Rumiando ideas

Autor: Gloria Inés Upegui Valencia
1 agosto de 2020 - 12:05 AM

Hemos provocado un cambio climático calificado de irreversible por la WWF (Fondo Mundial por la Naturaleza) y la OMS plantea la hipótesis de que se movió la frontera hombre-naturaleza más allá de lo racional, lo cual pudo generar contagios al contacto entre animal y humano que de otra manera nunca se hubieran cruzado

Medellín

Que el humano es gregario lo sabemos desde que hordas de antepasados recorrían sabanas y selvas en busca de semillas y cogollos para alimentarse, de ramas y troncos para armar sus tiendas, de animales para cazar y darse abrigo con sus pieles y alimento con su carne. Vivir en grupo no es exclusivo del homo sapiens, ciertos animales también se mueven en bandadas por los aires, en manadas por las llanuras, en cardúmenes en los mares; así se apoyan en la eterna aventura de buscar su alimento, un mejor clima, un bosque donde acampar, una cueva para dormir o un oasis para calmar la sed. En estos movimientos unos y otros -animales y humanos- se refuerzan y se defienden de agentes externos o dañinos, se relevan en la dirección del grupo, se ayudan en los tropiezos, se dan calor en las noches frías, se esculcan los piojos.

Le puede interesar: ¿Quién es el animal?

La humanidad que se autoproclama evolucionada ha trasegado hasta convertirse en un ser egoísta y prepotente convencida de que el poder individual está respaldado en su capacidad económica. En contraste, subsisten en varios sitios de la tierra culturas primitivas o ancestrales que mantienen altos niveles de solidaridad y de costumbres colectivas que les permite sobrevivir a pesar de la intromisión de la “civilización” que inexorablemente las arrincona. Con el advenimiento de la crisis de salud colectiva global que estamos afrontando, se ha profundizado la falacia de la individualidad, de la autosuficiencia. No nos dimos cuenta de si nos estaban vulnerando nuestro derecho a la manada y todavía hoy después de seis meses –y de más de medio millón de muertos- abundan las opiniones de tirios y troyanos en contra del confinamiento. ¿Quién tiene la razón?   

Mientras no haya vacuna la manera más eficaz de evitar el contagio es encerrarse. La reacción  primaria es no obedecer por nuestra costumbre inveterada de andar libremente y ojalá en grupo. Entendiendo esta premisa como la más recomendada para el actual contexto, es pertinente mirar qué es lo que (no) hemos hecho. O qué fue lo que causó este apocalipsis al que nos vemos avocados. En panel de expertos del 21/7/20 en la radio Universidad Nacional sobre la situación de la Amazonia se sostiene que: la deforestación restringe el área de hábitat de las especies nativas, que al ser acorraladas por la colonización del hombre se ven impelidas a la interacción con éste. Colombia ha perdido 92% del bosque seco tropical, 93% del bosque andino, 17%=608.000 has. de la Amazonia (donde peligra la sostenibilidad del jaguar), en la región Pacífico ya se destruyeron de manera irrecuperable grandes extensiones de manglares y en el Chocó no se controla la tala ilegal de la selva húmeda más extensa del planeta 1.

Hace menos de un año Australia ardía y morían koalas y canguros que no alcanzaban a huir (se reportó la muerte de 800 millones de animales). Mientras La Florida-EEUU sufría inundaciones nunca vistas, India alcanzaba temperaturas hasta de 50º 2. Los glaciares se derriten de manera acelerada en el mundo entero perdiendo en promedio 20 mt de grosor, como resultado morsas y osos polares deambulan y mueren por miles; los beduinos del Sahara y Marruecos se quejan de la pérdida de los oasis (que los camellos mueren de sed) e igual sucede en Arica (Chile). Mientras, las chimeneas de todas las ciudades expelen humaredas fantasmales y se levanta el polvo del Sahara alcanzando a llegar a Sur América. Hemos provocado un cambio climático calificado de irreversible por la WWF (Fondo Mundial por la Naturaleza) y la OMS plantea la hipótesis de que se movió la frontera hombre-naturaleza más allá de lo racional, lo cual pudo generar contagios al contacto entre animal y humano que de otra manera nunca se hubieran cruzado.

Le puede interesar: Extinción modelo 2050

A consecuencia de la nada amigable manía arrasadora del hombre, todo esto sucede en cualquier rincón del mundo, no importa si se pertenece al G8 o al club de los más atrasados. Habrá luz al final del túnel cuando los ciudadanos castiguen a sus gobernantes por el mal manejo de los recursos naturales y tomen la delantera para hacer respetar sus territorios por encima de los intereses de los conglomerados que explotan indiscriminadamente y sin contraprestaciones la naturaleza. Víctimas del solipsismo forzoso al que nos redujeron, a futuro ¿podremos repensarnos de una manera colectivista? ¿Reorganizar los códigos de vida logrando el respeto hasta por una brizna de lluvia? ¿Al salir del encierro el mundo estará en qué manos y los poderosos habrán mostrado sus dientes y garras? ¿Ahora sí aceptaremos y nos reconciliaremos con la Pachamama?

  1. (Coleccionable) bibo, el Espectador, Bosques territorios de oportunidad
  2. www.muyinteresante.es

 

 

Fuente: https://www.diariojuridico.com/colombia-acceso-equitativo-a-la-justicia-de-comunidades-indigenas/

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Daño en la Sinifaná
Columnistas /

Persiste el riesgo para La Troncal del Café

Artículos relacionados

Reciclaje de plástico
Columnistas

SOS me ahogo

Económico, liviano, útil, fácil de producir, versátil, el endemoniado plástico desplazó otros medios o productos que se usaban para lo mismo.

Lo más leído

1
Columnistas /

Doble réquiem por la democracia colombiana

La maniobra se realiza, luego de largos años de una campaña de cerco y derribo contra Uribe
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Columnistas /

Se acabó EL MUNDO

En un rincón de mi corazón, está el periódico EL MUNDO. Gracias y mil gracias.
4
Columnistas /

EL MUNDO, otra víctima del virus

El silenciamiento de EL MUNDO es una de las primeras muestras de las consecuencias impredecibles que...
5
Columnistas /

No soy un criminal: trabajo en ciencias de la tierra

Estudiamos las relaciones de sostenibilidad para desempeñarnos como ingenieros integrales que le aportamos...
6
Columnistas /

Cinco años, 196 columnas y un infinito agradecimiento

La dirección del periódico tuvo un gesto de confianza y apertura hacia la Facultad de Educación de la UdeA