Rocío Vélez de Piedrahíta un caso insólito en la literatura antioqueña

Autor: Giselle Tatiana Rojas Pérez
30 enero de 2019 - 06:53 PM

Rocío Vélez de Piedrahíta fue una “flor bellísima” del jardín literario que floreció en 1960, a partir de las tertulias típicas en Antioquia. Ella robusteció la literatura regional, pintó personajes absolutamente locales, pero con características de universalidad.

Medellín

Una mujer de las letras, la palabra y el lenguaje escrito y hablado, así fue Roció Vélez, esposa de Ramiro Piedrahíta, nieta de Camilo C. Restrepo e hija de Lía Restrepo Mejía y Gabriel Vélez Isaza. Ella partió de este mundo el pasado lunes 28 de enero, a sus 92 años, dejando en su haber más de quince publicaciones cargadas de “una brillante cultura literaria y musical”, un “caso insólito en la literatura antioqueña”, como la describió su amigo Darío Ruíz Gómez, también escritor.

De ella se dice que heredó su gusto por las letras de su familia, quien se encargó de rodearla de libros en su infancia, pero eso quizá nunca debió haberse hecho, pues en ella estaba tácito el gusto por la literatura y sus rumbos ideológicos siempre estuvieron marcados por sus propias narrativas.

 

Así surgió en la literatura local

Se cuenta en la historia local que ella apareció en la escena literaria en 1959, cuando Gonzalo Restrepo Jaramillo invitó a un grupo de amigos a una tertulia, llamada simplemente La Tertulia, para hablar de lo humano y lo divino, y ese encuentro dio origen a toda una generación que dio gran lustre e hizo de la literatura antioqueña una narrativa supremamente universal. 

Es más, fruto de esa tertulia es la obra de doña Sofía Ospina de Navarro, la poeta Olga Elena Mattei también se formó allí, así como María Elena Uribe, el maestro Manuel Mejía Vallejo o el escritor Arturo Echeverri Mejía. Ahí se hicieron también Jaime Sanín Echeverri y Jorge Montoya Toro, según contó Iván de Jesús Guzmán, miembro de la Academia Antioqueña de Historia.

Lea también: Apartados de literatura y música en el Hay Festival Medellín

No obstante, dentro de ese grupo existió una facción conformada por grandes escritoras, como María Elena Uribe, Dolly Mejía, Olga Elena Mattei y ella misma, quienes para Darío Ruiz Gómez no fueron reconocidas como se debía, y que “en un momento determinado fueron despectivamente tratadas como señoras burguesas, para no ver la importancia decisiva que para la modernidad nuestra supone su obra”.

 

Así es la literatura que dejó

Ella, “un referente obligado dentro del panorama literario de Medellín y de Colombia”, como lo escribió la autora María Teresa Ramírez en la biografía autorizada de Rocío Vélez de Piedrahíta, cuyo nombre es Vida y obra anclada en la memoria, fue una escritora “muy representativa” para Antioquia, porque sobresalió en una época en que las mujeres escribían muy poco o eran poco validadas. Estamos hablando de la mitad del siglo pasado.

Escritora antioqueña

Imagen de Colarte

 

“Le aportó a la literatura antioqueña nada menos que un estilo costumbrista, claro y sencillo, con un buen manejo de la palabra, lo que la llevó a la academia, y creo que de las mujeres novelistas de Antioquia del Siglo XX, Rocío es inalcanzable”, narró para esta casa editorial la maestra de la enseñanza y el correcto uso de la Lengua Castellana, doña Lucila González de Chaves.

Para esta maestra, doña Rocío retrató no una época, más bien, una forma humana de ser del antioqueño, una manera de ser de una sociedad.

Su escritura particular expresó siempre una rebeldía frente al Estado y al falso patriarcalismo antioqueño, según Ruíz Gómez, y “lo hizo sin vehemencia y con mucha certeza en sus descripciones o radiografías de la sociedad antioqueña”, continuó el también columnista de EL MUNDO.

Le puede interesar: La Biblioteca Pública Piloto abrirá las puertas a una nueva historia

Partiendo del hecho de que en Antioquia la visión que se ha tenido de la novela es muy regional, Roció Vélez de Piedrahíta, al contrario, nunca fue regional, es dueña de una literatura de la universalidad; de ahí que su aporte a las narrativas propias de este territorio se deba valorar.

Y es que coinciden los expertos en literatura regional en que a ella “nunca se le consideró en su verdadera importancia”, por ello, tras su muerte, “es necesario retomarla hoy, verla hoy, para darse cuenta del inmenso aporte que da su narrativa y su cultura”, continuó Darío Ruiz Gómez.

Por su parte, Iván de Jesús Guzmán consideró que el mejor aporte a las narrativas antioqueñas de doña Rocío fue el entregar una guía de literatura infantil cuando ni en Medellín ni en Antioquia, y menos en Colombia, se hablaba de su importancia. Se trató del libro Guía de literatura infantil, publicado por la editorial Norma en 1983.

Precisamente, a partir de esa publicación, “se crearon unos movimientos de lectura, un trabajo organizado, sistemático, estético y verdaderamente literario con los niños, algo que fue originando una generación supremamente importante de lectores”, contó Guzmán.

En ese mismo hilo literario infantil, la autora en el título Muellemente tendida en la llanura (1999), publicó una colección de cuentos que dibujan al hombre antioqueño de una forma sencilla, “con unos rasgos y unos personajes supremamente definidos, pero con esos trazos literarios preciosistas que permitieron ser guía para muchos escritores nacientes en su labor literaria”, describió Iván de Jesús.

Tambien, lea: Editoriales universitarias hacen más ‘long sellers’ que ‘best sellers’

Además, entre sus obras se destacan: Entre nos, 1959; El hombre, la mujer y la vaca: un cuento desagradable, 1961;  Por los caminos del sur, 1991; El sietecueros de Lía, 1994; Terrateniente, 2004, o Los que se van y no vuelven, 2008.

Esa es gran parte de la obra de una de las mujeres más influyentes del siglo XX en Antioquia, una de últimas literatas de la generación de los años sesenta que quedaba, quien hizo de las narrativas locales unos textos estéticos para el deleite nacional e internacional.

Roció Vélez de Piedrahíta

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Andrés Felipe Arias
Columnistas /

Andrés Felipe Arias y la justicia vengativa

Páramos en Colombia
Columnistas /

Asuntos varios

Periodista y periodismo
Columnistas /

Periodismo tóxico

Universidad Pedagógica Nacional
Columnistas /

Del afán no queda sino el cansancio

Silla
Columnistas /

La silla del doctor Marañón

Artículos relacionados

Premiación del Concurso de ensayo histórico - crítico para pensar en el arte de Medellín.
Artes Plásticas

Implosión en el gallinero, texto ganador del Concurso de ensayo 

Los ensayos ganadores serán divulgados en el periódico El Mundo.
Darío Ruiz Gómez, escritor de cuentos y novelas
Mundo Literario

Nueva antología de Darío Ruiz recoge publicaciones a partir de 1967

El libro Cuentos de Darío Ruiz Gómez será presentado este miércoles 12 de septiembre de 2018, a las 8:00 p.m., en el Salón Humboldt del Jardín Botánico de...
Pequeñas editoriales en Medellín
Mundo Literario

El desafío de ser pequeña editorial en Medellín

Las pequeñas editoriales de Medellín tienen estilos muy diversos en la conformación de empresa, pero todas apuntan a algo en su misión, dar viva eterna al libro...

Lo más leído

1
Columnistas /

Andrés Felipe Arias y la justicia vengativa

Arias fue acusado y condenado por dos delitos: celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos...
2
Columnistas /

Periodismo tóxico

Resulta doloroso ver como una prestigiosa revista bogotana no pudo deshacerse de uno de los columnistas...
3
Política /

La mano firme de Rodolfo Correa

Este candidato a la Gobernación de Antioquia radicó un programa de gobierno denominado “Antioquia...
4
Columnistas /

Del afán no queda sino el cansancio

El actual Plan Nacional de Desarrollo derogó el artículo 222 de la Ley 1753 de 2015, que establecía la...
5
Columnistas /

La silla del doctor Marañón

Alguien le preguntaba, cuando se hablaba de los asombrosos avances tecnológicos de la medicina actual,...
6
Política /

Panorama político

Quedan sólo dos semanas para inscribir candidatos a las elecciones de octubre y hasta ahora van muy pocos...