El tiempo no se ha detenido, la vida no puede parar

Autor: Dirección
21 junio de 2020 - 12:11 AM

La reactivación de la economía y la vida es necesaria pero no sólo se logra con permitir la libre circulación; la pujanza, la solidaridad y el autocontrol son ingredientes básicos para reconstruir un futuro de oportunidades.

Medellín

Transcurridos 107 días de la declaratoria del primer contagio de covid-19 en Colombia y 92 del inicio de la cuarentena por la vida en Antioquia, que empató con el confinamiento nacional, hay valiosos aprendizajes del sistema de salud y buena parte de la sociedad para atender el contagio y respetar las normas de autocuidado. Estos tres meses de quietud personal, social, económica e institucional han provocado un brusco frenazo de la economía, cuyas consecuencias en la dignidad de la vida de millones de personas, la supervivencia de miles de empresas y las expectativas de consumo deben ser contenidas con firmeza.

 

Lea también: Ciudadanía a prueba

 

La cuarentena para preparar el sistema de salud ante la pandemia covid-19, aunque necesaria, golpeó especialmente a los más vulnerables, millones de personas que vivían del día a día y que se quedaron sin ingresos, situación compensada parcialmente con los programas asistenciales que palían sus apremios, pero no les permiten forjar su mañana y el de los suyos. También propinaron un durísimo golpe a pequeñas y medianas empresas en las que estaban invertidos grandes esfuerzos de empresarios y trabajadores. Sobre ellos pesan la angustia del daño económico y el sentimiento de fracaso, junto a la incertidumbre por el muy lento despegar de la actividad económica, que según analistas de Bancolombia registra una caída anual de 16,4%, aliviada por la reactivación parcial, pero afectada por la caída del consumo, que al 14 de junio fue estimada en 55%.

 

Le puede interesar: Solidaridad por la vida

 

 

Aunque la crisis económica, que es de vida para millones de personas, corre minuto a minuto, el Dane, guía de la situación y las decisiones en el país, sigue ofreciendo sus datos con un mes y más de retraso. Es así como apenas a mediados de la semana que termina se conocieron los resultados económicos y sociales del mes de abril, en el que el país vivió la etapa más fuerte de confinamiento. En materia de empleo, son dramáticos, pues el desempleo se disparó a 19,3%, mientras que la población inactiva, que son personas en edad de trabajar que decide no buscar trabajo y generar sus propios ingresos, llegó a 48,2%. ¿Qué esperanzas pueden tener e irradiar a su entorno quienes consideran que perdieron su lugar en la economía?

 

Además: Infodemia y el valor de la verdad

 

 

La otra cara de la desesperanza la representa el activismo no planificado en que han incurrido centenares de miles de personas, muchas de ellas jóvenes, que ante la falta de perspectivas de empleabilidad determinaron incursionar en emprendimientos, repetidos hasta el cansancio, para responder a las necesidades de la pandemia. Su carácter coyuntural, su perspectiva incierta y su gestión artesanal hace de ellos frágiles aventuras con escasas perspectivas de aporte a la economía y muchos riesgos de ser fuente de frustración para sus gestores.

 

Lea: Silencio, reflexión ¿transformaciones?

 

La dispersión de la epidemia y la incertidumbre sobre la posibilidad de que la ciencia encuentre, con el rigor que requiere, fabrique y distribuya equitativamente una vacuna, así como las preguntas sin respuesta sobre las estrategias de reactivación, han causado ya fuertes impactos en inversionistas que tienen el espíritu y la capacidad para impulsar la actividad económica, el empleo y el consumo, que se retroalimentan y son, como ha reiterado el gobernador Aníbal Gaviria, la mejor política social. La falta de señales sobre el camino para la apertura de la economía y las resistencias feroces a ese necesario paso han desincentivado a inversionistas que serían el verdadero motor para una activación de la vida productiva y personal digna, sin asistencialismo y con esperanzas al futuro.

Le puede interesar: El renovado rol de la familia en el sistema educativo

 

 

En el ámbito institucional, es notable la prontitud y disposición del sistema educativo para adaptarse a la pandemia y ofrecer soluciones a la medida de sus capacidades; el amodorramiento del Congreso, que concluyó esta legislatura con más pena que gloria, mientras el poder ejecutivo da pasos desiguales y los despachos judiciales han entrado en cuasi parálisis, con peculiares excepciones, que acarrea serios impactos humanos, económicos y sociales.

 

Lo invitamos a leer: Desinformar y manipular en tiempos de covid-19

 

La economía, los ciudadanos que miran al futuro, esperan justicia o necesitan activar su vida, no pueden seguir postergando sus decisiones como si el tiempo, que es frío e inexorable, se hubiera detenido. Tampoco les son convenientes disrupciones que pudieran fracturar la estrategia cuida-vidas que ha sido protectora. La reactivación de la economía, de la vida, de la educación y hasta de la actividad social, son necesarias para que como sociedad podamos empezar a planificar y construir el futuro posible de oportunidades para todos. Pero más que permisos de salida, la reactivación y el reencuentro tienen que estar regidos por los conceptos de pujanza, solidaridad y autocontrol que como sociedad tenemos que recuperar y aprender.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Aníbal Gaviria Correa
Editorial

Deberes de la Fiscalía en el proceso al gobernador de Antioquia

Dudas, contradicciones puestas en evidencia y desproporción en lo actuado, son razones suficientes para reclamar que los pasos siguientes en esta causa sean dados con...
Ventiladores InnspiraMED
Editorial

Responder con prontitud y seguridad a los retos de la pandemia

El imperativo para el Invima no debería ser tanto el de ofrecer certezas absolutas de la confiabilidad de los desarrollos, como se le han pedido en otros momentos,...
Protocolo túnel Guillermo Gaviria Echeverri
Editorial

Apertura controlada, para cuidar y dar calidad a la vida humana

Estamos ante las realidades simultáneas de un virus altamente contagioso y de gran letalidad que ahora convive con un grave impacto económico que amenaza generar...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Barrio

Todos éramos los del barrio. Hoy pienso que en sentido no político eso es lo más cercano a la democracia...
4
Columnistas /

Entre Roma y Colombia, paralelo de la decadencia

Colombia buscará en las elecciones presidenciales el líder que logre unificar de nuevo al país. Obra...
5
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
6
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...