Mara Agudelo y su clamor en el tiempo

Autor: Lucila González de Chaves
28 noviembre de 2018 - 09:05 PM

Todos cuantos amamos la palabra hecha luz, verdad y armonía admiramos a Mara en quien el verso se hizo denuncia, confesión, hermandad, ternura, súplica, solidaridad.

Querer sentirlo, verlo y adivinarlo todo;

Tener la mente y llamas y los pies entre el lodo.

Con la lectura del último libro de la excelente poetisa Mara Agudelo, Clamores al atardecer, traigo a este presente, la anterior precisa definición del nunca olvidado poeta Guillermo Valencia, refiriéndose a José Asunción Silva, en su inigualable poema Leyendo a Silva. Encabezo esta columna con tan incomparable apreciación, porque Mara también es ese ser que define Valencia.

¿Se despide Mara? No lo sabemos. Leemos en su ofrenda: Clamores al atardecer llega a ustedes cuando me acerco a los 88 años [] He cumplido con amor y constancia mi vocación [] Va mi libro para los amantes del libro que aún quedan.

Lea también: Valores antioqueños, Mara Agudelo

Y en el primer poema, Mensaje, nos dice: “¡Oh, si pudiera dejaros / antes de mi partida, este yo positivo / que me invade, / esta resurrección que me transforma, / esta salmodia dulce que me exalta! / Este anhelo supremo de crear / y destruir / todo lo que no debe ser.

En El viaje, estas palabras hablan de desasimiento: Calzaremos de amor nuestras sandalias / y nuestros corazones. / De amor hasta la última pisada. / Hasta el último polvo en el camino. / ¡Después como cansados, / dejaremos el alma reclinada / en cualquier madrugada!

Todos cuantos amamos la palabra hecha luz, verdad y armonía admiramos a Mara en quien el verso se hizo denuncia, confesión, hermandad, ternura, súplica, solidaridad con los más humillados y ofendidos al decir de Dostoievski.

Muchos poetas y críticos califican su producción como Poesía de protesta. Pienso que poesía social, sí; pero no protesta, porque la ternura de Mara, la limpieza de su mirada, la elegancia y estructura de su lenguaje no le permiten posiciones desordenadas, ni gritos ni adjetivos desobligantes. Ella es una dama sensible que toca nuestros corazones, para que veamos y sintamos el gran dolor del mundo.

Retengamos por un momento estas líneas del libro citado: Si fuéramos guerreros /asaltaríamos el mundo en un instante / para buscar al hombre / y transformarle el alma; / para matar el hambre, y escribir / libertad por todas partes, / hasta que se arrodillen / las palabras.

Y, ¿ternura?, leamos: “¡Hermano campesino / pequeño dios agrario / corazón de montaña! / Hermano campesino, / niño de los trigales, / alumno de la hormiga / y las abejas / ¿cuándo veremos / nuestra patria limpia, / de malezas humanas?

Otras pruebas irrefutables de auténtica poesía son:

_ “… que los niños del campo griten que somos muchos, que el mundo es una granja de esperanzas…”

_ Si la patria es de todos / todos deben caminar a las aulas, / con un libro en sus manos / y una esperanza bajo el sol.

_ La realidad es otra / es esto que lastima que recorre la sangre / sube a la piel del alma y se asoma a los ojos / con un tinte de lila en la mirada.

_ Epifanio: hoy como ayer / Antioquia canta airosa / tu himno de alabanza / porque tanto dolor y tanto llanto / no han podido dar muerte a la esperanza.

_Te necesito, ¡ oh, Dios, te necesito / porque me queda grande esta tristeza; porque me duele ver tanta pobreza / que borrona tu Ser.

 Por eso afirmo que los versos de Mara están inspirados en todos nosotros, porque todos, todos, somos desposeídos, huérfanos de algo o de alguien... huérfanos de alguna presencia, de alguna palabra, de una mirada, o de posesiones; también de posiciones...

Aplaudo la libertad de la autora para estructurar su libro antológico. No necesitó asesores, ni amigos, ni buenos declamadores, o amables lectores. En el silencio de su alma y en el latir de su corazón, fue recogiendo las fulgentes joyas que hoy nos entrega en un libro elegantemente editado.

Le puede interesar: Dos grandes obras de la literatura japonesa. Un poco de historia

Despaciosamente, leo estos versos de Mara y reitero mi apreciación: ella detiene y analiza el pensamiento, lo soporta en la emoción y lo moldea, luego, en las palabras que le salen en tropel. Un tropel en donde nace su hermoso juego poético de las metáforas, de los símiles, de las personificaciones, de las paradojas

¡Mara y sus versos!

¡Presencia dolorosa del hombre sobre la tierra! Sufren los niños, los ancianos, los derrotados, los olvidados!

 Sufren los recuerdos y las nostalgias, los tiempos de la infancia y los de la ya larga experiencia vivencial. Sufrimos los lectores porque hacemos muy nuestras sus palabras que denuncian, atestiguan y se duelen

Su verso es, también, bello y sonoro cuando testifica su fraternidad con el ser ilusionado, soñador, expectante; con el que crea y ama.

¡Mara, poetisa colombiana, cargada de palabras palpitantes, armoniosas, significativas que nos plantean el dolor de existir, pero también nos entregan ternura, amor, anhelos y esperanzas!

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2018-11-29 15:45:01
Ay! Doña Lucila!, qué hermosura de palabras en sus manos alfareras.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Obra de arte Safo en Museo del Prado
Palabra & Obra

Cuando Safo no era poeta

La maestra Lucila González de Chaves discute a otras feministas que rechazan la voz poetisa para referirse a las mujeres escritoras de poesía.

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Cazamentiras /

Si no es información fidedigna del Vaticano, no crea en cadenas falsas

Las redes sociales son herramientas tecnológicas esenciales para la comunicación, sin embargo, en...
3
Columnistas /

El pos doc a la colombiana

Dentro de los temas de reforma que se le deben realizar a la Ley 30 de 1992, de educación superior, se le...
4
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
5
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall