El incremento de la incertidumbre

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
21 noviembre de 2019 - 12:04 AM

Ahora ni siquiera el reto es encontrar acuerdos de paz, ahora el reto es esa multiplicación de la violencia y la informalidad

Medellín

Al observar el destino desigual del esfuerzo por conocer lo concerniente a la vida social y lo propiamente humano desde los puntos de vista de la escala, la perspectiva o los índices debemos aceptar el regreso y casi que la omnipresencia de la incertidumbre. En momentos en los cuales todos en todas partes empezamos a sentir los rigores de la crisis financiera nos damos cuenta de que no sólo hemos perdido las razones, en el sentido hobbesiano, sino que también ya no hay un lugar tan claro para la pretensión de lograr la razón, las certidumbres huyen y la capacidad de predecir se encuentra en otro callejón sin salida. La diversidad y pluralidad de sentidos hace muy difícil la obtención de explicaciones y mucho más las predicciones sobre acontecimientos futuros o en proceso.

Lea también: Dilemas de la investigación social

Ha llegado a su final una cierta concepción de la investigación social y su capacidad de ofrecer explicaciones aceptables y suficientes. Enfrentamos la era de la incertidumbre dura en el centro de los conocimientos sobre lo humano y lo social. En dominios como la naturaleza es obvio que avanzamos, pero aún esos conocimientos deberán pasar por una discusión participativa y por la toma de decisiones más democráticas y abiertas a los reconocimientos de los múltiples intereses. Ya no contamos con certezas que nos permitieran poner el saber en el centro y darle seguridad a nuestro progreso y al desarrollo social.

Una vez más la inestabilidad, la poca predictibilidad y la incertidumbre en materia económica nos llevarán aún más a un talante escéptico. Hemos entrado en un terreno en el cual ya es el cálculo del riesgo, el cual no se ajusta a grandes teorías ni modelos, sino que entraña un estudio de las condiciones reales de nuestras acciones. Ya no es tan posible la utópica sociedad del conocimiento pues la idea de ciencia social y del saber se han transformado y debemos ahora aprender a convivir con la inseguridad, los bajos niveles de verosimilitud, el aumento creciente del riesgo y una incertidumbre generalizada.

Podemos afirmar que ahora nuestra ignorancia es mayor pues el dinamismo social y cultural crea formas nuevas de manera vertiginosa y las categorías y los conceptos se deslizan. Ya no es verdad la regla que afirma que nuestros conocimientos de lo social pueden equiparar la ciencia normal en los dominios de la naturaleza, cada vez vemos más dominios sobre los cuales no parece factible decir cosas coherentes. Esto no quiere decir otra cosa que ahora es imprescindible invertir mucho más dinero en la investigación social y que el impulso a buscar conocimientos confiables se hace más urgente. El orden de los problemas ha cambiado y solo ver nuestra sociedad colombiana nos pone frente al tamaño del reto: Ahora ni siquiera el reto es encontrar acuerdos de paz, ahora el reto es esa multiplicación de la violencia y la informalidad. Retos mundiales están detrás de la necesidad de regular los mercados o mitigar el cambio climático. En las cuestiones más palpitantes nos enfrentamos a riesgos en relación con los cuales la investigación de ningún tipo proporciona ninguna fórmula de solución segura.

Le puede interesar: Panorama desolador para la investigación en Colombia

Ni la ciencia política, ni la historia están en condiciones de liberar a la actividad política de la responsabilidad de tener que tomar decisiones bajo condiciones de riesgo e inseguridad crecientes. Ya no es muy útil la idea de un saber acumulativo y por ello se alejan las posibilidades de predecir o visualizar consecuencias pues la ignorancia aumenta y no podrá ser eliminada como soñaba la modernidad y ahora hablamos de aceptar su irreductibilidad y sólo se piensa en entenderla un poco, incluso tolerarla. Las sociedades del conocimiento están pues aprendiendo a gestionar y aceptar ese desconocimiento creciente.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Delfín Acevedo Restrepo
Columnistas /

Delfín Acevedo Restrepo: Paradigma del antioqueño íntegro

Cenit
Columnistas /

Cenit es el corazón de Ecopetrol

Transporte público en Israel
Columnistas /

Israel: hacia el cierre total

Reloj de sol
Columnistas /

La nostalgia del encuentro

Alcalde
Columnistas /

Ya no va el despropósito del alcalde

Artículos relacionados

Minería ilegal en el Bajo Cauca
Columnistas

Sin futuro

Es esa falsedad, la hipócrita conversión de lo feo en bello, lo que nos ha impedido mirarnos en el espejo y descubrirnos que somos depredadores insaciables.

Lo más leído

1
Columnistas /

Un geólogo por municipio

Son los geólogos quienes mejor conocen los territorios desde los componentes suelo, subsuelo, fuentes...
2
Columnistas /

Ya no va el despropósito del alcalde

Que la discusión sea de cara a la ciudadanía, sin facultades y que se apruebe lo efectivamente...
3
Columnistas /

¿El fin de la humanidad?

Vamos a tener que refinar al máximo la violencia justa y convertirla en el camino para la liberación de...
4
Política /

Fracasó reforma estatutaria en la U. de M.

La disidencia contra la aún palpable influencia del exrector Néstor Hincapié fue derrotada en su...
5
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
6
Columnistas /

Delfín Acevedo Restrepo: Paradigma del antioqueño íntegro

Me doy plena cuenta de que el doctor Delfín Acevedo Restrepo, es la antítesis de esta realidad. Él se...