Los partidos piratas

Autor: La Urna Abierta
5 noviembre de 2019 - 12:01 AM

Estos partidos piratas se encuentran distribuidos principalmente en Europa, pero su influencia es global. Sus ideales antisistema, ecologistas, de Ética Hacker y de libertad de expresión seducen cada vez a más votantes.

Medellín

Por José David Barrera González

Para nadie es un secreto que los partidos políticos, sobre todo los más tradicionales, están enfrentando un duro proceso de crisis. Sus votantes, que antes eran fieles y lograron mantener su hegemonía por muchos años, cada vez son menos. Además, lo que antes se presentaba como la fuerza popular, o la elección ciudadana por excelencia, ahora es, para una extendida mayoría, sinónimo de decadencia política y de viejos valores que no van al caso en el mundo moderno día a día más agitado.

Lea también: Criterios de elección

En la actualidad es más común ver en las elecciones movimientos políticos nuevos y candidatos que se lanzan por firmas, que candidatos de los partidos tradicionales. Inclusive, es corriente que los movimientos creados a partir de firmas terminen anexando en sus campañas a los partidos que, desesperados, o a cambio de un favor político o monetario, creen alianzas a veces extrañas, con tal de obtener influencias en el poder. Sucede que partidos que toda la vida han sido enemigos le den el mismo aval al candidato independiente de un movimiento por firmas, terminando ambos en una coalición que resulta para muchos, extraña, pero que logra llamar la atención de algunos votantes.

No obstante, esto no es suficiente para la ciudadanía, que, en su derecho de ejercer el sufragio, se organiza en nuevos movimientos políticos y sociales de causas mucho más específicas en cuanto a sus intereses. Así nacen los partidos obreros de distinta índole, los movimientos de mujeres, de profesores o los partidos verdes de los ecologistas con tendencias izquierdistas. Y en un mundo cada vez más globalizado, aparecen los movimientos que defienden la libertad y los derechos civiles en internet. Es así como aparecieron en Europa, a mediados de la década de los 2000, los partidos piratas. Este movimiento, convertido en un gran partido con filiales en muchos países del mundo, surgió en Suecia con el objetivo de defender la libertad de prensa, la privacidad en internet, y el compartir archivos de manera gratuita e ilimitada para difusión de entretenimiento y de conocimiento para todos sin importar el género, etnia o raza. Sus enemigos son las leyes de derechos de autor y aquellos que buscan patentar y censurar el manejo en la web.

Estos partidos piratas se encuentran distribuidos principalmente en Europa, pero su influencia es global. Sus ideales antisistema, ecologistas, de Ética Hacker y de libertad de expresión seducen cada vez a más votantes. Recientemente lograron consolidarse en Islandia con el 10% de los escaños en el parlamento, y, en algunos países del viejo continente, como en Ucrania, República Checa o Alemania, cuentan con una creciente representación y apoyo que varía entre el 2 y el 10% de los votos, además de contar con un diputado en el Parlamento de la Unión Europea. Un apoyo que, aunque minoritario, demuestra que los movimientos sociales son la respuesta natural de una ciudadanía que cambia constantemente. Los intereses de los ciudadanos no son los mismos cada década, y los partidos tradicionales muchas veces no logran adaptarse a los nuevos tiempos. Cada vez más en todo el mundo estos partidos se ven superados por nuevos movimientos sociales que, aunque no logran volverse partidos de masas, pues sus intereses son, en su mayoría, muy específicos y no logran incluir a toda la población, logran conseguir el apoyo suficiente para ser tenidos en cuenta como una opción válida para los votantes. Sin embargo, y a pesar de esto, los partidos jóvenes surgidos de movimientos sociales van demostrando poco a poco que los partidos no han sabido adaptarse a las necesidades y exigencias de la siempre cambiante y multifacética población, más global y más consiente.

Hoy hay mayor variedad a la hora de escoger a quién darle el voto, tanto en tendencias liberales o conservadoras. Los partidos tradicionales podrán seguir existiendo, pero su poder e influencia no es el mismo de antes. Ni siquiera en el caso de los conservadores, pues también surgen en el mundo moderno partidos nacionalistas y movimientos religiosos radicales con ideas que hace tiempo fueron desechadas por los conservadores tradicionales. Estos movimientos de ultraderecha también son válidos en el sentido de que representan los ideales del grupo que se organiza para defenderlos, al ser este un derecho que tienen en los Estados modernos.

Lea también: Responsabilidad individual y ciudadana

Hay cada vez más debate en los parlamentos, concejos y asambleas del mundo, pues los movimientos que logran uno o varios escaños, empiezan a buscar coaliciones para generar pesos o contrapesos en los debates, además de no afectar mucho la gobernabilidad. Se vuelven a veces complicados los debates, y se puede ver como un candidato en elecciones tiene el aval de tanto movimientos nuevos como de partidos tradicionales, demostrando la realidad de la política actual: una ciudadanía cada vez más compleja y de tendencias hacia ideales específicos.

* Estudiante de filosofía, Universidad de Antioquia

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Amenazas a líderes sociales
Columnistas

Defensores no defendidos

Es lamentable que el presidente parezca hacerse el ciego sobre los asesinatos que ocurren continuamente

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
3
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
6
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...