La gran mentira del voto electrónico

Autor: Nacho
20 enero de 2020 - 02:47 PM

El experto electoral antioqueño, el expresidente del CNE, Guillermo Mejía Mejía, alertó sobre las funestas consecuencias de la adopción en Colombia del voto electrónico y advirtió que hay firmas en el exterior y personas en el país interesadas en ese sistema, no como una solución real y confiable, sino por el jugoso negocio en dólares.

Medellín

El voto electrónico es tan de alto riesgo como sistema electoral transparente, que hasta el propio Bill Gates advirtió que para lo último que se debe utilizar la informática es para unas elecciones.

Esta opinión de este multimillonario magnate empresarial, informático y filántropo estadounidense, cofundador de la empresa de software Microsoft, la cita el estudioso en temas electorales Guillermo Mejía Mejía para armar un gran debate nacional sobre la inconveniencia o la trampa histórica que significaría utilizar en Colombia esa tecnología, que no resuelve el fraude en los resultados electorales.

Este perito llegó a esas conclusiones tras un largo análisis de las fracasadas experiencias mundiales del voto electrónico, que ahora quiere promover equivocadamente el nuevo registrador nacional Alexander Vega.

¿Cómo recibe la designación del nuevo registrador nacional, sobre todo su anuncio de impulsar el voto electrónico?

El nuevo registrador nacional ha venido anunciando tres proyectos de los cuales dos me parecen muy buenos y otro extremadamente malo. Los primeros hacen relación con la identidad de las personas: uno la posibilidad de obtener el registro civil de nacimiento por internet sin necesidad de acudir a la Registraduría o a las notarías y el otro la posibilidad de tener un duplicado de la cédula electrónico y válido de tal manera que la pérdida de este documento dejaría de ser un dolor de cabeza por lo demorado del trámite.

El otro proyecto, que me parece fatal, es la implantación en Colombia del voto electrónico. Existe una creencia equivocada en muchas personas que piensan que con el voto y el escrutinio electrónico se acaba el fraude electoral y eso no es cierto. Al contrario, la posibilidad de fraude se incrementaría pues no existe la facilidad para que el ciudadano medio vigile el voto y el escrutinio, ya que estos actos estarían encriptados en la llamadas “cajas negras” y el secreto del voto desaparecería porque los sistemas están en capacidad de identificar al votante y el sentido de su voto simplemente si al software se le agrega una secuencia que permita saber la hora, el orden de la votación y desde luego el candidato. Mientras depositemos el voto en papel doblado en una urna y podamos contar manualmente las tarjetas electorales o “tarjetones” estamos a salvo de los hackers.

Guillermo Mejia

El experto electoral, Guillermo Mejía, cuestionó la implementación del voto en blanco en Colombia.

¿Pero el registrador habla de un voto mixto, electrónico y manual, esto soluciona o no el alto riesgo del voto electrónico?

Una de las tecnologías que existen en el mercado es la llamada TouchScreen o impresión del voto. Este modelo tiene una pantalla táctil que le permite al elector realizar la marcación de su candidato y dispone, además, de una impresora para imprimir el comprobante del voto.

Una vez termina la votación el sistema automáticamente genera e imprime el acta parcial del escrutinio de mesa con los votos por cada candidato, partido y el número de sufragantes. Por eso el registrador la llama mixta dizque porque el voto de todas maneras queda impreso. Solo pongo un ejemplo: cuando vas a imprimir un documento en tu impresora de la oficina o de la casa el computador te indaga sobre cuántas copias necesitas. Pregunto ¿no se puede hacer lo mismo con una de estas máquinas? ¿Programarlas para favorecer a determinados candidatos? Para eso son las “cajas negras” para encriptar lo que el desarrollador de software quiera.

¿Las experiencias mundiales del voto electrónico han sido desafortunadas y los países que lo tienen están regresando a otros sistemas?

En Europa han regresado al voto en papel Irlanda, Holanda, Finlandia y Alemania, que no son propiamente países atrasados tecnológicamente, por los inconvenientes que el voto electrónico presentó al momento de los escrutinios. El registrador dice que en Alemania no prosperó el voto electrónico porque faltó mucha divulgación de sus bondades entre la población, pero esa no fue la causa. La causa fue una sentencia del Tribunal Constitucional Federal, Corte Constitucional entre nosotros, del 3 de marzo de 2.009, en la cual este órgano jurisdiccional prohibió este mecanismo electrónico de escrutinio electoral con el argumento de que ni los órganos electorales, ni los ciudadanos que asisten para vigilar los resultados electorales pueden comprender si los votos válidos emitidos han sido adjudicados correctamente. Un testigo electoral, común y corriente, no está en capacidad de certificar que el resultado que dio la máquina es el correcto.

Voto

¿Entonces el voto electrónico se puede considerar como una trampa digital para la democracia electoral?

No es sino mirar el caso venezolano denunciado por la firma Smarmatic que era la que proveía los equipos para las elecciones en ese país. Esa empresa, que se fugó de Venezuela y ahora tiene su sede en Londres, denunció desde allá que para las elecciones de la Constituyente hubo un fraude electrónico de al menos un millón de electores a favor de los seguidores de Maduro.

No he podido entender qué es lo que quieren arreglar con el tal voto electrónico. Si la rapidez en la votación o el escrutinio de mesa o los boletines de la Registraduría que, hoy en día, a pesar de que se presentan dificultades menores, a mi modo de ver funcionan normalmente.

Cuando se habla de este tema del voto electrónico los amigos de este sistema mencionan el caso de Aida Merlano o las demandas que se presentaron en el Consejo de Estado en el 2002 y en el 2014 cuando fue demandada toda la votación del Senado como ejemplos que el voto electrónico evitaría.

Luego de unos larguísimos procesos en la Sección Quinta lo único que se logró demostrar fueron irregularidades que no superaron el 1% de la votación nacional y que produjeron la salida de tres senadores y el ingreso de otros tantos. El caso de Aida Merlano no se soluciona con el voto electrónico ni existe en el mundo tecnología que evite la compra del elector. Con razón decía Bill Gates que para lo último que se debe utilizar informática es para unas elecciones.

¿En detalle qué fue lo que pasó en el caso venezolano con el voto electrónico y aseguran que el sistema digital electoral de los EE. UU. no es muy seguro y es arcaico?

En Venezuela se creó en el año 2000 una empresa proveedora de software y de equipos de voto electrónico que se llama Smarmatic con dineros prestados por el Banco Central de ese país a tres particulares. Con el primer contrato que celebró con el CNE, por valor de 127 millones de dólares, se pagó la deuda con el citado banco. Lo curioso del caso es que el presidente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, para la época del contrato con Smarmatic, era un médico siquiatra llamado Jorge Rodríguez Gómez, hermano de la canciller de la época Delcy Eloina Rodríguez Gómez, actual vicepresidenta, quien sostenía un público romance con uno de los socios de Smarmatic llamado Alfredo José Anzola. Algo pasó entre la pareja y el presidente del Consejo Electoral que llevó a Anzola a denunciar irregularidades en un adendo del contrato que incluía una manipulación del software. A los pocos días de estas denuncias Anzola tomo una avioneta para una isla vecina y al despegar de Maiquetía esta se vino al suelo y murieron Anzola, el piloto y un abogado.

Esta firma manejó y manipuló catorce procesos electorales en Venezuela hasta que subrepticiamente abandonó este país y se instaló en Londres en donde hizo las denuncias que mencioné antes.

En el caso de los Estados Unidos, recuérdese que es un país de régimen federal y que su sistema electoral no es de voto directo sino indirecto a través del mecanismo de los colegios electorales.

Es paradójico que siendo la primera democracia del mundo, pues su Constitución data de 1.783, seis años antes de la revolución francesa, su sistema electoral es el más imperfecto del planeta. Allá el candidato perdedor en votos gana la presidencia por el absurdo sistema que impera en ese país de los conocidos colegios electorales, como fue el caso de Hilary Clinton con mayoría de votos por encima de Trump, pero a la postre este fue el presidente porque tuvo más votos en el colegio electoral. Como se trata de un Estado federal, cada uno de los estados tiene sus propias reglas electorales y sus propias tecnologías de votación.

Solo menciono el caso de las elecciones presidenciales de noviembre de 2.000 cuyos resultados electorales nacionales para la presidencia del país, contienda en la que participaban los candidatos George Bush y Al Gore, fueron prácticamente definidos en el Estado de Florida en donde era gobernador el hermano del candidato Bush. Un sistema de tarjetas perforadas, en las cuales se votaba electrónicamente, produjo un grado de confusión tal entre los votantes que obligó a un recuento de los votos en un término angustioso fijado por la Corte de la Florida que a la postre dio como ganador a Bush, republicano, en un Estado de mayorías demócratas en ese entonces. A 20 años de ocurrida esa manipulación del escrutinio, nadie en los Estados Unidos tiene la capacidad de defender la transparencia de las elecciones de ese año. En la Florida es casi que una fecha luctuosa.

¿Entonces cuál es el método más democrático y seguro de votación?

Indudablemente que el voto y el escrutinio en papel. El Código Electoral ordena que los votos se guarden en lugares seguros durante los cuatro años que duran los periodos electorales en nuestro país con el fin de que sirvan de sustento probatorio en el caso de una demanda de nulidad electoral. Curiosamente el único trayecto del escrutinio electoral que actualmente es electrónico, la suma de los formularios E-14 para elaborar los E-24, es el que más problemas está dando, debido a que ya las campañas tienen la forma de sumar los E-14 y demostrar que los computadores o los que los manejan están equivocados.

Lea: Panorama político

¿Y cuál es el fundamento normativo legal en Colombia para ordenar que se implemente el voto electrónico?

Según el parágrafo 2° del artículo 258 de la Constitución Política, en Colombia se podrá implementar el voto electrónico para lograr agilidad y transparencia en todas las votaciones y en esta misma norma se le dice al Estado que debe velar porque el voto sea secreto.

En desarrollo de esta norma superior, se expidió la ley 892 de 2004, que afortunadamente no se cumplió y luego vino la 1475 de 2011, artículo 39, que, gracias a Dios, para bien de la democracia colombiana, hasta el momento no se han cumplido.

De la norma constitucional citada y de las leyes mencionadas, se colige que lo que antes era una mera posibilidad de implantar el voto electrónico en Colombia, pasó a ser una obligación de la Organización Electoral y del Gobierno Nacional que ahora el señor registrador va a darles cumplimiento.

Pero debo aclarar algo y es lo siguiente: la iniciativa de la ley 892 de 2.004, que volvió obligatorio el voto electrónico en Colombia, no fue del Gobierno Nacional, ni de la Registraduría, ni del Consejo Nacional Electoral. Esta ley obedeció a un lobby que hizo en el Congreso la firma Smarmatic de Venezuela, de la mano de un magistrado del CNE, que descrestó a unos incautos congresistas con unas máquinas de voto electrónico que instalaron en los pasillos del Capitolio Nacional. Finalmente, los lobistas encontraron un ponente en el senador Samuel Moreno Rojas y la ley fue votada a pupitrazos.

Lo lamentable es que la Corte Constitucional al examinar la exequibilidad del proyecto se limitó a revisar si se habían cumplido los principios de consecutividad y de identidad y dejó por fuera el análisis de los efectos que sobre las elecciones puede significar el voto electrónico.

Póngale la firma que, si se abre una licitación para comprar las máquinas y el software para implantar el voto electrónico en Colombia, la primera firma que compra los pliegos es Smarmatic que se tiene confianza para ganar licitaciones.

Compartir Imprimir

Comentarios:

juan guillermo
juan guillermo
2020-01-21 22:11:02
soi nulo en sistyemas y no quiero aprender, cada burro en su estaca, dicen los sabaneros en su sbiduria...probando es que paren lasmujeres...probando...aqui en el bajo caucva, en caucasia, gracias a ese sistema, se evito un tremendo fraude, ya montado, que se cayo...GRACIAS A DIOS...toda la ciudadania sabe que se impidio que pusieran a votar los muertos, los viejitos....evitando que se prolongara una tirania,...ceso la horrible noche....gracias al voto eletronico...yo creo que es sinonimo de transparencia...claro que aqui chimbean todo...que miedo....amanecera y veremos...dijo el ciego....quien le pone el cascabel al gato?¡¡¡¡
Jovanny
Jovanny
2020-01-21 11:59:18
Pero hoy dia se maneja una tecnologia que encrypta y asegura que los datos no sean modificados, se llama Blockchain usada muy seguro en monedas digitales. De seguro usando el blockchain se puede hacer el voto digital asi como se usa para las COINs. Una cadena de datos (Blockchain) concentrada en la mesa de votacion, que se cierre cuando el votante haga su voto, encriptado bajo su cédula (sin guardar este numero). Para evitar futuras modificaciones. Preguntele a un programador.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

nacho-bello-WEB
Política

Alcalde, cómo encontró a Bello

Los terrenos de los antiguos talleres de los FFNN se destinarán para la escuela de artes y oficios, y para la nueva sede de la Alcaldía.
Diego Agudelo Girardota
Política

Girardota quería un cambio

Cada quince días el nuevo alcalde de esta municipalidad del Aburrá Norte atenderá a los habitantes en el parque central.
Juan Sebastian Abad
Política

La estrella de La Estrella

El nuevo alcalde es un verdadero astro político entre su comunidad y representa a un proyecto de gobierno que arrancó para su tercer cuatrienio en el manejo de este...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
3
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
6
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate