La paz es más que una banda de narcotraficantes

Autor: Juan Manuel Galán
2 septiembre de 2019 - 12:01 AM

Me pregunto: ¿vamos a acabar con la esperanza de 45 millones de colombianos por tres cabecillas de las Farc que reinciden en la guerra? ¡No!

Bogotá

Juan Manuel Galán

En un video, que al parecer fue grabado con anterioridad, alias “Iván Márquez”, “Jesús Santrich”, “El Paisa” y otros exnegociadores de las Farc, reaparecieron en la clandestinidad -al parecer en Venezuela- para anunciar la creación de una nueva guerrilla, según ellos, ante el incumplimiento del Gobierno Nacional en la implementación del Acuerdo de Paz.

Lea también: Así vamos en la paz

https://www.elmundo.com/noticia/Asi-vamos-en-la-paz/371215

Los congresistas del naciente partido Farc, que anunciaron cambio de nombre de esa colectividad, desaprobaron las declaraciones de sus excompañeros, pidieron perdón por ello y fueron contundentes al señalar que el 90% de los excombatientes siguen comprometidos con el proceso de paz.

Las cifras no son las mejores. Solo el 1.9% del Plan Marco para la Implementación del Acuerdo Final se destina para el punto del fin del conflicto, donde se desarrollan la implementación y la reducción de las apropiaciones presupuestales entre los años 2017 y 2018. A pesar de esto, la esperanza sigue viva. Cerca de 13.000 exguerrilleros hoy no están disparando un arma sino estudiando, emprendiendo y aportando a la sociedad. El 98% está bancarizado, el 77% cotiza para pensión y otro 98% recibió beneficios económicos del Acuerdo.

Me pregunto: ¿vamos a acabar con la esperanza de 45 millones de colombianos por tres cabecillas de las Farc que reinciden en la guerra? ¡No! Debemos persistir, por respeto a las víctimas, por la Colombia olvidada, por el campo sin Estado y sin oportunidades, por los desmovilizados que han cumplido, por nuestras familias y por la esperanza de un país entero que ha sufrido el horror de la guerra.

Le puede interesar: El estado de opinión

https://www.elmundo.com/noticia/El-estado-de-opinion/376852

Es el momento de respaldar la institucionalidad, de unirnos como colombianos hacia la búsqueda de una convivencia libre y en paz, lejos del odio y la polarización. Los buenos somos mayoría y con seguridad vamos a superar esta crisis. Como dijo Luis Carlos Galán: “En estas nuevas circunstancias no podemos seguir viviendo como si fuéramos una nación a punto de perecer todos los días”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Reclamantes de tierra
Columnistas

Palabras que matan

Organizaciones criminales -grupos paramilitares, clan del golfo, disidencias de las Farc, milicias del Eln, rastrojos- tienen agobiado al país. El Gobierno Nacional...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Urbanismo /

Medellín continuará con la cuarentena los fines de semana  

Como lo había anunciado previamente el alcalde Daniel Quintero, la ciudad continuará con la “cuarentena...
4
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
5
Palabra & Obra /

La trova y la copla Ñito Restrepo

La maestra Lucila González de Chaves invita a conocer clásicos de la poesía popular, como el antioqueño...
6
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall