Pertinencia

Autor: Pedro Juan González Carvajal
10 septiembre de 2019 - 12:02 AM

¿Qué es entonces lo que sucede con los cursos de Ética, los reconocimientos como Empresas Socialmente Responsables, con los Programas de Diseño, o Gerencia de Proyectos, entre otros tantos casos y ejemplos?

Medellín

Pedro Juan González Carvajal

La pertinencia es uno de los atributos que se le exige a las Instituciones de Educación Superior con respecto a los programas que ofrecen en los distintos niveles educativos.

Esto quiere decir, palabra más, palabra menos, que lo ofrecido sea lo que se requiere para mejorar las condiciones de desarrollo en todos los ámbitos del saber.

Lea también: La noción de progreso

Como postura axiológica, está bien, pero si contrastamos con respecto a los resultados que vemos en la realidad, pues nos falta mucho pelo para el moño.

Hablar de ética y de responsabilidad social empresarial en uno de los países reconocidos internacionalmente como de los más corruptos del mundo, con un aparato de justicia que es calificado también internacionalmente como de los más ineficientes del mundo, donde la impunidad galopa con tranquilidad por todos los rincones de la Patria, con una ejecución de proyectos que en la alta mayoría de los casos no cumplen ni cronogramas ni presupuestos, es una quimera ¿Qué es entonces lo que sucede con los cursos de ética, los reconocimientos como Empresas Socialmente Responsables, con los Programas de Diseño, o Gerencia de Proyectos, entre otros tantos casos y ejemplos?

¿Se ofrecen cursos de ética porque así lo exige la legislación de turno? ¿Y ese curso que usualmente se ve como relleno, si sirve para alguna cosa? Dice Sor Juana Inés de la Cruz que hay que precisar “¿Quién peca más, si quien paga por la peca o el qué peca por pagar?”

Aparecerán las voces que dirán que no se puede generalizar, que los buenos somos más, que los malos no pasarán, y están en su pleno derecho. ¡Pamplinas!

Cuando se califica a un país no se habla de la Empresa X o de la Persona Y. Se habla de Colombia como un todo, de Colombia como sociedad, de Colombia como país, por eso no es suficiente de que de manera aislada seamos unos seres o entidades maravillosas: aquí es al todo o nada.

Obviamente sin que este país tenga formulados unos objetivos nacionales, pues difícilmente aparecerá nuestra verdadera vocación económica y mucho menos los sectores estratégicos que han de impulsar nuestro anhelado desarrollo. De igual manera si no tenemos un proyecto claro para hacer crecer la clase media, con el asociado crecimiento del ahorro interno y la consolidación de un mercado interno, pues seguiremos descrestados con las modas, con las coyunturas y con los espejitos que nos acompañan desde la conquista y la colonia.

Si no tenemos claros nuestros sectores estratégicos, pues cualquier inversión con los escasos recursos que tenemos en investigación, ciencia, tecnología e innovación, se harán sin tener claro el foco y será como disparar con regadera. Si nos orientamos a las exportaciones si consolidar un mercado interno, pues quedaremos cojos.

Hoy aparece un funcionario que habla de la Economía Naranja, mañana aparecerá otro hablando de la Economía Magenta y después otro hablando de la Economía Amarillo Pollito y no pasará nada.

Sería bueno conocer al menos un estimativo de los resultados obtenidos con los enormes aportes hechos desde lo público para el llamado “Apoyo a los emprendimientos” en el último decenio.

¿Sí incubaron los huevos empresariales (ideas y proyectos) y se convirtieron, en su adecuada proporción, en pollos empresariales legales y formales (unidades productivas)?

Sumados todos los emprendimientos apoyados, aun cuando solo sea para el ejemplo, ¿en cuánto contribuyen hoy al PIB Nacional?

Lo que no se mide no existe. Seguimos improvisando, siguiendo como autómatas las distintas modas, dejando constancia, generando activismos enloquecedores, y lo que es peor, jugando con la expectativa de aquellos que ya no alcanzaron a aspirar a un empleo formal y digno y hoy ven, como única alternativa, la propia generación de oportunidades económicas y laborales.

Le puede interesar: Cultura y vida

¡Qué viva mi pueblo!

NOTA: Sería conveniente que una ciudad como Medellín, que quiere mostrarse ante el mundo, piense en ir reponiendo la modesta flotilla de taxis actuales, los llamados cucarrones, que no son los más adecuados para que un visitante o un ciudadano se sienta bien. Como mínimo, se debe exigir espacio para equipajes, aire acondicionado y de una vez, que sean eléctricos, como los primeros 200 taxis ya anunciados, junto con los 64 buses. Lo barato sale caro. En Israel, el Estado tomó la decisión de que la flota de taxis fuera de alta gama para mejorar los rendimientos, disminuir los efectos de contaminación y garantizar la comodidad de los usuarios. Cada uno tiene su propia dimensión del mundo.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Hector
Hector
2019-09-10 08:54:48
Efectivamente los cursos de ética profesional no son tan fructíferos como debieran, la razón consiste en que la ética se fundamenta en valores aprehendidos en el hogar y con el ejemplo de la familia.... Por otra parte la pertinencia de la educación superior en nuestro país no es la mejor, se puede observar fácilmente que la educación tiene un sendero y el sector productivo otro distinto. Mientras Corea del Sur ajusta los diseños curriculares cada 5 años a las exigencias del sector productivo en Colombia le tenemos miedo a reformar la ley 30 de 1993 e involucrar los sectores productivos en los diseños curriculares para la formación por competencias pertinentes a las actividades productivas y para el desarrollo del país.

Destacados

Cámaras
Columnistas /

De la ciudad 4.0 al paro

Cocaína
Columnistas /

Colombia está sumergida en una “economía sumergida”

Marchas de camioneros
Columnistas /

Llamado a la sensatez

El Pensador de Rodin
Columnistas /

El incremento de la incertidumbre

Aula de clase
Columnistas /

La redacción correcta en el ámbito educativo

Artículos relacionados

Banano de exportación
Columnistas

Buscando la equidad

Los impulsores del Comercio Justo aspiran a que la relación sea al menos 50% - 50%, para equilibrar un poco las cargas, no solo para el café, sino para otro tipo de...

Lo más leído

1
Columnistas /

De la ciudad 4.0 al paro

Como esta ciudad 4.0 tiene un nuevo ciudadano 4.0 que cada vez más desde la comodidad de su vida cotidiana...
2
Política /

Panorama político

Concluida la gran etapa electoral territorial con los comicios del pasado 27 de octubre, la política y lo...
3
Columnistas /

La redacción correcta en el ámbito educativo

El vocablo bachillerato, en minúscula, alude de un modo genérico, a la enseñanza secundaria; si hay dos...
4
Columnistas /

El incremento de la incertidumbre

Ahora ni siquiera el reto es encontrar acuerdos de paz, ahora el reto es esa multiplicación de la...
5
Columnistas /

Colombia está sumergida en una “economía sumergida”

Si disminuyera la presión fiscal, esa informalidad disminuiría sin duda alguna, mientras que, por el lado...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall