Manguala de futbolistas

Autor: Ramón Elejalde Arbeláez
25 mayo de 2019 - 09:06 PM

Es necesario que las directivas tomen los correctivos del caso y que los futbolistas adquieran conciencia de que su principal misión es llevarles alegría a los parciales de un equipo

Medellín

Ramón Elejalde Arbeláez

Se ha vuelto costumbre en el fútbol profesional la conformación de sindicatos de futbolistas que tiene por objeto sacar a los técnicos que les resultan incómodos por cualquier circunstancia. Aquí sacan a un técnico exigente, allá uno para poderle abrir campo a algún compadre de los futbolistas que quiere encontrar trabajo a costa del de su compañero de profesión. Son pues variadas las razones que mueven a los futbolistas a formar mangualas para hacerles cajón a sus entrenadores.

Lea también: Los contrastes del DIM

Esa perniciosa costumbre, en ocasiones aupada por barras y directivos de los equipos, está dando al traste con la disciplina que debe regir en estas instituciones y lleva a que los técnicos exigentes o desaparezcan del escenario o tengan que plegarse a los dictados de sus dirigidos, lo que en cualquier caso es una calamidad para el fútbol profesional.

Pero si existen sindicatos para quitar técnicos, también surgen para sostenerlos. Lionel Messi reclamaba esta semana que Ernesto Valverde Tejedor, su entrenador, debía seguir. Es muy usual que esos jugadores de renombre no requieran de armar sindicatos para quitar o poner entrenadores y que sus condiciones de excepcionales futbolistas los lleven a valerse por sí mismos y a exigir sin requerir compañeros.

Existen equipos, donde jugadores mañosos, con liderazgos dudosos, que se perpetúan en ellos, viven en permanente inestabilidad y los técnicos desfilan sin que alguno de ellos pueda sostener un proceso serio y estable. Es increíble que los directivos de los equipos y de las organizaciones que los dirigen poco o nada hagan por extirpar el mal. El futbolista puede y debe agremiarse para defender su profesión, para exigir mejoras salariales y estabilidad en su trabajo y aun para presionar la salida de un técnico irrespetuoso, acosador, violador de sus derechos fundamentales, pero hacerlo por simple gusto o para pedir que no se imponga disciplina o que no se cumplan las normas o para que se saque a un entrenador para que pueda entrar el que ellos quieren es un despropósito que todos los días habla mal de un deporte que siguen multitudes.

Las barras de los equipos, como promotoras de apoyos y motivadoras, son bienvenidas. Los equipos las requieren y ellas les dan colorido y alegría a los partidos de fútbol. Pero no puede suceder que ellas también se conviertan en grupos de presión para que los directivos hagan o tomen las decisiones que ellas quieren. Hace unos pocos días, un programa radial, relataba que una poderosa barra del Independiente Santafé había pedido la salida de nueve de sus jugadores y que días después la directiva había salido de diez, donde se encontraban todos los del listado de la barra. ¿Coincidencia? ¿Sumisión? Vaya uno a saberlo.

Le puede interesar: El fútbol, pasión de multitudes

Es necesario que las directivas tomen los correctivos del caso y que los futbolistas adquieran conciencia de que su principal misión es llevarles alegría a los parciales de un equipo y no parar su actividad para lograr otros objetivos.

Cualquier parecido …

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Carlos
Carlos
2019-05-27 06:26:33
Muy cierto don Ramón. Caso concreto en el Junior de Barranquilla donde mandan los que pisan la gramilla. El equipo más caro de Colombia, 2.5 veces más que el Nacional y con pésimo rendimiento. Un favor me puede regalar el dato sobre quién hizo la ilustración de su foto, gracias.
Edgar
Edgar
2019-05-26 08:16:31
Cualquier parecido con la salida del técnico Autuori del Nacional, es pura coincidencia? Y no sobra mencionar el poder que tenía James Rodríguez en el combinado nacional, cuando se sabe a voces que él vetaba a algún jugador para jugar y, en cambio, Néstor Pékerman debía colocar alguno de la predilección de James. Así es.

Destacados

Trabajo campesino
Columnistas /

¿Feliz día del campesino?

Heiner Parra
Ciclismo /

Heiner Parra coronó La Línea y sacudió la general de la Vuelta

Joyería antioqueña
Columnistas /

El opaco brillo de nuestra joyería

Elecciones en Colombia
Columnistas /

¡Juego limpio, señores!

Luis Almagro en la Asamblea de la OEA
Columnistas /

La OEA y el panamericanismo de nuevo calumniados

Artículos relacionados

Debe continuar Pékerman
Columnistas

Debe continuar Pékerman

¿Cuál la razón para no renovarle el contrato? No se observa claro el argumento

Lo más leído

1
Política /

“No soy el de Fico ni el de Uribe”

Confesiones políticas del aspirante a la Alcaldía de Medellín, Daniel Quintero, quien explica cuál es...
2
Política /

Voy a ganar de una: Valderrama

Así piensa Juan David Valderrama, el primo de Sergio Fajardo, quien se muestra muy seguro que de un solo...
3
Columnistas /

Nido de ratas

¿Había en realidad algún argumento valedero que justificara la equivocada actuación de los...
4
Cazamentiras /

Cadena de WhatsApp que pide donar sillas de ruedas es falsa

Un mensaje en el que se ofrece entregar sillas de ruedas a niños con parálisis cerebral de manera...
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Columnistas /

Ciudades Innovadoras, ciudadanos viejos

En 1930, la edad promedio de vida en el mundo era 32 años, que es como la nueva adolescencia de la...