La madre selva

Autor: Carlos Arturo Soto Lombana
27 agosto de 2019 - 12:04 AM

Un daño irreparable está ocurriendo en la selva amazónica

Medellín

Carlos Arturo Soto Lombana

Cerca de dos millones de hectáreas de selva tropical han sido consumidas por el fuego con la complicidad de un gobierno que se hizo elegir con el compromiso de arrasar la Amazonía. De algo que los suramericanos nos sentíamos orgullosos era que en nuestras manos estaba el pulmón del mundo; la reserva más importante en biodiversidad (flora, fauna y humana) del planeta. En un abrir y cerrar de ojos se le ha propinado a la amazonia un golpe mortal que tendrá implicaciones aún desconocidas sobre el equilibrio natural del planeta.

Lea también: ¡Pura vida!

Este golpe a la biodiversidad nos debe llamar la atención sobre el compromiso del Gobierno Nacional, en relación con la meta en deforestación en Colombia consignada en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (no en unos pocos días pero sí a lo largo de estos cuatro años) cercana a las 800 mil hectáreas. Comparando las dos naciones en su tamaño, Colombia y Brasil, la meta en deforestación del gobierno colombiano es más agresiva contra la naturaleza que lo que estamos viendo por estos días en la amazonia brasileña.

Si para algo sirve lo que está sucediendo en la Amazonía brasileña es para crear conciencia del poder destructor del hombre sobre los hábitats de diferentes especies nativas (flora y fauna) y comunidades indígenas, que están siendo forzadas a migrar y dejar su territorio para que “los colonos” ingresen y conviertan lo que hoy es selva en tierras para la agricultura, la cría de ganado, la explotación de minerales e hidrocarburos. Cambiar la selva por territorios para la explotación industrial y empresarial está en la órbita de empresarios y políticos que consideran que de esta manera se propicia el desarrollo y la generación de riqueza.

Desde hace varias décadas estamos experimentando el impacto de la deforestación y perdida de nuestra biodiversidad en los contextos local y global, ocasionada por el estilo de vida que “el mundo civilizado” ha construido, fundamentado en la explotación descontrolada de los recursos naturales. Las comunidades ancestrales han logrado un acumulado de conocimiento sobre el uso de los recursos y la relación con la naturaleza. Estas comunidades, dependiendo del hábitat en donde viven, han configurado sistemas de creencias alrededor de los conceptos de madre tierra, padre rio, o madre selva.

El “mundo desarrollado” debería volver sus ojos a las culturas ancestrales, representadas en las comunidades indígenas, pueblos que han demostrado una relación de respeto y uso sustentable de los recursos que proporciona la naturaleza. Estas comunidades indígenas tienen sistemas avanzados de conocimientos y han logrado avanzar en propuestas de formación de sus pueblos alrededor de la Pedagogía de la Madre Tierra, como la que se desarrolla en la Universidad de Antioquia, o los programas sobre el Buen Vivir o la Revitalización de la Madre Tierra que actualmente ofrece la UAIIN (Universidad Autónoma Indígena Intercultural) en Popayán.

Le puede interesar: 25 años después se reactiva la Misión de Sabios

Estamos a tiempo de salvar a la Madre Selva de esta destrucción desenfrenada, que al mismo tiempo representa la destrucción de la vida en nuestro planeta.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-08-27 08:13:31
Eso sueno muy bién, pero métales esa idea a los que, por ejemplo, comen carne todos los días, a toda hora, a los que gustan (gustamos) de muebles de madera. Eso es lo que "obliga" a crear más potrero, a arrasar con los árboles. Tenemos qué cambiar de cultura, comenzando con nosotros y nuestro entorno.

Destacados

María Fernanda Suárez
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Marchas de estudiantes
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

Marcha de 2018
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Peter Singer
Columnistas /

Enemigos de la dignidad humana

Protestas en Chile
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

Artículos relacionados

La Educación y cuarta revolución industrial
Columnistas

La Educación y cuarta revolución industrial

Repensar los desafíos actuales y futuros de la Educación es una forma de pasar revista sobre la pertinencia de la Ley General en la actualidad.

Lo más leído

1
Política /

¿Y 20.000 votos de dónde? 

Aproximaciones a las causas que pueden explicar cómo la concejal Nataly Vélez logró sacar en las urnas...
2
Política /

La curiosa coincidencia de la nueva Asamblea

Los siete primeros renglones sacaron las mayores votaciones de sus partidos, mientras que los mismos...
3
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

La ciudadania quiere el cambio y se expresa marchando
4
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

A la pobreza consuetudinaria, se suma la indolencia también consuetudinaria de gobiernos que simulan ser...
5
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Contra las expectativas creadas por la Constitución de 1991, la democracia colombiana -la política y la...
6
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Aún no se logra un equilibrio entre hombres y mujeres dentro del sector minero que tanto aquí en Colombia...