La ciudad machacada

Autor: Darío Ruiz Gómez
19 mayo de 2019 - 09:05 PM

Esto era crear ciudad y crear ciudadanos, posibilitar la integración de cada parque biblioteca, de cada nueva escuela para hacer desaparecer el aislamiento y el estigma.

Darío Ruiz Gómez

¿Quién ha sido señalado culpable del desastre tecnológico que supone la destrucción de la Biblioteca España? Recuerdo un reportaje con unos ancianos en un parquecito, contaban cómo veían matar diariamente gentes en ese espacio antes de que se inaugurara la Biblioteca que naturalmente había sido una redención para un barrio convertido en un borde olvidado. Niños, ancianos, se beneficiaban de sus instalaciones pues habían salido del confinamiento a que los había sometido el terror y ahora recibían clases de diversas disciplinas, contaban con un lugar de encuentro o sea de socialización, un logro demasiado importante que se vino abajo con la desaparición de la Biblioteca. ¿Se ha detenido a algún responsable por este caso? ¿Algún sicólogo social ha calculado lo que este desastre culturalmente supuso para esta comunidad? ¿Ha calculado algún especialista el alcance moral de esta decepción en lo que esta supone como justificado rencor de una comunidad ofendida ante la corrupción oficial? No voy a negar las buenas intenciones que fundamentaron el plan de los parques bibliotecas pero sí critico, como lo hice en su día, el hecho de construir edificios a veces de nulo valor arquitectónico, que la mayoría de las veces no cumplían con la espacialidad específica esperada, donde se lucraron los constructores pero una vez más la comunidad quedó como perdedora ya que no se renovó el contexto urbano que debió comenzar por establecer una inmediata relación con el Centro para que se iniciara el esperado intercambio social que el aislamiento de las diversas comunas, en manos de los violentos, negaba. Esto era crear ciudad y crear ciudadanos, posibilitar la integración de cada parque biblioteca, de cada nueva escuela para hacer desaparecer el aislamiento y el estigma, establecer la ergonomía de los espacios públicos a través de sus distintos actores, los niños, las mujeres y los hombres trabajadores, los ancianos, el caminante desprevenido, la relación sagrada de la casa con unos territorios reconquistados. Hace décadas ya lo había señalado Jordi Borja. “Derecho a la conversión de la ciudad marginal o ilegal en ciudad de ciudadanías” un principio planteado por el urbanismo moderno al rescatar las periferias, al humanizar los bordes incorporándolos mediante vías y sistemas de transporte al Centro y al resto de la ciudad para reconocer en el excluido el rostro de un ciudadano y no el de un desechable y al instaurar la gobernabilidad de la democracia impidiendo que cayeran estos territorios de la no ciudad en manos del crimen organizado. Durante la Alcaldía de Salazar y su consideración chavista del delincuente como una víctima social, me pregunté si por ese camino no nos estábamos acercando al modelo Ciudad Juárez tal como hoy estamos viendo que efectivamente ha sucedido. ¿Hasta dónde llegó la idea del Jardín Circunvalar y cuánto dinero público se despilfarró en una obra imposible de llevar a cabo sin haber recuperado antes para la vida ciudadana estos bordes del terror? ¿Cómo se puede ofender a una comunidad construyendo a un elevadísimo coste un jardín de mascotas cuando se debió construir el auditorio, una zona de encuentro ya proyectados y anhelados por la Comunidad? ¿Quiénes se benefician, entonces, de un proyecto incrustado como un cuerpo extraño en medio de un tejido social que lo rechazará? ¿No es este equívoco lo que la Contraloría debe investigar? Y como lo ha señalado Juan Fernando Jaramillo ¿es más importante una mascota que la necesidad lúdica de los niños y adultos? Los caprichos de los llamados ambientalistas, animalistas son un verdadero peligro para el medio ambiente y para los animales. ¿Entre tanto cuántos espacios se han recuperado para la vida libre de los ciudadanos, para ejercer el derecho a la libre circulación, para erradicar la violencia sobre las familias expulsadas por los violentos con fines inmobiliarios?

Lea también: La Biblioteca España y la arquitectura desdibujada

P.D. El método estalinista de Enrique Santiago consistió en humillar la justicia colombiana poniendo al descubierto la ignorancia de la clase política. El ícono de la nueva Justicia es entonces Bobadilla.

Le puede interesar: Del desorden al caos urbano

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Educación y tecnología
Columnistas /

Más vale título en mano…

Educación y tecnología
Columnistas /

Más vale título en mano…

Derechos humanos
Columnistas /

Noche y niebla

Iván Duque presidente
Columnistas /

Presidente, ¿cuáles gastos de representación?  

Reunión del Caricom en Cartagena
Columnistas /

Colombia podría ser el Corabastos del Caribe

Artículos relacionados

Perdiendo la ciudad
Columnistas

Perdiendo la ciudad

Durante quince días la ciudad detuvo su histérica movilidad, lo que permitió al despistado turista comprobar que no hay aceras,

Lo más leído

1
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
2
Columnistas /

Más vale título en mano…

Estamos frente a dos crisis muy severas: la crisis de la formación profesional y la crisis del desempleo...
3
Política /

Panorama político

Esta tarde recordarán en Rionegro al gran Jaime Tobón, quien murió hace cinco años tras prestarle un...
4
Columnistas /

Presidente, ¿cuáles gastos de representación?  

Estamos ante una falacia, al aseverar que el presidente incurre mensualmente en gastos de representación.
5
Columnistas /

Más vale título en mano…

Estamos frente a dos crisis muy severas: la crisis de la formación profesional y la crisis del desempleo...
6
Política /

Las balas y las amenazas cercan las elecciones

La creciente violencia contra candidatos a cargos públicos enrarece el ambiente de la jornada del 27 de...