Parque Bolívar, estómago de la ciudad

Autor: Laura Wagner
13 marzo de 2020 - 05:23 PM

Refinado y plácido, desolado y voraz: el Parque Bolívar es el punto cero, el estómago, el nodo de una Medellín múltiple que muta de rostro en el tiempo. Con ella, él ha transformado su aspecto, sus voces, su forma de habitar, alimentándose de cuanto la ciudad le proporcionase o, por el contrario, le negase.

Medellín

Lugar de encuentro, sitio de tránsito, plaza con nombre de parque: desde su inauguración en 1892, el Parque Bolívar ha sido el escenario cambiante de placeres, transigencia y abandono. En él, múltiples versiones de Medellín sobrevuelan la catedral, se aposentan en los huecos de sus ladrillos y salen a picotear granos de maíz, fragmentos de historias que arrojan sus habitantes. Aquí, la memoria, dolorosa y alegre, espera testaruda su reconstrucción, pues sabe que este lugar, estómago de la ciudad, se transforma por pulsiones y necesidades propias.

Niños cinéfilos, jugadores empedernidos, prostitutas y guitarreros populares: “Cada uno escogió su propio rincón en ese espacio de todos e hizo de él un lugar para vivir”, recuenta ya desde 1992 Luz María Tobón en un artículo de prensa. Hoy, tras años de ser un espacio flotante para cerca de 7.000 transeúntes diarios, la plaza retoma su memoria, su música, su mercado, y rehacer significados, pues reconoce en el pasado no un motivo de añoranza, sino de identidad.

La Catedral Basílica Metropolitana

La Catedral Basílica Metropolitana es considerada hoy Monumento nacional, por lo que cada intervención a su alrededor es mediada por el Ministerio de Cultura.

 

Insignia y abandono

Brazos cruzados y cabello recogido en una pañoleta blanca, la mujer de semblante duro y delantal amarillo se distingue entre otras cuarenta personas de sombrero en torno a ella. Juntas, sentadas en las escalas del atrio de la Catedral Basílica Metropolitana, parecen emerger de las floraciones amarillas, moradas y blancas en sus carretas. Sin embargo, ella, representada en un archivo fotográfico, parece aguardar con mayor severidad el inicio de la celebración: es 11 de agosto de 1984 en Parque Bolívar, día del Desfile de silleteros número 27 en Medellín.

Hoy, 36 años después de la fotografía y a pesar del sol matutino, sólo unos pocos reposan en las gradas de la Catedral. Ventas ambulantes de duraznos y mandarinas, de copitos de nieve, y de tintos se pasean de extremo a extremo para tentar al paladar. Mientras, entre chapoteos infantiles en la fuente, ritmos musicales de jóvenes con parlantes y exclamaciones de grupos de turistas, la plaza reproduce una familiar tranquilidad; solo interrumpida por las mujeres y travestis a los costados, y la vigilancia de un hombre policía. 

Admirado, abandonado e intervenido a través del tiempo, el Parque Bolívar ha sido el punto de partida y explicación de muchas de las dinámicas del Centro de Medellín. Aunque es planeado en 1870 para la clase alta, pasa a ser de acceso público en 1934, permitiendo, según el cronista Reinaldo Spitaletta, la llegada gradual de personajes de otra índole, sin degradar la elegancia del espacio, al menos, hasta los años 60.

intervención del Parque Bolívar

La más reciente intervención de la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín y la EDU involucró 23.520 m2. de espacio público y $11.246.000 invertidos.
 

“Es cuando la ciudad sufre una crisis económica, las clases altas migran, aparecen los carteles de narcotráfico y desaparece Guayaquil, que el Centro se convierte en un lugar de alta tensión y pierde su esencia atractiva en cuanto a que era muy organizado y agradable”, expone él.

Así, de cines, heladerías y panaderías, el Parque comienza a ser expresión de rebeldía de sus nuevos habitantes frente al sesgo y hermetismo del conservadurismo de la época. Por lo tanto, surgen locales para mujeres lesbianas, como el Sayonara, y lugares de encuentro para hombres homosexuales, como la Joyería Tahití. Parajes icónicos que, desde 1968, son abandonados por el municipio y perdidos por sus habitantes.

Fachadas deterioradas Parque Bolívar

Deterioradas en sus fachadas, a pesar de constituir bienes de interés local, las casonas alrededor del parque buscan ser recuperadas mediante alianzas público-privadas.

 

De esta forma, hasta hace 10 años, el Parque Bolívar se define en una degradación progresiva mediada por las tímidas intervenciones de una institucionalidad debilitada. Mientras el Teatro Lido es abandonado; la calle Barbacoas, destinada a la prostitución, y los ladrillos de la catedral, raspados para hacer mezclas de bazuco, la Alcaldía procura torpemente hacerse paso mediante alianzas y establecimiento de normas ciudadanas.

“No tenemos memoria histórica y cultural, hay cosas que debimos preservar por su sentido colectivo”, rechaza Reinaldo Spitaletta refiriéndose al patrimonio actual, y reconoce: “Nada vuelve a ser como antes, ya pasó, pero no quiere decir que tenga que ser peor”.

Panorámica Parque Bolívar

Con una ejecución actual del 95%, la intervención del Parque Bolívar involucra la siembra de jardines y construcción de andenes especiales para el peatón.

 



Habitar el espacio

“Como ciudad, no le podemos dejar solo la responsabilidad a la infraestructura de resignificar el espacio; debe ser algo integral, una mezcla de temas culturales, ambientales y de seguridad”, reafirma Nicolás Rivillas, subgerente de Diseño e Innovación de la EDU.

La más reciente remodelación del Parque Bolívar comienza en marzo de 2019 y se entrega en diciembre del mismo año con un 95% de avance; sus intenciones: restaurar y potenciar el espacio físico y promover otras formas de habitarlo desde la cultura y seguridad. Así, alrededor de $11.000 millones son invertidos en la gran apuesta de recuperar el mercado de SanAlejo, la retreta dominical y las polémicas futboleras. Además de articular relaciones con los habitantes alrededor de sus prácticas y memoria. 

“El ciudadano necesita sentir que el parque es de él y entender por qué es tan importante”, concluye Nicolás Rivillas. “Debemos seguir trabajando con la comunidad, en especial los niños, contar sus historias, cuidarlo y reverdecerlo”.

 



Históricas del Parque Bolívar

Recuerdos del Parque Bolívar

En comparación al Parque de Berrío, el de Bolívar ha tenido históricamente una mayor convocatoria de personas, consolidándose como el parque más importante de Medellín.

Recuerdos del Parque Bolívar

El parque era ese remate de lo que era juniniar: allí, se encontraban la barra de los cocacolos, las señoritas que asistían a los salones de té y los padres miembros del Club Unión.

Recuerdos del Parque Bolívar

En 1844, el inglés Tyrrel Moore dona los lotes para la construcción del Parque Bolívar y el barrio Villanueva, por pocos años denominado como Nuevo Londres.

Fotos: Archivo EL MUNDO

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

juan guillermo
juan guillermo
2020-04-12 21:37:47
ES ALGO MUY DOLOROSO, NE NIÑOS, NOS LLEVABAN AL TEATRO LIDO..A LA PELICULA MATIANL, LOGICO, DESPUES DE ASISTIRA LA SAGRADA EUCARISTIA...EL PARQUE OFRECIA UNAS RETRETAS INOLVIDABLES...LAS MEJORES BANDAS Y SINFONICAS DE LA CIUDAD, LO MAS ESTLIZADO Y GRANADO DE LA MUSICA DE ESA EPOCA...AHORA, DA HASTA MIEDO CONTAR...UN ATRACADERO, MILS DE VICIOSOS, PERDIO SU ENCANTO, YA QUE FUE ABANDONADO A SU SUERTE POR TODOS...SUS ENTORNOS TIENEN MAL OLOR...YA NO PROVIOCA SU VISTA NI SU VISITA...PARECE QUE TODAS LAS CIUDADES CORREN EL MISMO DESTINO...ABANDONAN SU CENTRO...A UNA CUADRA DE EL GLORIOSO PARQUE BOLIVAR EXISTIO LA OLLA DE VICIO Y DE MUERTE MAS TENEBROSA DE COLOMBIA, A UNA CUADAR DE LA CASA DE GOBIERNO...Y ASI CADA CIUDAD ABANDONO SU CENTRO....NO ENTIENDO...SIQUIERA SE MURIERON LOS ABUELOS...JRO...

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

túnel verde tala de árboles
Urbanismo

Sin más talas continuarán obras del metroplús

Después de la intervención que se hizo con los árboles del túnel verde para la obra del tramo 2B del metroplús en el Sur del valle de Aburrá, acción que generó...
edificio Marat Plus en Sabaneta
Infraestructura

Constructora en Sabaneta incumple a propietarios de locales 

La empresa de construcción Construloft aún no escritura los inmuebles, ni ha reembolsado el dinero a los inversores ni ha terminado el edificio.
Metroplús
Infraestructura

Deterioro en obras de Metroplús tras cinco meses de suspensión

El inacabado carril de buses en la calle 12 Sur, en la Aguacatala; la malograda estación San Pedro; el retrasado tramo en la carrera 43A, en Envigado. Obras sufridas,...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
4
Ciencia /

Relatividad Especial para el entendimiento de los profanos

Han pasado más de cien años desde que Albert Einstein publicó la teoría de la Relatividad Especial en...
5
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
6
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras