Las lógicas del peatón

Autor: Darío Ruiz Gómez
12 junio de 2017 - 12:06 AM

Decimos recorrido en tanto interiormente nos estamos reconociendo a nosotros mismos como hijos de la familia humana

La persona que camina va estableciendo lo que Charles Moore califica como hitos en un recorrido, es decir, los lugares en que, inconscientemente, el cuerpo se detiene porque hay siempre un lugar preferido, porque se busca conversación, y, ya cargado de nuevas palabras, reanudar el camino hacia la dirección trazada. Los diseñadores urbanos hacen dibujos abstractos que de inmediato el caminante pone en entredicho cruzando por donde la lógica del terreno lo dicta, de manera que a los días se logra distinguir en el césped el trazo del verdadero sendero consagrado por la lógica del peatón. Uno buscaba los recorridos que había llegado a amar, escogencia que se basaba en la calidad de la calle, en el misterio que establece siempre una alta tapia coronada de veraneras, o en las calles dominadas por la actividad del comercio con sus más variopintos actores, los choferes, los bulteadores, los que siempre están obstaculizando el paso, los payasos que ofrecen mercancías, las señoras que buscan las rebajas. La definición de calle nace de esta escogencia vivencial en la cual están involucradas las imágenes que nos dieron el cine, los libros, decimos recorrido en tanto interiormente nos estamos reconociendo a nosotros mismos como hijos de la familia humana. La famosa Carta de Atenas en la cual se detallaban las medidas y las condiciones a tener en cuenta para que un poblado se transformara en una ciudad, cometió el terrible error de considerar la calle como un trazo recto que une dos puntos entre sí como si la calle se limitara a cumplir despiadadamente una función estricta, olvidando que entre A y B se dan, mientras caminamos, infinidad de opciones como el encontrarnos con un amigo a quien hace años no veíamos e invitarlo a tomar una cerveza, como el observar un piquecito de fútbol de niños o mirar quedamente la tarde, actividades no reducibles por el estéril racionalismo de un urbanismo sin alma o como sucede en el Medellín actual, a una salvaje improvisación que ha sido capaz de ir destruyendo las aceras, la escala necesaria de los parques, matando calles sin piedad alguna.

Lea también: Defensa de los parques y las aceras

 

Con clarividencia el urbanismo y la Planeación en la Alcaldía del Dr. Ignacio Vélez Escobar en 1968 replanteó las aceras como elemento urbano indispensable en una Medellín moderna. Si ya el Plan Regulador había sabido dar respuesta a estas necesidades en barrios tradicionales como La América creando en Laureles y El Estadio una malla urbana moderna a escala siempre del peatón ¿Qué catástrofe sucedió a nivel de estos conceptos para que en las dos últimas décadas el peatón haya sido ignorado trágicamente? Las estadísticas nos dicen que cerca de 150 peatones mueren al año atropellados en calles mal señalizadas, invadidas por un enloquecido tráfico vehicular y no hablamos de quienes sufren amputaciones y quedan inválidos para siempre, la cifra es espeluznante y pone de presente lo que supuso desde entonces la fetichización del vehículo, la privatización del transporte público, una mediocre burocracia y la ausencia agresiva de un replanteamiento de las aceras para racionalizar la circulación impidiendo las agresiones al peatón quien, bajo la ideología del progreso, quedó abandonado a su suerte, convertido en un paria en la ciudad que sólo él define. 

Lea también: Vida urbana espacio público
 

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2017-06-14 08:37:37
La lógica dice que un perro que se atravieza en la carretera viola la ley de la carretera y sale atropellado o muerto. ¿Un urbanizador tiene lógica cuando urbaniza para los vehículos y en nada para el peatón? primero es el peatón, pero eso no le interesa al sistema mercantilista que gobierna a la sociedad; con la gravedad de que dicen muy horondamente "Los hombres pasan, las instituciones quedan" es decir es mas importante la muerte que la vida, porque las instituciones solo han demostrado traer muerte.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Latinoamérica /

Supuesto atentado contra Maduro se habría realizado con drones

El ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, afirmó que el supuesto atentado dejó siete...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
6
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...