La Toma, una chica con historia

Autor: Reinaldo Spitaletta
22 septiembre de 2018 - 07:00 PM

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.

Medellín

La Toma, un sector histórico de Medellín, cuyo nombre se remonta a los días coloniales del visitador regio Juan Antonio Mon y Velarde, era una calle-barrio, entre Boston y Buenos Aires, con fábrica textilera, bares de tango y porro, casas de citas, “jíbaros” en la Vuelta de Guayabal y un puente que, remozado por un arquitecto belga, después, en los sesentas y setentas, tomó el nombre de Brooklyn.

Cuando todavía estaba la fábrica de Coltejer, fundada en 1907, por la estrecha calle de Ricaurte o la 51, como una prolongación de La Playa, en La Toma había obras de teatro presentadas durante festivales regionales. Y por ahí mismo, a fines de los setentas, los habitantes del sector y otros pudieron ver a Bernardo Ángel y su Barca de los Locos con El Cristo y la Monja. La Toma, de la que aparecen pinceladas innombradas en la novela La mujer de cuatro en conducta, de Jaime Sanín Echeverri, fue un centro de bohemias obreras y camajanes de cartel.

Diseñada en parte por la emblemática quebrada Santa Elena, o de Aná, como se llamaba antes, La Toma tuvo pasajes con inquilinatos y casas de bahareque y tapia. Hubo fachadas republicanas y bares con música porteña, como El Torrente, la Copa de Oro, el Monterrey y el Barcelona. Y en alguna noche de comienzos de 1991, cuando ya Coltefábrica había entrado en decadencia, asesinos fusilaron contra un muro a seis muchachos.

Por La Toma, cuna de futbolistas de prosapia (Rodrigo Ospina, Jaime Salazar, Néstor Herrera, Totó Hernández y tantos otros), se bailaban porro y tango; olía a algodón crudo, también a marihuana; los diciembres la calle se adornaba de festones de papel globo; y se escuchaban los sonidos de telares y calderas. El paisaje tenía chimeneas, algún tejar, y, más que todo, banderas del DIM.

La Toma, parte del antiguo barrio Quebrada Arriba, está signada por la corriente perpetua de la Santa Elena, cuyas aguas sirvieron como pila bautismal de una franja que comenzó a desaparecer con la construcción, a fines de la primera década de este siglo, del parque Bicentenario y la Casa de la Memoria. Ya Coltefábrica se había extinguido y, en su lugar, se construyó la urbanización Villas del Telar (y otras más tarde). 

Un barrio no lo determinan ni Planeación ni las oficinas de catastro y cobro de prediales, sino la cultura, las costumbres, los ejercicios cotidianos de afecto y unas pequeñas transacciones. Y La Toma fue (aunque algo queda todavía) un barrio, que tuvo sus manifestaciones de resistencia cuando desde lo oficial, con Esmad incluido, quisieron vulnerar los derechos de sus habitantes a la memoria, al territorio, a la casa como parte del patrimonio cultural de cada ciudadano.

Por Ricaurte, una calle larga y de estrechuras, con aceras muy pequeñas, subieron (todavía lo hacen) los buses de Caycedo-La Toma. Y transitaron obreros de la extinta factoría. Y en días nefastos de la ciudad, no faltaron los pistoleros, ni los muchachos armados de “changón” ni los ventorrillos de vicio. Había talleres de mecánica y tiendas de poco surtido. Y en el Gran Combo, un bar de esquina, junto al famoso puente, la salsa, el porro y los tangos se juntaron con la hinchada del Poderoso DIM y sus pocas celebraciones.

El puente de La Toma, al que el arquitecto Agustín Goovaerts le hizo remodelaciones, se llamó a partir de los setentas el puente de Brooklyn, lo que podría ser una suerte de caricatura, no solo por la historia y las dimensiones del original de Nueva York, cuya construcción e inauguración fue narrada, entre otros, por el cubano José Martí, sino por la cortedad del criollo: ocho metros de longitud.

El paradojal nombre se lo “chantaron” los patos de esquina, vagos y sin oficio conocido, que, de pronto, aparecieron “tapados” de plata. Los capos los ponían de “mulas”, a que llevaran cocaína a los Estados Unidos en maletas de doble fondo o entre las suelas y tacones de los zapatos. Volvían de su aventura delictiva cargados de billetes y de discos de la Fania All-Stars. Tornaban al puente de sus nostalgias y entonces lo comenzaron a llamar con el nombre del que habían visto y paseado en Nueva York.

La Toma, cantada por cronistas y poetas, también fue objeto de curiosidad para el escritor Tomás Carrasquilla, que narra asuntos de la zona aledaña al puente, entonces llamada La Canguereja, y que, por el otro lado de la quebrada, limita con el Hoyo de Doña Rafaela (Ña Rafaela o también Misiá Rafaela). El actor y dramaturgo Ruderico Salazar, deL Pequeño Teatro, escribió la obra El padre y unas historias del puente de La Toma.

La Vuelta de Guayabal, donde hace años estuvo el bar Agua Linda, creció en el imaginario citadino como un antro de vicio, aunque en los principios del siglo XX era un asiento de obreros. Las obras del Bicentenario y la Casa de la Memoria la arrasaron y se construyó un puente. Desde el mismo, el caminante puede ver, abajo, en las mangas de la Casa de la Memoria, a orillas de la Santa Elena, decenas de mascotas y sus amos en juegos y correndillas.

La Toma tiene historias de humo y prostitución, de tangos y porros de Lucho Bermúdez, de tiroteos y bailes de sabrosura. Es un lugar referencial en la historia de Medellín. Por allí, en noches de luna, se escuchan los ecos de un tango de Homero Manzi y Hugo Gutiérrez: “Solloza el corazón... / solloza como un niño sin cariño, / sin abrigo ni ilusión. / Y vuelve del adiós / la tarde en que los dos fuimos cobardes / y el amor pasó”. El torrente de la quebrada lo va cantando.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jaime Bernardino
Jaime Bernardino
2018-09-24 18:16:41
Todo eso que aquí describe lo viví, pues nací en Ricaurte entre Giraldo Dimas Estrada. donde hoy es el Teatro Pablo Tobon Uribe. Eso fue antes de que cubrieran la quebrada Santa Elena en la década de los cuarenta. Recuerdo cuando al frente de mi casa del otro lado de la quebrada los lavanderos que bajaban de guarne, amarraban las mulas mientras ellos iban de casa en casa entregando la ropa lavada y recogiendo la ropa sucia para llevarla a lavar a Guarne, pues es ese entonces el acueducto municipal era muy insuficiente y en Guarne había agua en abundancia. Allí en esa casa , sentado en la ventana, fue donde escuche el primer tango, " Adiós pampa mía" de Carlos Gardel, que salia de los traga niqueles de los cafés que había en la esquina de Ricaurte con Giraldo a lado y lado del puente que allí existía

Destacados

Tour Colombia
Ciclismo /

Antioquia superó las expectativas y le cumplió al Tour

Paula  Builes en Policroma
Palabra & Obra /

¿Costura para señoritas?, en la galería Policroma.

Músicos de Vennon Inc
Palabra & Obra /

Venom Inc, la progenie del black metal, en Medellín

Patrick Modiano
Palabra & Obra /

Una dramática reducción de pena

Estatuillas premios oscar
Palabra & Obra /

¿Roma será la mejor película del año?

Artículos relacionados

Bailarines de tango
Música

Garufa, vos sos un caso perdido

Crónica tanguera con bar de esquina y tropa de carnaval.
Reinaldo Spitaletta
Literatura

Tiovivo de tenis y bluyín, una mirada fresca a las calles de Medellín

El periodista y columnista Reinaldo Spitaletta presentó el libro en el que narra de manera cotidiana, reflexiva y cómica las historias de los caminantes de ciudad.
¡Qué feo era mi barrio!
Palabra & Obra

¡Qué feo era mi barrio!

Crónica-cuento para caminar por un pretérito imperfecto

Lo más leído

1
Política /

“Uno no puede ser blandengue”

La concejala de Medellín, María Paulina Aguinaga, una de las más críticas de la corporación, confirmó...
2
Columnistas /

Desafíos gubernamentales

Así pues, que esperanzados en la grandeza, capacidad, desprendimiento y el deseo de unidad y de trabajo...
3
Política /

Panorama político

Con su ausencia, se llevó a cabo este lunes la audiencia de pérdida de investidura contra el concejal...
4
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
5
Columnistas /

La conjura contra Hidroituango

En estos momentos se puede asegurar que la presa de Hidroituango, así como las cavernas que alojarán los...
6
Columnistas /

Soros, Santos, Uprimny &Co.         

Los objetivos de la Open Society Foundation se lograron durante el gobierno de Santos (AF con las Farc;...