Hipocresía frente al consumo y tráfico de drogas

Autor: Álvaro López Rojas
17 junio de 2019 - 11:03 PM

¿Acaso no es un sitio público, además de habitado por personas mayores, la avenida la Playa en la que se concentraron hace algunas semanas más de cinco mil personas en la llamada marcha de la marihuana?

Medellín

Álvaro López Rojas

El asunto de las sustancias sicoactivas tiene varios aspectos en los que varían las posiciones y fundamentos morales de las personas. Hay mucha hipocresía y doble moral sobre este asunto. No hay argumentos para negar que el tráfico de estupefacientes se ha vuelto uno de los negocios más lucrativos, en los que se involucran poderosos y gobiernos de estados que sin los dineros que derivan de ello, no podrían subsistir. Hasta la Iglesia ha caído en la tentación de los dineros fáciles, hasta el punto de que un finado cardenal colombiano sostenía que los dineros de la mafia se santifican cuando se convierten en diezmos y primicias.

Lea también: Acoso, violaciones, denuncias, negocio

El santanderismo con el que describimos la tendencia que tenemos en Colombia a reglamentarlo todo, repitiendo prohibiciones y haciendo de la interpretación de las normas un camino tormentoso, ha acrecentado el trabajo de nuestros jueces, pero también ha magnificado el valor de sus decisiones. No obstante, preocupa la actitud de un grupo significativo de ciudadanos que manifiesta su inconformismo desprestigiando a los miembros del Poder Judicial, incitando al desobedecimiento. Cuando esto sucede estamos ante la primera fase de la descomposición y el totalitarismo que es la destrucción del Derecho.

El tema de la salubridad es asunto de las autoridades administrativas. A los organismos de policía solo les corresponde aplicar lo que el Congreso y el Gobierno crean en materia normativa. Es preciso, entonces, que legislar y gobernar estén en el marco de lo constitucional y de los derechos ciudadanos. Si la Constitución consagra un derecho y al presidente se le ocurre una cosa distinta, está la instancia de las altas Cortes para corregir el rumbo de la ignorancia y la inconstitucionalidad. Estarían pecando contra la Nación y las funciones de sus cargos los jueces y magistrados que desconozcan la jerarquía normativa.

Se ha presentado toda una andanada de insultos y acusaciones presuntuosas contra la Corte que señala que hay unas consagraciones de la L.1801 de 2016 van en contra de los que señala la Constitución. Exactamente dice la Corte que el consumo de drogas y licores en sitios públicos es permitido a la luz de nuestra Carta. Pero ¿qué autoridad de Medellín, por ejemplo, podrá criticar tal decisión? ¿Acaso no es un sitio público, además de habitado por personas mayores, la avenida la Playa en la que se concentraron hace algunas semanas más de cinco mil personas en la llamada marcha de la marihuana?

Le puede interesar: Llámame por mi nombre

En los años setenta, los primeros de la ciudad universitaria de la calle Barranquilla, se fue armando lo que después llamamos el aeropuerto, en torno de la cancha de fútbol. El consumo y microtráfico ha sido de tal normalidad que casi cincuenta años después persiste. El parque del Periodista, el del Bicentenario, el Lleras y tantos otros se volvieron centros de consumo de drogas sin que haya control alguno. Que no vengan ahora nuestros administradores a decir que la culpa es de la Corte. El narcotráfico y la guerra entre guerrilla y paracos, todos mafiosos, es la prueba de cierta permisión del Estado.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Bertha Lucía
Bertha Lucía
2019-06-18 08:50:37
Donde manda capitan no manda marinero, es cierto, y la apropiación de espacios públicos para consumo permente es una desgracia nacional, estoy de acuerdo. Solo que en este caso mandar a consumir a la casa no ayuda mucho a los niños ni a la convivencia tampoco. Los espacios públicos a mi juicio deben tener horarios para los niños y para el libre tránsito de personas ( sin fragancias psicoactivas) y horarios para consumidores de marihuana, cigarrillo, entre otros. Obligar a estos hermanos dependientes a que se traguen el humo, no es incluyente.

Destacados

María Fernanda Suárez
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Marchas de estudiantes
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

Marcha de 2018
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Peter Singer
Columnistas /

Enemigos de la dignidad humana

Protestas en Chile
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

Artículos relacionados

Presidente Iván Duque
Columnistas

La necesaria universalidad del poder

Es urgente que desde las posiciones de autoridad y mando comience una política que deponga los odios que nos están acabando, adoptando acciones de inclusión que nos...

Lo más leído

1
Política /

¿Y 20.000 votos de dónde? 

Aproximaciones a las causas que pueden explicar cómo la concejal Nataly Vélez logró sacar en las urnas...
2
Política /

La curiosa coincidencia de la nueva Asamblea

Los siete primeros renglones sacaron las mayores votaciones de sus partidos, mientras que los mismos...
3
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

La ciudadania quiere el cambio y se expresa marchando
4
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

A la pobreza consuetudinaria, se suma la indolencia también consuetudinaria de gobiernos que simulan ser...
5
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Contra las expectativas creadas por la Constitución de 1991, la democracia colombiana -la política y la...
6
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Aún no se logra un equilibrio entre hombres y mujeres dentro del sector minero que tanto aquí en Colombia...