

Le puede interesar: Bacarau, la cinta brasileña surrealista que llama la atención

De lo que si estamos seguros y es muy importante resaltar es que son pocos los directores que realizan sus trabajos de una manera tan singular, cuya cada toma parece un lienzo de pintura. Además, el cine de Costa es lírico, lleno de ambigüedad, rico en implicaciones y con personajes repletos de poesía, complejos y sombríos. En "Vitalina Varela", Costa potencia a sus protagonistas al enmarcarlos como narradores majestuosos y dejar que sus historias se hagan cargo, pero el ritmo siempre será importante en la narrativa fílmica.

 

 

BSO RECOMENDADA

Ennio Morricone

Se ha ido uno de los grandes compositores que ha tenido el cine en su historia. 91 años de vida tuvo Ennio Morricone antes de dejarnos cientos de obras para el cine y la televisión. Se estima que las 500 partituras creadas por el maestro italiano en sus 50 años, constituyen un récord en el cine occidental por la gran cantidad de música que realizó.

Al menos una docena de las composiciones del italiano se convirtieron en clásicos de partituras cinematográficas, desde los llamados ‘spaghetti westerns’ de la década de 1960, incluyendo «The Good, the Bad and the Ugly» y «Once Upon a Time in the West» hasta «The Misión» y «Cinema Paradiso» en los años ochenta.

Escucha su música en www.bandassonoras.co

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Adam
Palabra & Obra

Adam la ópera prima de Maryam Touzani es sencilla y mágica

Maryam Touzani ha querido plasmar una historia sencilla de relacionamiento a través de un guion muy estructurado

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Barrio

Todos éramos los del barrio. Hoy pienso que en sentido no político eso es lo más cercano a la democracia...
4
Columnistas /

Entre Roma y Colombia, paralelo de la decadencia

Colombia buscará en las elecciones presidenciales el líder que logre unificar de nuevo al país. Obra...
5
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...