Manuel Ancízar, el educador y su legado

Autor: José Hilario López
18 septiembre de 2019 - 12:00 AM

Son dos los principales legados de Manuel Ancízar: El espíritu civilista que caracteriza el liberalismo colombiano y su magisterio como educador, cuya obra culminante fue la fundación de la Universidad Nacional de Colombia, de la cual fue también su primer rector. Esto sin olvidar la  organización y puesta en marcha de la Comisión Corográfica.

Medellín

José Hilario López

Manuel Ancízar, nacido en Fontibón (Cundinamarca) en 1811, fue un destacado intelectual promotor en Hispanoamérica de la abolición de la esclavitud, la educación pública y laica, la libertad de cultos y la separación de la Iglesia y el Estado. En Colombia, entre otras realizaciones que se verán más adelante, participó como ideólogo en la expedición del Código Civil y revolucionó el periodismo y la literatura.

Sus padres, de origen vasco, a raíz del triunfo de los patriotas en la Batalla de Boyacá huyeron hacia Cuba, país éste todavía bajo el dominio español, donde el joven Ancízar estudió latín, filosofía y derecho en la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo, estudios que complementó con una extensa formación autodidacta. En 1837 participó en la conspiración secreta Cubanacán, que buscaba emancipar la isla de la corona española y en 1838 ingresó a las logias francmasónicas, hechos por los que fue perseguido y obligado a refugiarse en Haití y luego en los Estados Unidos, desde donde viajó a Venezuela a ejercer la cátedra de filosofía en el Colegio de la Independencia de Caracas, país donde además pudo desarrollar y difundir sus ideas como periodista y educador.

En 1845 la Nueva Granada nombró a Ancízar ministro plenipotenciario ante el Gobierno de Venezuela, para resolver asuntos limítrofes entre los dos países; un año más tarde fue llamado por el Presidente Tomás Cipriano de Mosquera y nombrado subsecretario de Relaciones Exteriores y Mejoras Internas,  para trabajar en el gran proyecto de construcción de una nación sobre principios racionales y científicos. Al llegar a la Nueva Granada, Ancízar encontró un país que dependía de una incipiente economía campesina y artesanal, a lo que se sumaba un elevado analfabetismo, una recurrente inestabilidad política y las pugnas entre las élites regionales. En ejercicio del cargo como subsecretario facilitó la inmigración de científicos y empresarios extranjeros, para la conformación de un grupo de avanzada, que se encargara de los estudios sobre la realidad nacional y de la posibilidad de aprovechar sus bienes naturales. Entre los inmigrantes llegados se destacaron Agustín Codazzi, Thomas Reed, José Éboli, Antonio Poncet, Carlos Segismundo de Greiff y Estanislao Zawadsky.

Lea también: Fin de la energía barata

Por otro aspecto desde su posición en el Gobierno de Mosquera, Ancízar promovió el ejercicio público de los cultos no católicos, la construcción de caminos, la navegación a vapor por el río Magdalena, fomentó las “carreras útiles”, los “estudios prácticos” y los conocimientos que contribuyeran a la explotación racional de los bienes naturales. También colaboró en la fundación de la Sociedad Filarmónica de Bogotá, la Academia de Ciencias y Bellas Artes, el Colegio Militar y la Escuela Práctica de Arquitectura. Así mismo impulsó la fundación del Instituto Caldas, como eje de un sistema público de enseñanza que estimulara la asociación de las elites ilustradas y de las regiones, creando una red cultural que unificara, dentro de la diversidad, intereses comunes, lo cual posibilitara el fomento de la producción agropecuaria e industrial del país y la capacitación de las bases populares en estos mismos oficios: todo un proyecto de nación, que desafortunadamente no encontró la respuesta requerida.

En 1849 Ancízar se desempeñó como director general de rentas durante el gobierno de José Hilario López y fundó la Sociedad Protectora del Teatro que ampliara la educación estética y modelara “el buen gusto” de los decimonónicos.  En 1850 fue nombrado secretario y principal ayudante de Agustín Codazzi en la Comisión Corográfica, encargada de levantar la cartografía del país, así como de inventariar los bienes naturales y el patrimonio cultural de la Nueva Granada y sus provincias. La  participación de Ancízar en la Comisión Corográfica fue tema de nuestra anterior columna.

Como empresario, en 1848 Ancízar introdujo en el país máquinas modernas y un grupo de impresores, dibujantes, pintores y litógrafos, con lo cual creo una empresa editorial y el periódico “El Neogranadino”, donde él mismo fue su redactor. Esta empresa, con su ilustrada y amplia divulgación de ideas progresistas, produjo una gran revolución cultural en el país, como veremos más adelante.

Entre 1852 y 1855 Ancízar permaneció en Ecuador, Chile y Perú, comisionado por el Gobierno Nacional, tratando de resolver asuntos relacionados con los límites territoriales y el trazado de fronteras, la navegación por el río Amazonas y sus afluentes, la colonización de las comarcas amazónicas y, en particular, la organización de un sistema de defensa e integración de los países suramericanos.

Además: Francisco de Paula Gómez Giraldo

El historiador Gilberto Loaiza en su libro “Manuel Ancízar y su época (1811-1882): Biografía de un político hispanoamericano del siglo XIX”, define la obra de Ancízar  como “la de un inspirador, organizador e iniciador de sociedades de ideas”. En nuestro concepto, son dos los más importantes legados de Ancízar a nuestra nación, a saber: 1) La formación del espíritu civilista que caracteriza el liberalismo colombiano, lo que significó romper con el talante militarista y caudillista que Mosquera le estaba imprimiendo a la colectividad, hecho que se materializó en la Convención de Rionegro de 1863, donde Ancízar, como convencionista y relator del texto constitucional, dramáticamente lo proclamó: “se legalizó el país”, y 2) Su magisterio como educador, cuya obra culminante fue la fundación de la Universidad Nacional de Colombia en 1867, de la cual fue también su primer rector. A esta magna obra de nuestro “Padre Alpha”, como lo llamaron sus contemporáneos y lo deberíamos seguir recordando los hijos de nuestra gloriosa Alma Mater, de manera muy somera, me referiré a continuación. Esto sin olvidar la  organización y puesta en marcha de la Comisión Corográfica.

Los orígenes de nuestra educación pública se remontan al General Francisco de Paula Santander, quien como Vice-presidente de la Gran Colombia creó la Universidad Central de la República, con sedes en Santafé de Bogotá, Quito y Caracas, de las cuales sólo logró consolidarse, aunque de corta vida, la primera de ellas. La llegada de los liberales radicales al poder permitió retomar el proyecto original de Santander, creando mediante la Ley 66 del 22 de setiembre de 1867 la Universidad Nacional de los Estados de Colombia, nuestra actual Universidad Nacional de Colombia (UN).

El proyecto universitario de los radicales buscaba reformar y democratizar la educación superior hasta entonces concentrada en instituciones religiosas, lo que se traducía en una sesgada orientación ideológica y además deficiente calidad académica, sobre todo en lo relativo a las disciplinas técnicas. Con la UN el Gobierno Nacional asumió el control soberano de la educación pública.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Disturbios en Chile
Columnistas /

Frenar desde ya a los vándalos y a quienes los dirigen

Crisantemos de exportación
Columnistas /

Manual de internacionalización para los gobernantes, en 700 palabras

Evo Morales
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Diosa Ratio
Columnistas /

No solo es teología

Números
Columnistas /

Cómo solucionar algunas dudas escriturales

Lo más leído

1
Columnistas /

Roy Barreras cruzó la línea roja

Ese político transformó deliberadamente una matanza de niños propiciada por las Farc en una carnicería...
2
Política /

Así ganó Aníbal Gaviria

El gobernador electo ganó en las nueve subregiones, en 96 municipios y empató en uno.
3
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
4
Artes Plásticas /

La peregrinación de la bestia y por qué no fue un ritual satánico

La acción performática La peregrinación de la bestia fue mal entendida por algunos ciudadanos de...
5
Columnistas /

Un escándalo para neutralizar la superioridad aérea

La muerte de cualquier menor en un bombardeo es deplorable, pero no es culpa del Estado sino de quien lo...
6
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Al lector solo le digo que no coma más cuento, y le sugiero que haga un saludable ayuno de insultos para...