Fraternidad en la ignorancia

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
3 octubre de 2019 - 12:04 AM

Mientras los países del primer mundo protegen sus selvas y bosques, cuidan sus aguas y sus recursos naturales en Latinoamérica andamos como locos dilapidando el futuro de nuestra descendencia.

Medellín

Eufrasio Guzmán Mesa

Poco se diferencia Colombia de la farsa del vecino país al otro lado del Orinoco. No me refiero las intensas actividades de narcotráfico, ni tampoco a la democracia limitada y cooptada, aquí por los poderes económicos, allá por una cleptocracia, un oscuro grupo que está feriado los recursos al mejor postor.

Lea también: Una suerte deplorable

Los países latinoamericanos estamos en una carrera suicida, como si compitiéramos a ver quién dilapida más rápido sus riquezas. La Brasil de Bolsonaro deja que quemen su selva para especular con el valor de la tierra y Bolivia, con un régimen aparentemente socialista, no solo permite, sino que promueve la destrucción de importantes zonas selváticas. Son distintos gobiernos con, al parecer, diferentes intenciones. La diferencia es a quién intentan favorecer. Destruir es el signo, pan para hoy y hambre para mañana.

Mientras los países del primer mundo protegen sus selvas y bosques, cuidan sus aguas y sus recursos naturales en Latinoamérica andamos como locos dilapidando el futuro de nuestra descendencia. No son, para nada, lejanas las actitudes que llevaron a que se consolidará esa mentalidad de extracción desmesurada de los recursos. Y lo más grave es que no identificamos, como nación, el saber, los conocimientos de alta calidad, como la palanca para el desarrollo y el progreso económico.

Quiénes descubrieron América y emprendieron la colonización llegaron con la firme intención de enriquecerse a cualquier costo. Perversa la mente, proscritas y depravadas mentalidades colonialistas justifican esas actitudes y ese asalto desde la concepción imperial que no ha desaparecido, se ha fortalecido. Podríamos decir, desde la historia de las mentalidades, que es la pervivencia de una concepción imperial de señores europeos y norteamericanos la que sigue forzando a los vasallos, que somos nosotros, a ser seguidores de la explotación siniestra y destructiva de nuestro suelo.

¿Cómo es posible que después de dos siglos largos de supuesta independencia aún no tengamos sentido de la soberanía? Continuamos como cipayos haciendo el trabajo sucio para los dueños de la riqueza; el mapa de Colombia es una verdadera criba donde innumerables puntos negros, a lo largo y ancho de todo el territorio, marcan las explotaciones mineras actuales de todas clases de recursos no renovables; como si no hubiéramos padecido la empresa colonialista, sino que la siguiéramos profundizando desfachatadamente. Y el futuro ya está marcado por esa extracción destructiva.

Somos incapaces de mirar y soñar otro futuro. Las universidades son ahora golpeada por crear conciencia. No está lejano el día en que sean, como en Venezuela, sometidas a las carencias elementales y a la asfixia económica y se pierdan las colecciones, los herbarios, los laboratorios, el acervo y el testimonio de una inversión cuantiosa que se ha dilapidado por descuido e ignorancia supina.

El diagnóstico no puede ser más claro: no hemos nacido aún a la Ilustración, se prolonga entre nosotros un medioevo feroz, no creemos como nación en el conocimiento y seguimos exportando materias primas sin mayor elaboración para luego salir a comprar los productos en los mercados internacionales.

Le puede interesar: Cuello de botella dentro de las universidades

Una endeble industria manufacturera desarrolló Colombia, protegida y rodeada de garantías, pero que igual no soportó la presión comercial y con César Gaviria se abrió las compuertas de su erosión; algo queda de esa aventura. Igual Venezuela, logró desarrollar una industria petrolera que permitió albergar esperanzas, pero, los vientos dictatoriales y serviles la pusieron a rendir de alacena y despensa de una sociedad convertida en improductiva por sus irresponsables gobernantes. Fraternidad en el desastre y ánimo de entrar en guerra.

 

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Hidroituango
Columnistas /

Los empalmes

hospitales púbicos de Antioquia
Salud /

¿De qué tamaño es la crisis de los hospitales públicos en Antioquia?

Rendición de cuentas Área Metropolitana
Columnistas /

Haciendo escuela

Reunión comisión primera del Senado
Columnistas /

Representación, participación y reforma tributaria

Sucesión familiar
Columnistas /

La partición de patrimonio en vida en el régimen legal colombiano

Artículos relacionados

Minería ilegal en el Bajo Cauca
Columnistas

Sin futuro

Es esa falsedad, la hipócrita conversión de lo feo en bello, lo que nos ha impedido mirarnos en el espejo y descubrirnos que somos depredadores insaciables.

Lo más leído

1
Columnistas /

Benignísimo gobernante de infinita caridad

Si tuviéramos organismos de control serios e independientes ya estarían sumando y evaluando esos gastos...
2
Urbanismo /

Los retos que propone la Gran Encuesta en Salud para Colombia

Desde el Foco de Ciencias de la Vida y de la Salud, de la Misión de Sabios 2019, se le consultó al sector...
3
Infraestructura /

La terquedad cerró la Troncal del Café

Seis meses ajustó la interrupción del tránsito por esta vía, que según un veterano y experto ingeniero...
4
Mundo Fantástico /

Los imperdibles  

Conozca qué tiene Medellín y el área metropolitana del valle de Aburrá para hacer, ver o disfrutar.
5
Política /

El valor de lo nuestro

La futura primera dama de Medellín, Diana Osorio, ya tiene muy claro en su cabeza las ideas, propuestas y...
6
Columnistas /

La partición de patrimonio en vida en el régimen legal colombiano

Si bien la figura de partición de patrimonio en vida fue introducida ya hace siete años y ha sido de poco...