Imposibilidad del olvido

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
15 agosto de 2019 - 12:04 AM

A lo largo de varios siglos esa dirigencia política no ha hecho más que atesorar, concentrar y serle útil a una elite económica.

Medellín

Eufrasio Guzmán Mesa

¿Qué debemos recordar? ¿Qué tenemos que olvidar? Por supuesto que hablo de la nación y de la población de la cual hago parte. Y hablo de la salud que trae el olvido si acaso queremos plantearnos la posibilidad de un nuevo comienzo. Como nación y como región Latinoamérica necesitamos volver a empezar desde un olvido activo, no podemos seguir siendo lo que somos, los privilegios de siglos deben ser revisados, los atavismos de clase deben ser lanzados a la basura de la historia y tenemos que ser capaces de una reconciliación muy honda, de un sano y vigoroso reinicio, de un principio saludable para los 50 millones que ahora convivimos despreciándonos, odiándonos. De lo contrario, como país y como región, somos un sueño que se desvanece en una pesadilla interminable.

Lea también: Independencia de fondo

El mayor lastre es indudablemente una clase política que en su mayor parte asiste a las jornadas electorales a reforzar su poder y su habilidad para apropiarse de los recursos de todos y del poder en sus múltiples formas para el beneficio de unos pocos, poquísimos, su círculo familiar si acaso. A lo largo de varios siglos esa dirigencia política no ha hecho más que atesorar, concentrar y serle útil a una elite económica que ha concentrado el poder económico y no lo comparte de ninguna manera. El resultado es un oprobio generalizado que debemos superar.

Cuando hablamos de olvido no estamos hablando de olvidar las ofensas, mucho menos el crimen, tampoco la crueldad y por supuesto que no estamos llamando a olvidar algo sustantivo y es que el 1% de la población es dueña del país, de los suelos, de las aguas. Colombia tiene un área continental de más de 110.000 millones de hectáreas y una población de 50 millones de personas, pero el 70% no tiene una vivienda digna, solamente uno de cada 100 colombianos tiene una pequeña parcela. De esta concentración de la tierra se puede afirmar que es obscena y del esfuerzo por no modificarla, ni a sangre y fuego, se puede decir que es abyecto. Si miramos el mapa de la riqueza en su conjunto, las diferencias son más profundas y la concentración de la riqueza alcanza dimensiones criminales pues no se ha podido instaurar un sistema de impuestos que limite esa desproporción. Los trabajadores llevamos la nación en hombros. Y el Estado y el gobierno de turno lo que hacen es perpetuar ese sistema oprobioso de cosas.

Le puede interesar: El egoísmo como forma del mal

Lo que no podemos olvidar es que hay una clase dirigente que no quiere atender, y hay una élite política que persiste en una actitud criminal. No todos, es cierto, pero los altruistas se difuminan en un espejo de la historia que solo muestra la crueldad y opresión de los que usan lo público para su beneficio privado. Es una monstruosidad de una sordidez que hace clamar a los observadores externos por la ausencia de futuro como sociedades democráticas y países con un cierto grado de autonomía. Por años nos hemos concentrado en la debacle venezolana pero bien nos vale detenernos en las señales alarmantes de una destrucción similar. Y me temo que el asunto es no solo regional sino mundial, 8 ricachones tienen un capital mayor que el de 3.200 millones de seres humanos. Imposible olvidar que la destrucción de los ecosistemas y la fatiga de la tierra la ejecutan esas minorías con ambiciones sin fondo y sin orilla.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-08-15 10:19:06
Y esa minoría de la que hable el articulista,la que destruye ecosistemas, que es adicta a la tala desenfrenada de árboles, se llena sus bolsillos, sin importarles los daños ambientales que quedarán como herencia para sus hijos y los nuestros. Ambición al límite.

Destacados

El presidente Duque anuncia nuevo aislamiento
Columnistas /

Lavado de manos gubernamental

Ciudadana venezolana en semáforo de la 30
Columnistas /

El Decreto 749: una obligatoriedad porosa

Cuarentena en la 65
Columnistas /

Respuesta a la carta que otrora moría por escribir

Aeropuerto Olaya Herrera
Columnistas /

Los virus comen derechos

Mesa vacía del niño hambriento
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 48

Artículos relacionados

Sobre la confianza
Columnistas

Sobre la confianza

Tiene la confianza un origen afectivo, es como la simpatía que tampoco se puede imponer

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
2
Salud /

1.147 casos nuevos en Colombia, con los que llega a 29.383 contagiados

El último informe entregado da cuenta este domingo de 1.147 casos nuevos de covid-19 en el país, para un...
3
Columnistas /

El Decreto 749: una obligatoriedad porosa

Este decreto es una muestra del estilo jurídico colombiano, quizá latinoamericano. Barroco, repetitivo,...
4
Cazamentiras /

Médicos desmienten mensaje sobre mal ataque a la covid-19

Ante un nuevo mensaje que está circulando en las redes sociales, en el que se afirma que la pandemia...
5
Columnistas /

La ciudad de las desapariciones

Cuando hemos cruzado el puente sobre San Juan y un gran aviso nos anuncia pomposamente que estamos...
6
Columnistas /

Respuesta a la carta que otrora moría por escribir

Esto no se ha terminado aún, creo que, aunque hemos ganado mucho también perdimos.