“La doctora sólo miró la pantalla”

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
10 octubre de 2017 - 12:10 AM

Estamos –como todo el mundo- inmersos en un sistema sanitario rigurosamente reglamentado e inspirado en una unilateral y errónea visión economicista

En toda actividad humana existe un antagonismo interminable entre el ser y el deber ser. Incluso en las ciencias, en los más rigurosos escenarios de objetividad  y control de la observación de los hechos o de la realización de experimentos, sucede el error. Toda actividad humana es susceptible de falla, y por tanto, de mejoramiento. La historia de las aplicaciones de ciencia y tecnología abunda en la demostración del hecho sobre el que Popper llamó acertadamente la atención: es necesario contrastar, verificar; el conocimiento que nos proporcionan las ciencias es corregible.

En la vida diaria se escuchan iterativas quejas en lo que toca a la relación médico paciente: vivimos en un déficit de humanidad en este aspecto: “Esa doctora  casi ni me miró, estaba concentrada en el teclado del computador”, “aquel doctor tenía mucho afán, sólo respondió a algunas de mis preguntas de modo seco y cortante”, “no me preguntó por los medicamentos que tomo o a mis otros problemas de salud…” Las tres frases anteriores puede decirse hacen parte usual de conversaciones familiares. Se escuchan estas quejas con mucha, con demasiada frecuencia.

Aproximarse al problema de la deshumanización, del enfriamiento de la relación médico-paciente, exige enfoques de envergadura conceptual: estamos –como todo el mundo- inmersos en un sistema sanitario rigurosamente reglamentado e inspirado en una unilateral y errónea visión economicista de las cuestiones de salud. Hay factores que no pueden desconocerse y cuyo impacto no se reduce al del escenario de Colombia pues son problemas universales: judicialización de la medicina, exigencias de una sociedad sometida a las fuerzas del consumo y a la más absurda confianza –un nuevo tipo de paganismo- en que la técnica es capaz de  solucionar todo lo que sucede al enfermo. Adicionalmente, crece la realidad de la máxima complejidad técnica y el exceso de especialización en cuestiones  que atañen al diagnóstico y a los tratamientos. La poderosísima industria farmacéutica no deja de tener su influencia en una visión fármaco-céntrica en la cual se magnifican síntomas  para los cuales se llega a creer que existen manejos: “A pill for everything”, una píldora bastaría para solucionar toda dolencia, versión del siglo XXI de la panacea de los tiempos homéricos, paradójicamente convertida en caja de Pandora que disemina los males por la superficie de la tierra: su versión actual es la hiper-medicalización , el exceso de diagnóstico y la iatrogenia.

Puede interesarle: Especialistas satisfechos y herméticos

Pero es también una realidad que el encuentro paciente-médico será siempre una situación protagonizada por personas concretas: el sanador-terapeuta y el paciente-enfermo, ser humano necesitado de una ayuda. Esto es posible y sucede en efecto, cuando entre estos dos protagonistas se da una relación de encuentro, de confianza, de reconocimiento mutuo de la humanidad que se expresa en ambos rostros.

En medio del actual panorama de deshumanización, aún continúa sucediendo el efecto maravilloso de la catarsis. La bella palabra griega Katharsis (purificación, alivio) tiene lugar realmente.  Adicional a la probada efectividad de la intervención técnica a que ha llegado la praxis médica acontece el gesto acogedor, la disponibilidad a la escucha, la  verdadera empatía -ponerse en el lugar del otro- y esto no ha perdido su peso hoy, aún en medio de la impersonal y masificada  sociedad tecno-científica. Muchos hemos experimentado el alivio de ser escuchados por alguien receptivo y amable. El hecho de manifestar una honesta actitud de escucha alivia. La catarsis en efecto sucede, no es cuestión de computadores, de esotéricos conceptos fisiopatológicos, de cuantificación de parámetros anormales en los resultados de infinitas pruebas de laboratorio.

Lo invitamos a leer: Dar lo mejor de sí mismo

Manifestar esta disposición de escucha, ponerse comprensivamente al nivel de la angustia de quien padece, ayuda a aliviar y a sobrellevar la carga del padecimiento. ¡Cuánto se merece cada ser humano paciente que al encontrarse con su terapeuta, encuentre allí también oídos dispuestos a escucharle en serio, a permanecer fieles al ethos de la terapia, a la razón de ser de todas las profesiones  sanitarias! Tenemos que mirar la pantalla del computador, es inevitable. Tenemos severas restricciones de tiempo y de un ambiente helado: pero a la vez, la mirada honesta y cálida a los ojos del otro ser humano y el discreto apretón de manos, ayudan a efectuar y a mejorar una genuina relación sanadora.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Darío Jaramillo Agudelo
Mundo Literario /

La poesía amorosa de Darío Jaramillo en Palabras rodantes

Christian Bale en su magistral interpretación de El Vice
Palabra & Obra /

El vice, una sátira contra el poder

Banda Whiplash
Palabra & Obra /

Whiplash y la vieja escuela del thrash metal

Quebrada La Iguaná
Urbanismo /

EPM sigue trabajando por el saneamiento del río Medellín

Bancos de Leche Humana
Salud /

Antioquia fortalece su banco de leche humana

Artículos relacionados

Salud: dinero, sofismas y verdades parciales
Columnistas

Salud: dinero, sofismas y verdades parciales

Hay razones para cuestionar la validez, la forma de la presentación y el enfoque de las cuestiones de interés público en temas sanitarios

Lo más leído

1
Palabra & Obra /

“El arte es una estrategia del conocimiento distinta a la ciencia…”

En honor al gran profesor e intelectual Jorge Alberto Naranjo Mesa, publicamos en forma póstuma esta...
2
Política /

La gente en Bello quiere un cambio

El congresista León Fredy Muñoz tiene la clave para ayudar a propiciar un revolcón en la alcaldía de...
3
Gastronomía /

“Ni las pinzas, ni el cuchillo los presto”

Nada fácil es el día a día de un cocinero. La cocina es un arte y se adquiere viajando, trabajando,...
4
Fútbol /

Colombia se mide en amistoso a Japón, en el inicio de la era Queiroz

A las 5:30 a.m. iniciará el compromiso entre Colombia y Japón, correspondiente a la fecha Fifa. El...
5
Columnistas /

Transcendiendo el Pico y Placa

Los expertos Santiago Ortega y Diego Zapata, ciudadanos preocupados por la calidad del aire, presentan...
6
Columnistas /

Nuevas competencias de los personeros en la Ley 1952

Las Personerías debe prepararse para ejercer sus nuevas competencias, y los particulares que realizan...