Sigue la campaña

Autor: Rodrigo Pareja
4 febrero de 2020 - 12:02 AM

Una nimia e inofensiva actuación -intentar la limpieza de un vidrio manchado- materializada después de una manifestación de protesta y en la cual el vandalismo volvió a hacerse presente, ha servido a los impulsadores de la ofensiva contra Quintero para despojarse de su máscara.

Medellín

Era de suponer que a las nueve de la noche del domingo 27 de octubre de 2019, contabilizados ya los 304.034 votos que logró Daniel Quintero para convertirse en el nuevo alcalde de la ciudad, terminaba la agitada campaña, posiblemente la más sucia adelantada en Medellín contra candidato alguno.

Craso error, pues ahora, a escasos tres meses de lo que se presumía final, viene a saberse que la tal campaña lo que tuvo fue un receso, y que ha vuelto a reanudarse con todo ímpetu y fiereza, no ya contra un candidato sino contra la primera autoridad de la ciudad.

Lea también: Casi definido

Una nimia e inofensiva actuación -intentar la limpieza de un vidrio manchado- materializada después de una manifestación de protesta y en la cual el vandalismo volvió a hacerse presente, ha servido a los impulsadores de la ofensiva contra Quintero para despojarse de su máscara y mostrar abiertamente cual va a ser su accionar en este esperanzador cuatrienio que apenas comienza.

Lo que está por constatarse es si una aspiración electoral ya derrotada con suficiencia, pese a los escabrosos argumentos por ella utilizados, será capaz de mantenerse utilizando desde tan temprano las mismas tácticas que tanto rechazo generan ya entre una comunidad cansada de la politiquería sucia y barata que tuvo que presenciar el año pasado.

Queda por verse también hasta qué punto le sirven a Medellín y a sus habitantes ocho concejales dedicados a impulsar “independientemente” una aspiración de poder, en lugar de canalizar sus experiencias, conocimientos y deseos de servicio, hacia una comunidad cada vez más necesitada de toda clase de servicios, una mejor infraestructura en todos los órdenes y, por sobre todo, una cierta paz social que no ahonde y profundice aún más la ya perniciosa y peligrosa polarización actual.

El coco de Gustavo Petro, esgrimido tantas veces pero sin éxito para hacerlo figurar como activo del nuevo alcalde y a éste como ficha escondida de aquel, no les rentó ni les va a dar frutos ahora, por lo que la estrategia en el futuro será agigantar lo intrascendente y minimizar o desconocer lo positivo.

Como el supuesto petrismo de Quintero desapareció desde el momento en que el triunfador dio a conocer su estelar e irreprochable comisión de empalme, a la decepcionada secta derrotada le quedó faltando un ala, y así vuela ahora, sin rumbo fijo y a los trompicones, tratando de estabilizar a cualquier precio y de cualquier manera un lejano y quizá inalcanzable botín.

Asuntos importantes relacionados, por ejemplo, con la recomposición de la junta directiva de las Empresas Públicas de Medellín, con figuras como Luis Fernando Álvarez Jaramillo y Jesús Arturo Aristizábal Guevara, pasaron inadvertidos y no fueron tenidos en cuenta para anotarle siquiera un punto a favor del alcalde, como tampoco la ratificación de los otros seis integrantes de la junta, señal inequívoca de que habrá continuidad y no aparecerán sorpresas ni improvisaciones, atacado eso sí con acervía, por empuñar en su mano un inofensivo trapo limpiador.

Esa reintegración, la designación de Daniel Arango Ángel como vicepresidente ejecutivo de gestión de negocios y la reiteración continua de su posición frente a EPM e Hidroituango para sacarlos adelante, son asuntos no escuchados por el oído sordo de una oposición “independiente” empeñada en continuar adelantando desde el señorial y ejemplar recinto del Concejo de Medellín, una campaña electoral.

Le puede interesar: Palabras alentadoras

Tiempo y espacios suficientes habrá en el futuro para ir delineando los términos y protagonistas de una nueva gesta de cara a las urnas, pero por el momento lo que Medellín y sus gentes requieren es, por lo menos, una tregua que permita poner en marcha infinidad de iniciativas que deberán contar, como no, con el apoyo fundamental de todas las fuerzas políticas que integran su corporación.

TWITERCITO: No sobra recordar la sabiduría popular cuando dice que no por mucho madrugar amanece más temprano.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Lina Vélez
Columnistas

Los “petristas” de Quintero

Los protagonistas de esta vergüenza debieron quedar de cama esta semana, después de que el alcalde Quintero diera a conocer a los integrantes del equipo designado...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Latinoamérica /

Supuesto atentado contra Maduro se habría realizado con drones

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que el supuesto atentado dejó siete...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto