La otra clase de subversivos

Autor: Fabio Humberto Giraldo Jiménez
1 octubre de 2019 - 12:04 AM

Es también el ambiente propicio para el despliegue de la megalomanía y una estrategia muy eficiente para un partido político que tiene afán de copar ya no solo al gobierno sino al estado completo

Medellín

Fabio Humberto Giraldo Jiménez

La propuesta de un senador del partido Centro Democrático apañada por otros nueve copartidarios para que mediante reforma a la Constitución se amplíe la capacidad del referendo para anular sentencias de la Corte Constitucional parece inviable hoy pero puede no serlo mañana si persiste el fuego de fusilería con el que ese grupo político intenta deslegitimar las decisiones que toma el máximo tribunal constitucional en asuntos que son contrarios a su ideología política (Sentencias sobre blindaje constitucional del Acuerdo de paz, constitucionalidad de la JEP, libertades civiles e individuales) y si continua el fuego de artillería con el que ese mismo grupo vilipendia a la Corte Suprema de Justicia por decidir sobre asuntos que involucran a algunos de sus miembros, incluido su líder principal y el mismo proponente. Ya es la segunda vez que ese grupo insiste en la misma propuesta. E irá por más, aunque ésta no pase.

Lea también: La personalidad de las constituciones

El contenido de esta especie de “cometa” que por ética pragmática apenas está entreabriendo la puerta del clóset y que solo por razones estratégicas no ha recibido completo apoyo de otros colegas del proponente, hace parte de una ideología política que pretende invertir la supremacía del derecho sobre la política, puesto que al asignarle funciones de tribunal constitucional a la veleidosa masa de votantes generalmente inducidos por las “tecnologías del yo” en las que son sapientísimos trapisonderos los líderes políticos, convierte a la Corte Constitucional en una asamblea popular y a ésta en tribunal constitucional, convierte al poder constituido en poder constituyente que es, supuestamente, lo que critica de la corte: que es demasiado constituyente.

El argumento explícito en esta propuesta es que hay una crisis de legitimidad de la legalidad asignada a las cortes. Y es parcialmente cierto. Pero no por las razones que se aducen para justificarla ni mucho menos porque las resuelva. Es una falacia que no creo ignorante sino maliciosa porque es un uso sesgado y malintencionado de la crisis de legitimidad del sistema de justicia colombiano. Parece más una de esas crisis fabricadas a la medida del que quiere solucionarla, como una “quiebra padentro”.

Esa crisis real o ficticia es el argumento de partida para que una vez convertido en estado de excepción o situación extraordinaria justifique un derecho extraordinario, excepcional y urgente o, más radicalmente, otra clase de derecho y otras instituciones.

De esta manera se llega a una especie de democracia asamblearia en la cual el derecho constituido queda disponible para la política de tal manera que las instituciones funcionan como si estuvieran en estado de “asamblea permanente” o en “modo electoral” continuo. Y estos son los prolegómenos de una revolución o de un gobierno populista.

La idea de que la crisis solo puede ser resuelta acudiendo a una soberanía sin limitaciones jurídicas pero con potencia política, como la que tendría un líder carismático, es el “mensaje vergonzante” o el argumento implícito de esta propuesta de reforma a la Constitución. Y aunque podríamos acudir al antecedente del Leviatán hobbesiano, tenemos otro más cercano, tal vez más patético, en las teorías sobre la excepción y la soberanía de Carl Schmitt.

Más allá de que Schmitt haya sido nazi o que su ideología jurídica haya justificado la excepcionalidad que malogró la república de Weimar -la primera en Europa después de la de Querétaro en México, en agregar al estado de derecho del liberalismo clásico el estado social de derecho del liberalismo social-, lo que llama la atención es la reedición de sus conceptos de excepción y de soberanía que en su época trastearon la república y que ahora usan los populismos con la misma intención.

La soberanía o el poder de decisión definitiva de Schmitt es extrajurídica. Y es así porque el estado de excepción excede el derecho constituido. No es que desconozca la normatividad, sino que la considera eficiente solo para la normalidad. Por eso critica al positivismo kelseniano. Y entre el Tratado de Versalles (1919), la república de Weimar (1919-1933), el tercer Reich de Hitler (1933-1945) y la segunda guerra mundial (1939-1945), sí que hubo anormalidad.

Su teoría de la excepción y de la necesidad de un soberano extrajurídico potente que la solucionara y que el nacionalsocialismo exacerbó e indujo hasta el límite con propaganda y violencia oficial y oficiosa, alfombró el triunfo electoral del nazismo, el derrumbe de la república de Weimar, la instauración del Tercer Reich, el poder totalitario del Hitler y la segunda guerra mundial.

Bien se ha dicho que la teoría del derecho de Kelsen, el gran contradictor de Schmitt de tendencia socialdemócrata, parece diseñada para sociedades normales porque el poder constituyente que le asigna a la soberanía popular, con todo y que sea un recurso excepcional, es un poder limitado e “incluido” para evitar la tiranía de las mayorías y de las minorías y para controlar las tribulaciones de la sofística basada en la manipulación de las pasiones y de las ignorancias que puede conducir a diluir la nación y a convertir un pueblo en masa. Y tan limitada es la soberanía popular como el poder excepcional que se puede asignar al estado por medio del ejecutivo en los estados de excepción y de conmoción que requieren medidas extraordinarias pero no extrajurídicas. Ni la declaración de la excepción, ni el poder para resolverla, ni la soberanía popular son extrajurídicas. De Kelsen acá hemos avanzado mucho en alternativas para juridizar situaciones extraordinarias. El derecho en la guerra y la justicia transicional son evidente progreso del control del derecho sobre la política, es decir, de la primacía del primero sobre la segunda aun en los casos excepcionales.

Le puede interesar: La Corte o la calle

Pero para el realismo jurídico político y específicamente para Schmitt esta teoría resulta demasiado estrecha para solucionar realidades sociales y políticas que desbordan el marco jurídico y por ello acude a la soberanía extrajurídica entendida como poder de decisión en la excepción. Esta es una teoría propia de revolucionarios profesionales sitúense a la izquierda o a la derecha. Esta es la teoría de la guerra, no de la política. Es catastrófica.

Pero es también el ambiente propicio para el despliegue de la megalomanía y una estrategia muy eficiente para un partido político que tiene afán de copar ya no solo al gobierno sino al estado completo y puede explicar en parte la incomodidad del gobierno actual con su propio partido, porque el ejercicio gubernamental exige normalidad pero su partido de apoyo -que parece de guerreros- vive en anormalidad permanente, en estado de incesante crispación política, en crisis irredenta y en estado de insomnio electoral que hace que ni duerma ni deje dormir. Como si el gobierno conviviera con dos soberanías en conflicto, la del Doctor Jekyll y la de Míster Hide.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-10-01 18:38:11
Jummmm. La Corte Constitucional, casi en pleno, es una horda de pícaros,y éste columnista pareciera hacerles venia hasta el suelo. Jummm

Destacados

Emilio Archila
Columnistas /

Emilio Archila y la nueva vieja guerra contra las drogas

Universidad
Columnistas /

Universidad y sociedad

Alberto Rojas Ríos
Columnistas /

Sobre las sesiones virtuales

Desconfinamiento
Columnistas /

Más preguntas que respuestas

Logo EPM
Columnistas /

EPM es sagrada

Artículos relacionados

Fouché y Talleyrand: dos pícaros con suerte
Columnistas

Fouché y Talleyrand: dos pícaros con suerte

En la política hay pícaros cuya moralidad no se restringe a la vida privada, al negocio y a la calle sino que coloniza la vida pública, política e institucional....

Lo más leído

1
Urbanismo /

La pandemia empelotó la ciudad

Los muros invisibles, los abismos de la inequidad y otros dolores de la urbe
2
Columnistas /

EPM es sagrada

Esta propuesta de modificación del objeto social de EPM es innecesaria, inconveniente, peligrosa y...
3
Palabra & Obra /

Jaime Ocampo, su vida entre la música y la educación

Nacido en el barrio Manrique de Medellín, Jaime Ocampo conoció el rock n roll por su padre y el metal por...
4
Columnistas /

La intolerancia de los intolerantes

La madurez de los antiguos revolucionarios que dieron su vida por una causa se ha transformado entonces en...
5
Palabra & Obra /

Un día de trabajo

Cuento de trabajadores y jefes, con una nota de suspenso, que Memo Ánjel regala a los lectores de EL MUNDO
6
Salud /

Covid-19 se acelera en Antioquia con 627 nuevos casos a 10 de julio

Con la cifra más alta hasta el momento de nuevos contagios, el departamento elevó a 8.451 el acumulado de...