La Resurrección pone la vida en el centro de la civilización

Autor: Dirección
20 abril de 2019 - 09:07 PM

Entre las grandes capitales del país, Medellín es la única que desde 2016 sufre un crecimiento consistente de la tasa de homicidios. Al jueves se econtraba en 27,44.

Medellín

El mundo conmemora este domingo la Resurrección de Jesucristo, triunfo del amor y la vida sobre la muerte. Para la cristiandad es la memoria de la esperanza de la vida eterna; para Occidente es la fundación del pensamiento civilizador que maduraría en siglos de historia hasta converger en la determinación, no carente de contradicciones, de poner la defensa de los derechos humanos, empezando por el de la vida, en el centro de la gestión.

Ese reconocimiento no ha significado el fin de la violencia o el acuerdo sobre las decisiones que la contienen. En un mundo aún violento, Latinoamérica concita preocupación por la incidencia de los homicidios: en 2018, once de 21 países tuvieron tasas de homicidio (muertes violentas por 100.000 habitantes) superiores a 20. El país con mayor afectación es Venezuela, con una tasa de 8.282. Con una tasa de 25, de acuerdo con Insight Crime, Colombia ocupa el puesto noveno en el continente.

Así son los homicidios en Colombia durante la última década

Comportamiento de los homicidios en Colombia durante la última década

Lea: Legado de una paz sin justicia

Los homicidios en Colombia (ver tabla) han caído en forma importante desde los primeros años de este siglo; sin embargo, se mantiene desde el año 2013 una tasa entre 23 y 30 muertos anuales por cada cien mil habitantes. Tal comportamiento, no modificado substancialmente con el acuerdo con las Farc, se explica por el poder de organizaciones delincuenciales dedicadas a las rentas criminales; la persistencia de grupos de delincuencia común y problemas de convivencia. Un pequeño grupo de ciudades: Tumaco, Buenaventura, Palmira, Bello y Medellín, concentran la mayoría de asesinatos. En las primeras confluyen precariedades institucionales, captura criminal de la política y la activa presencia del narcotráfico, que han impedido modificar una tendencia de varios años en crecimiento de la criminalidad. No ha sido así en Medellín.

Tendencias del homicidio en Colombia

Estas son las tendencias del homicidio en Colombia, en la última década (Convenciones en el anterior gráfico)

Además: El discurso sobre la seguridad

Entre las grandes capitales del país (ver gráfico), Medellín es la única que desde 2016 sufre un crecimiento consistente de la tasa de homicidios, un proceso que quebró la tendencia de reducción progresiva de victimización que venía desde 2011. Este aumento ha hecho que en 2018, por primera vez desde 2014, la percepción ciudadana medida por Medellín Cómo Vamos, haya puesto la inseguridad entre las primeras cinco causas de preocupación ciudadana.

Le puede interesar: Sombras del posconflicto

Este crecimiento de muertes, la mayoría de hombres jóvenes y perpetradas por hombres jóvenes ha coincidido con el abandono por el Gobierno Municipal de un enfoque que se empezó a construir en los años 90, con la presencia de la Consejería Presidencial para Medellín, se oficializó en la Política Pública de Seguridad y Convivencia (acuerdo 21 de 2015) y hoy es reconocido por instituciones como el Banco Mundial como el multidimensional e integral que se necesita para gestionar la defensa de la vida y la seguridad en las ciudades.

Lea también: Un Nobel para Medellín

La política pública que la Alcaldía abandonó y el Concejo que la aprobó no ha vigilado se construyó con amplia participación ciudadana, cooperación internacional (de la Unodc) y apoyo académico (de Eafit). En ella se reconoció la integralidad de los conceptos de seguridad humana (ausencia de percepción de riesgo) y convivencia (posibilidades de vida en sociedad). Consecuencia de un enfoque que comprometió a la Administración durante varios años, la tasa de homicidios bajó progresivamente del 86,34 que estuvo en 2011 al 20 en que cerró el 2015. Ello gracias a la decisión de enfocar la acción del Estado no en lo represivo sino en cuatro ejes en que las instituciones y la ciudadanía han de actuar complementariamente: Derechos Humanos, declarando y defendiendo su universalidad; Equidad de género, en el entendido de que la mujer es víctima de múltiples agresiones en razón de su género; Población, dando prelación a los jóvenes como grupo en riesgo, y Territorio, destacando el imperativo de incluir a sectores fragmentados y segregados. Pretende el enfoque que se propuso rigiera hasta 2025, forjar tejidos de vida en la ciudad, acción posible gracias a avances, aún precarios, pero avances, de la legitimidad de las instituciones entre los habitantes. Estas acciones sacaron a Medellín de la lista de 50 ciudades más violentas del mundo, en la que permaneció varias décadas.

Le puede interesar: Salir de una lista negra

A cambio de esta política, en el gobierno del alcalde Gutiérrez se optó por dejar la gestión de la seguridad en manos de una sola persona, el funcionario alcalde de Medellín; por relegar la otrora muy importante oficina de Derechos Humanos a una secretaría donde perdió incidencia en la interacción con la Fuerza Pública y los órganos de control, y por renunciar a la inversión estratégica en desarrollo social (educación, cultura, espacio público, oportunidades) y contra la pobreza (apoyo integral a las familias) para orientarse a actuaciones asistencialistas que han llegado acompañadas de la discriminación de los ciudadanos, promulgada con un lenguaje en el que es difícil saber si el Gobierno Municipal concede igualdad y dignidad a todos los habitantes de Medellín o si acepta desechar a algunos. Mientras se toman y se defienden estas decisiones, a más de los errores en la designación del primer secretario de Seguridad, en Medellín aumentan las muertes violentas al punto de que el pasado 15 de abril la tasa de homicidios había llegado a 27,55, cifra que pone a la ciudapor encima del promedio de Colombia, México y apenas por debajo de Belice en ese índice de la vergüenza.

Lo invitamos a leer: Medellín es vida

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Libreria
Columnistas /

Imperiofobia y leyenda negra  

compradores
Columnistas /

Economía apta para no economistas

Tunel de Oriente
Columnistas /

Luz al final del Túnel

Clan del Golfo
Columnistas /

Ni los legados de Gaitán y Galán han logrado redimirnos

Luis Pérez
Columnistas /

Qué contraste

Artículos relacionados

La violencia que se lleva vidas y nos deja sin ciudad
Editorial

La violencia que se lleva vidas y nos deja sin ciudad

El alcalde Federico Gutiérrez tiene 16 meses de gobierno. Aunque parecieran ser pocos, tal vez le alcancen para retomar el discurso y el sendero construido por...
La seguridad retrocede ¿y la Alcaldía?
Editorial

La seguridad retrocede ¿y la Alcaldía?

Se han sucedido reacciones incoherentes: la negación, las muletillas con que explican ¿o excusan? la inseguridad y la militarización, que tiene en shock a esa...
Amnistía denuncia retroceso de Latinoamérica en Derechos Humanos
Editorial

Amnistía denuncia retroceso de Latinoamérica en Derechos Humanos

Es extraño el silencio de la prensa y analistas que ocultan, aunque antes divulgaron y aplaudieron, la vocería de Amnistía Internacional sobre los derechos humanos

Lo más leído

1
Columnistas /

Qué contraste

El segundo caso a la mano, que marca también enorme diferencia entre ambos cuando fueron gobernadores de...
2
Política /

Las 10 listas a la Asamblea de Antioquia

206 candidatos competirán por las 26 curules de esta corporación. Ocho listas se inscribieron con voto...
3
Columnistas /

Imperiofobia y leyenda negra  

El tema de la leyenda negra hispanofobia es vastísimo, pero, a mi juicio, el libro no se ocupa...
4
Columnistas /

Revolución y tautología

Morris fue jefe de Prensa de Chávez y en la alcaldía de Petro conectó descaradamente el canal Capital al...
5
Columnistas /

Economía apta para no economistas

Una economía para todos, en clave de Lora, se fundamenta en un electorado bien informado y con sanos...
6
Columnistas /

Ni los legados de Gaitán y Galán han logrado redimirnos

Los actos de barbarie e insensatez humana que nos acosan -casi que a diario- se han vuelto prácticamente...