Sin cierre de listas, más de lo mismo

Autor: Alfonso Monsalve Solórzano
11 mayo de 2019 - 09:04 PM

Ojalá la iniciativa de listas cerradas no se pierda. Si no se puede por el Congreso, los ciudadanos, con el apoyo de esos políticos que de verdad creen en la democracia, deberíamos impulsar esta iniciativa.

Medellín

Alfonso Monsalve Solórzano

Como el corazón de la reforma política, las listas cerradas, se hundió en el Congreso, el presidente Duque ordenó retirar el respaldo del gobierno a esa iniciativa. Hizo bien, pues había sido una de sus promesas políticas impulsar las listas cerradas, porque la fuente, o al menos, una de las causas principales de la corrupción de los políticos, tiene que ver con la existencia de listas abiertas a las corporaciones públicas de elección popular.

Lea también: ¿La cantidad sobre la calidad?

No estoy seguro, pero entiendo que Colombia es la única de las democracias representativas que tiene ese sistema. Y si no lo es, se trata de un número reducido de ellas. Como he escrito en repetidamente, las listas abiertas rompen la disciplina y la coherencia política de los partidos, puesto que quienes son elegidos de esa manera convierten la política en un archipiélago de microempresas electorales que, fundamentalmente, responden a los intereses particulares de los así elegidos, que, casi siempre ponen por encima de los del partido y del interés general de la república. Y también, porque los directivos de esos partidos se convierten en dadores de avales, muchas veces presionados por las circunstancias o el cálculo electoral, que conduce, en el menos malo de los casos, a validar candidatos de dudosa o pésima ortografía política y social, con tal de ganar unas elecciones; y el peor, a envilecer aún más la política, porque ellos mismos son la crema y nata del clientelismo y la componenda.

Las listas abiertas dificultan la necesaria negociación democrática entre el gobierno y los partidos, ya sean de gobierno u oposición, porque el ejecutivo debe tener en cuenta multitud de demandas y reclamos en lugar de centrar esa actividad en el contacto con un razonable número de responsables políticos de esas agrupaciones. Porque la democracia no es el griterío ni el tumulto de mil voces, sino el arte de acordar u oponerse, entre grupos que representan amplios sectores de opinión, es decir, los partidos.

Y aunque reconozco que puede haber algunos candidatos y líderes partidarios que actúan de buena fe y con vocación de servicio al recibir o dar ese tipo de avales, porque de otra manera no podrían ganar elecciones, les es difícil escapar del cálculo político contaminado con corrupción y personalismo barato que constituye el entorno en el que actúan, cuando de hacer valer sus ideas políticas al servicio de la nación y del ejercicio de la política se trata.

Un buen ejemplo de lo que digo es, precisamente, el rechazo que recibió la iniciativa de Duque y de partidos como el Centro Democrático, como no podía ser de otra manera, en un congreso compuesto por parlamentarios electos con listas abiertas (incluidos los del CD). Y en las elecciones regionales y locales ese fenómeno está a punto de repetirse, con lo que el archipiélago se multiplicará por mil y el control de las políticas a esos niveles será imposible de controlar.

Y, por favor, quienes se oponen a mi planteamiento no argumenten que existe una ley de bancadas. Porque esta tiene mecanismos estipulados para evadir la disciplina de partido, que le permiten a un funcionario electo esquivar las directivas de su formación política, como munchas veces ha ocurrido en Colombia. Y aunque la objeción de conciencia es una manera válida de votar en contra de la directriz del partido, no hay una ley que la reglamente de verdad, como ocurriría, complementariamente a un mecanismo de partido que obedezca a las listas cerradas.

Lo invitamos a leer: Listas cerradas

Ojalá la iniciativa de listas cerradas no se pierda. Si no se puede por el Congreso, los ciudadanos, con el apoyo de esos políticos que de verdad creen en la democracia, en los que repito, hay líderes y elegidos en listas abiertas, deberíamos impulsar esta iniciativa, junto con otras necesarias, una verdadera reforma política mediante algún tipo de consulta, para acabar, en lo posible, los vicios políticos que nos tocan de manera tan severa.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-05-13 11:30:58
Es que muchos políticos no dejarán los vicios, por mucho que roguemos. Por eso es loable lo que pregona el articulista, no podemos cejar en el intento de las listas cerradas, todos los días a toda hora.

Destacados

Boris Johnson
Columnistas /

Reino Unido a la deriva populista

Clubes de ciencia
Columnistas /

Modelos educativos para estudiantes que no existen

Cardenal José de Jesús Pimiento
Columnistas /

"A los pies del padre"

Lavadoras de oro en el rio Medellín
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 15

Medellín
Columnistas /

Volver a hacer la ciudad, Presencia de la postmetrópolis

Artículos relacionados

Senador Antanas Mockus
Columnistas

De eso tan bueno no dan tanto

Los defensores de Mockus arremeten contra los valores éticos de los demandantes

Lo más leído

1
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 15

Las principales actividades económicas en la villa de Medellín en la Colonia eran la minería, el...
2
Columnistas /

"A los pies del padre"

Su lucidez mental decantada, crecía con los años. Era inversamente proporcional a la fragilidad de su cuerpo
3
Palabra & Obra /

Detrás del mostrador

En los versos de Carriego, la mujer que está detrás del mostrador es una alegoría de las sirenas, no...
4
Columnistas /

Modelos educativos para estudiantes que no existen

El mundo digital hoy les está pidiendo a las instituciones de educación que centren su atención en...
5
Columnistas /

Volver a hacer la ciudad, Presencia de la postmetrópolis

Para determinar lo que llamaríamos nuestro inmediato futuro es necesario primero conocer nuestra realidad...
6
Columnistas /

Reino Unido a la deriva populista

Por esto, la Reina Isabel II designó a Boris Johnson, conocido como el “Trump” británico, quien...