Historia de Medellín a cuentagotas 29

Autor: Luis Fernando Múnera López
13 enero de 2020 - 12:04 AM

Rafael Núñez declaró caducada la Constitución de 1863, hizo expedir la Constitución de 1886 que restableció el régimen centralista en el país, devolvió a la iglesia católica sus privilegios y conformó un gobierno nacionalista netamente conservador.

Rionegro

Política en Medellín durante la república de Colombia, 1886-1899

 

El régimen federal establecido en Colombia entre 1863 y principios de la década del ochenta de ese siglo, liderado por el liberalismo radical, empezó a decaer por falta de resultados en su política económica y de desarrollo. Esto abrió el camino para la llegada de Rafael Núñez, antiguo liberal y colaborador de Mosquera, a la Presidencia de la República con el apoyo del partido Conservador. Rafael Núñez declaró caducada la Constitución de 1863, hizo expedir la Constitución de 1886 que restableció el régimen centralista en el país, devolvió a la iglesia Católica sus privilegios y conformó un gobierno nacionalista netamente conservador.

Lea también: Historia de Medellín a cuentagotas 28

La nueva Constitución Política de Colombia constituyó en su momento un cuerpo normativo muy bien estructurado. Las normas que la componen están orientadas a poner orden en la Nación y a procurar su desarrollo económico y social.

En Medellín y Antioquia el poder lo asumieron los llamados conservadores históricos, movimiento moderado disidente del nacionalismo central, que permitió la participación de los liberales en algunos cargos públicos.

En este nuevo período la prensa tuvo gran importancia. En Medellín surgieron varios periódicos, dedicados principalmente a la discusión y difusión de las ideologías políticas. Se fundaron periódicos conservadores como El Índice, La Regeneración, La Patria, La Voz de Antioquia, de Juan José Molina, y Vida Nueva, de Carlos E. Restrepo. También periódicos liberales, como El Espectador, de Fidel Cano, El Trabajo, de Rafael Uribe Uribe, y La Organización, de Libardo López.

En las dos décadas finales del siglo diecinueve el Cabildo de Medellín fue nuevamente protagonista del impulso al desarrollo de la ciudad, que empezaba a crecer más aceleradamente, tanto por el aumento normal de población como por inmigración de campesinos. Se le pone atención al suministro de agua potable y el manejo de las aguas servidas; a la apertura, prolongación y mejoramiento de las calles urbanas; a la construcción del cementerio, el matadero público, la plaza de ferias y las plazas de mercado; a la educación; a la introducción de los servicios de electricidad, alumbrado público y teléfonos, y a la asistencia social, con la creación de la Sociedad San Vicente de Paúl, el Manicomio, el Hospital San Juan de Dios y la Casa de Mendigos.

En este período republicano fue importante la gestión del abogado y militar envigadeño Marceliano Vélez Barreneche (1832-1923) quien fue gobernador de Antioquia en cinco oportunidades, en representación del partido Conservador. Se destacó como hombre cívico, demócrata y gran impulsor del desarrollo de Antioquia en obras públicas (el camino a Urabá y el puente de Occidente, entre otras), la salud y la educación.

Le puede interesar: Historia de Medellín a cuentagotas 27

A pesar de que la Constitución de 1886 procuraba el desarrollo y la convivencia en todo el país, en la práctica los gobiernos del régimen regenerador no consiguieron buenos resultados en esos campos. El partido Liberal solicitó reformas a la política nacional, en procura de corregir esas deficiencias. En Medellín tanto los liberales como algunos conservadores muy prestantes conformaron comités para presentar al gobierno nacional propuestas concretas. Desafortunadamente, esas voces no fueron escuchadas, lo cual condujo a las guerras civiles de 1895, en la cual Antioquia no participó, y de 1899, conocida como la Guerra de los Mil Días, en la cual este departamento apoyó las acciones militares del gobierno central, las cuales ocurrieron prácticamente por fuera de su territorio.

 

Fuente de consulta:

Ortiz Mesa, Luis Javier. “Política, cabildo y ciudad, 1850-1910”, en Jorge Orlando Melo, editor, “Historia de Medellín” dos tomos. Compañía Suramericana de Seguros, Medellín, primera edición 1996, tomo 1, páginas 188 a 200.

Continuará

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-01-13 11:46:22
Buenas y comprimidas cuentagotas que leo con deleite.
Gustavo
Gustavo
2020-01-13 11:01:39
sr Luis Fernando, de verdad leer su columna es verdadero agrado y estoy collecionando estos apuntes para compartirlas con mi familia,felicitaciones

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Daniel O’Leary
Columnistas

Historia de Medellín a cuentagotas 26

Los notables de Medellín suscribieron un acta mediante la cual se desconocía el gobierno de Bolívar, se establecía la jefatura militar de Córdova y se invitaba a...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Tecnología /

Uso de la tecnología ha ayudado a superar la pandemia

Varios países se aferraron a prácticas tecnológicas para enfrentar la pandemia. Diferentes aplicaciones...
3
Columnistas /

Irretroactividad en la imposición de sanciones tributarias

Le corresponderá a los contribuyentes afectados por dichos actos ilegales presentar el recurso de...
4
Urbanismo /

Nueva rotación del pico y cédula para el valle de Aburrá 

Además, el gobernador encargado de Antioquia decretó una nueva Cuarentena por la Vida para los diez...
5
Columnistas /

Legal y moral, legalidad y legitimidad

Privilegiamos lo legal para analizar y juzgar una decisión, dejando muy de lado los criterios guías en la...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...