Su mejor premio es intangible

Autor: Redacción
7 febrero de 2020 - 07:29 PM

Después de 53 años de ejercicio profesional, 37 de ellos al frente de la dirección del Radioperiódico Clarín, el periodista Fernando Vera Ángel le entrega el legado a su hijo Andrés Felipe para continuar el camino “sin el agite del día a día”.

Medellín, Antioquia

Guardados en un armario o en una valija permanecerán los muchos premios y diplomas que recibió y acumuló durante casi 53 años de ejercicio profesional, y que representan una prueba palpable del compromiso con que asumió cada uno de los retos que enfrentó en los más difíciles momentos del país, pero, sin duda, su más grande recompensa es intangible, terminar con la satisfacción del deber cumplido, la fiel amistad de muchos de los personajes que conoció en desarrollo de su labor y, sobre todo, el reconocimiento de colegas y de quienes, desde una u otra ocupación, compartieron con él esa hermosa aventura de informar para construir. Esa parte invisible de los logros que no tiene valor material, pero que llena de tranquilidad y sosiego.

Y es que en más de cinco décadas de trabajo recogió, entre otros premios, la Orden de la Democracia de la Cámara de Representantes, el Premio a una vida y una obra del Cipa, así como reconocimientos del Concejo de Medellín, Envigado, Comité Regional de Rehabilitación de Antioquia, Asamblea de Antioquia, Camacol y otras distinciones a la excelencia periodística, pero lo que no cambia por nada estará guardado en el corazón y en el baúl de los recuerdos.

Lea: Las convicciones de Julio Sánchez Cóccaro

“El oficio me permitió muchas satisfacciones personales, que incluso en una balanza pesan mucho más que los momentos ingratos”, reconoce el periodista Fernando Vera Ángel, quien a escasos meses de cumplir 70 años de vida le dice adiós al agite del día a día: “Sí, dejo la dirección del Radioperiódico Clarín, pero no me voy del periodismo. La idea es escribir columnas de opinión como colaborador de algunos medios y hacer por lo menos dos libros este año, no tanto de anécdotas periodísticas, sino trabajos literarios, relatos y crónicas de viaje, porque esa es una pasión que no se pierde”.

“Me enorgullece el aprecio de mis colegas y el afecto de muchos de los grandes personajes que conocí a través del ejercicio profesional, Manuel Mejía Vallejo, Rodrigo Arenas Betancourt, Álvaro Uribe Vélez, Darío Ruiz, Luis Guillermo Vélez Trujillo, José Jaime Nicholls, Jorge Valencia Jaramillo, y deportistas como Cochise Rodríguez y el Ñato Suárez, que son personas que enaltecen el valor de la amistad” y que estarán por siempre en ese invaluable equipaje que cargará como soporte en la siguiente etapa de su vida: “Ya sin horarios, sin la presión de tener que estar a una hora en la oficina, pienso que me puedo ir tranquilamente a vivir un mes a Buenos Aires, un mes a Madrid, un mes a Nueva York, a las ciudades que me gustan. Escribir de cultura, de cine, de farándula, esos otros temas que también son pasión”.

Será también la continuación de una labor ya iniciada, que son sus tres libros publicados individualmente: Arenas Betancourt, de tallador de Cristos a escultor colosal, “un personaje genial” que se quedó en él “por su erudición en todos los temas", lo mismo que Manuel Mejía Vallejo -escritor y periodista- y Luis Guillermo Vélez, muy aportante en temas políticos y económicos”; Pequeñas cosas, una colección de crónicas; y Discos Fuentes 50 años, la historia de la empresa discográfica.

 

Fiel a su vocación

Con apenas 16 años de edad, Vera Ángel incursionó en el periodismo, y lo hizo escribiendo en el desaparecido vespertino liberal El Diario, experiencia que le abrió las puertas para recibir la bendición de sus profesores y mentores periodísticos: Humberto López, Armando Cardona y César Pérez Berrío.

Luego, durante cinco años, fue corresponsal en Antioquia del también desaparecido diario El Pueblo de Cali, junto a un distinguido grupo de colegas entre quienes estaban Daniel Samper Pizano, Fernando Garavito y la actual canciller Claudia Blum; fue columnista de los periódicos El Colombiano y El Tiempo, corresponsal en Colombia de la revista de espectáculos Record World, de Nueva York, y más adelante apareció en la televisión regional con el programa Esta noche con usted, por Teleantioquia, tareas que compartió en buena parte de los 37 años que fue director del Radioperiódico Clarín, los últimos 32 como conductor de la sociedad dueña de ese espacio, considerado hoy “memoria y patrimonio de Medellín” por su valioso y permanente apoyo a la difusión de los hechos que han contribuido al desarrollo de la vida social, política y económica de la ciudad.

Un largo camino en el que pudo entrevistar y luego compartir y aprender de grandes personajes de la política y la cultura nacional, lo que le abrió importantes puertas que nunca quiso atravesar: “Recibí ofrecimientos para aspirar al Congreso y al Concejo de Medellín, pero la verdad es que nunca tuve ninguna aspiración política. Mi vocación era la del periodismo”.

Incluso, cuenta a manera de anécdota, “por allá muy a finales de los 80, yo tenía una oficina en el Centro de Medellín, y como no estaba ocupada se la presté a unos amigos, entre ellos Álvaro Uribe, José Obdulio Gaviria, Mario Uribe Escobar y Alberto Rendón, actual embajador de Colombia en Chile, y allí nació el Instituto de Estudios Liberales de Antioquia -Iela-, que no era otra cosa que el Directorio Liberal de Antioquia sector Democrático, el tanque del pensamiento uribista”.

Era que Vera Ángel estaba muy cerca de ellos, tan cerca que incluso había sido testigo de trascendentales hechos políticos, como las renuncias de Jorge Valencia Jaramillo y Álvaro Uribe Vélez al directorio Liberal de Antioquia que entonces orientaba Bernardo Guerra Serna, el gran cacique liberal antioqueño de la segunda mitad del Siglo XX. Episodios que conoció como secretos más que como noticias, pero jamás dudó de que su gusto y su compromiso estaban ceñidos al trabajo periodístico.

 

Tampoco se olvidan

No obstante, en ese camino también encontró espinas. Esos momentos ingratos y de dolor que tampoco se pueden olvidar: dos atentados contra su vida.

“La gente sabe de aquel 23 de julio de 2002, a las 8:55 de la mañana, cuando un paquete de explosivos interrumpió la tradicional Tertulia que a diario reunía a periodistas y dirigentes políticos en la Cafetería San Joaquín, y que cobró la vida del entonces excongresista Hildebrando Giraldo Parra”, además de dejar heridas a una docena de personas, entre ellas Vera Ángel, el también periodista Jorge Carvalho (q.e.p.d), Ramón Elejalde, Alberto Rendón y Fabio Estrada Chica, entonces presidente del Concejo de Medellín, entre otros.

“A causa de la explosión perdí un 20% de la capacidad auditiva del oído derecho. El hecho fue atribuido por las autoridades al Eln, que había desatado una escalada terrorista previa a la posesión del presidente Álvaro Uribe (2002-2010), y allí estábamos un grupo de amigos y dirigentes cercanos a él”, relata.

“Y el otro episodio, que por primera vez hablo de él, fue cinco años antes, pero conté con la suerte de que el sicario encargado de hacer el trabajo conoció a mi hermana, que trabajaba en el Icbf y había resuelto una disputa por la custodia de un menor a favor de los abuelos paternos, los papás de ese muchacho. Entonces cuando supo a quién iba a matar, relacionó los apellidos, le preguntó a mi hermana y se arrepintió en señal de gratitud. Me avisó y luego me entrevisté con él, hasta nos tomamos un par de cervezas y me contó que un narcotraficante le había puesto precio a mi cabeza”.

Esos fueron los momentos más difíciles, pero aunque no los olvida, en la balanza de su vida pesan más las alegrías y el intangible premio del afecto y el reconocimiento de amigos y colegas.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

General Montoya
Columnistas /

La JEP y sus pescas milagrosas

Rigoberto Urán
Columnistas /

¿De qué están hechos?

Casa de la Memoria
Columnistas /

¿Solamente “conflicto” hay en nuestra historia?

Hidroeléctrica
Columnistas /

Los estudios geológicos en Colombia

Campesinos
Columnistas /

La despensa alimentaria del país, en el más deplorable abandono

Artículos relacionados

MABEL ROCÍO LÓPEZ
Mundo Fantástico

Mabel López llegó cambiando la programación en Telemedellín

Con una programación renovada, la nueva gerente de Telemedellín aspira a que el canal siga en el corazón de los habitantes de la ciudad.
Uriel Hernando Sánchez Zuluaga, gerente de Teleantioquia
Mundo Fantástico

Sánchez trabajará en “equipo y sirviendo con alegría” en Teleantioquia

El medio ambiente y la cultura y el deporte antioqueño son los pilares de la programación que el nuevo gerente de Teleantioquia propone impulsar en todos los...
ladrilleras
Palabra & Obra

Cuadra con manga y tendera bonita

Parte de la infancia en El Carmelo se invirtió en mangas y quebradas. A veces, me llega la imagen de un viejo sordo que no sabe adónde ir en una ciudad que está...

Lo más leído

1
Infraestructura /

Las prioridades en infraestructura en Antioquia

Presentamos la forma cómo piensa, sus planes, las coincidencias con el Gobernador y la visión que tiene...
2
Columnistas /

La despensa alimentaria del país, en el más deplorable abandono

En el catálogo titulado “203 propuestas” aparece el capítulo el “Campo con progreso”, en el cual...
3
Política /

Panorama político

El nuevo rector en la U. de M., los esfuerzos para sacar adelante a Bello y el sonajero para las...
4
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
5
Columnistas /

La JEP y sus pescas milagrosas

Lo que dicen algunos matutinos bogotanos hay que tomarlo con cautela: es la interpretación de personas que...
6
Columnistas /

¿De qué están hechos?

¿De qué están hechos? De disciplina, de coraje, de “berraquera” como diría Urán.