Protocolos para devolvernos la ciudad

Autor: Álvaro López Rojas
18 febrero de 2020 - 12:04 AM

El vandalismo contra las universidades del Estado nos cuesta mucho a los colombianos en funcionamiento y desequilibrio de calendarios, pero sobre todo en progreso y esperanzas

Medellín

El caos que se genera por culpa de los violentos se ha vuelto normal para los colombianos. Hay un para poder que se apodera de los espacios que deberían ser del disfrute de todos, y en eso hemos caído aun tratándose de los campus de las universidades y establecimientos educativos públicos. No es nuevo el fenómeno, pues hace cincuenta años el inolvidable presidente Lleras Restrepo tuvo que recordarles a los revoltosos de la Nacho, que no había extraterritorios vedados al Gobierno, aunque le costo una lluvia de piedras y las protestas de los de siempre, los que pretenden mantener santuarios del desorden.

Lea también: Hay que recuperar la universidad

En este país se tilda de derecha cualquier idea o actitud que pretenda establecer el orden necesario para el normal transcurrir de las comunidades. El centro de la polémica, las críticas y las condenas es en estos momentos nuestro recién posesionado alcalde, por cuenta de un documento en el que expresa su voluntad de proteger la academia de los actos violentos de una minoría de los que no se conoce su origen ni sus propósitos. El vandalismo contra las universidades del Estado nos cuesta mucho a los colombianos en funcionamiento y desequilibrio de calendarios, pero sobre todo en progreso y esperanzas.

Medellín se nos volvió tierra de nadie por cuenta de la ausencia de mando de las autoridades. Nuestros mandatarios tienen miedo de que las encuestas los vuelvan impopulares. Si hace cincuenta años hubieran medido la aceptación del presidente, seguramente le hubiera ido muy mal; sin embargo, hoy, cuando treinta o cincuenta personas obstaculizan un cruce de vías originando la parálisis total de la ciudad, nos devolvemos en el tiempo y ponemos de ejemplo a aquel que fue capaz de transformar el país con mano fuerte y una mente proclive a las ideas que llevaron el país por los caminos de la inclusión y la verdadera paz.

No debe tener temores de ninguna clase nuestro alcalde cuando se propone proteger la Universidad del caos. La educación es el real medio de superación de nuestros jóvenes y de desarrollo de la sociedad. Cualquier cosa que se haga para que efectivamente cumpla su rol, es loable. Hay que entender de una vez, que el sistema educativo es una función social y que su sostenimiento y preservación, es inversión social, esa si cierta y efectiva. Lo sorprendente es que haya estamentos que defienden la capucha y los explosivos, escudados en una convenenciera concepción de autonomía universitaria y libertad de catedra.

Le puede interesar: Buenas prácticas de control

Esos protocolos, señor alcalde, son buenos pues nos devuelven la confianza de estar protegidos por las autoridades. Ojalá haya más de esos sobre tantos problemas que tenemos en Medellín, poder atravesar la avenida Oriental sin que las carretillas llenas de mango y manoslibres obstaculicen el paso de los peatones; que no haya fronteras invisibles ni combos adueñados de los barrios; que la violencia deje menos o ningún muerto; en fin, que hay un solo nuevo protocolo que indique que la Administración va a cumplir con su papel constitucional de protegernos. Tranquilo alcalde, los decentes lo respaldamos.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Pedro
Pedro
2020-03-03 08:35:23
Hola respetable publico, no estoy con ningun tipo de limpieza o de extremos. Sin embargo opino que este tema de las Universidades publicas ya es bastante feo y caotico, incluso no comprendo si la razon de ser de las U es para estudiar y el progreso, como es posible que las autoridades, dirigentes, docentes, estudiantes(de bien), dejaron convertir y apoyar para el caos, bandidos, terroritas, cuna de vicio, vagos, no tienen un propisito e ideales claros y logicos???
Edgar
Edgar
2020-02-18 19:58:58
Y sí. Fué Carlos Lleras Restrepo, un presidente con pantalones, quien con mano firme ingresó el ejército a las universidades públicas, me consta la de la UdeA, en la que el suscrito estaba. Ahora el alcalde Quintero ha manifestado la posibilidad de que a los campus, donde actúan libremente los terroristas, pues que entre la fuerza pública, tan obvio porque los daños al bién público los pagamos con nuestros impuestos.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Estado, gobierno y educación
Columnistas

Estado, gobierno y educación

En un país como el nuestro, se necesita la suficiente autoridad para construir un sistema educativo que les sirva a los fines del Estado que no es otro que el logro...

Lo más leído

1
Latinoamérica /

Supuesto atentado contra Maduro se habría realizado con drones

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que el supuesto atentado dejó siete...
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.