El delfinato

Autor: Sergio de la Torre Gómez
11 mayo de 2019 - 09:05 PM

La mitad por lo menos de las curules del Senado están ocupadas por parientes de quienes les antecedieron

Medellín

Sergio de la Torre Gómez

El sello de rastacuera, pseudoaristocrática, que lleva en la piel la sociedad colombiana se nos revela cabalmente en la transmisión del poder político que aquí se acostumbra, por vía de herencia entre padres e hijos y, faltando estos, entre cónyuges o hermanos. La mitad por lo menos de las curules del Senado están ocupadas por parientes de quienes les antecedieron. Sabemos que cuando en el litoral Caribe un parlamentario se jubila, fallece o es inhabilitado, o privado de la libertad, lo reemplaza sin falta la viuda o el vástago. Esa costumbre se ha extendido al país entero. Es raro que la familia en cuestión pierda el privilegio de que los honores y chanfainas permanezcan adentro y se transfieran entre sus integrantes. Tan habituado está el país a ello que en los foros democráticos, la prensa y las redes sociales nadie se queja, pues dichas sinecuras son como los derechos de sangre de la vieja España, que no se discutían. Como parte del patrimonio familiar pasan a reparto al desaparecer el patriarca, que entre nosotros suele ser a la vez el cacique o gamonal político de la comarca. El primer turno entonces para disfrutar la chanfaina u ocupar la curul le corresponde al que muestre más vocación, y al faltar éste ella se traslada a otro miembro de la ilustre familia, que en todo funciona como un clan.

Lea también: Notas añadidas

https://www.elmundo.com/noticia/Notas-anadidas/372041

La cadena abarca todas las preeminencias : concejalías, alcaldías, gobernaciones, senadurías y la misma presidencia del país. Tan arraigado está el fenómeno que no hay municipio donde no haya siquiera un cabildante que no sea el hijo o pariente escogido del que ya desocupó la silla. La propia jefatura del Estado, repito, solo por excepción aquí la ocupa alguien que no sea el descendiente de quien inició la dinastía. Mutatis mutandi, ocurre lo mismo que con las monarquías europeas supérstites. Y las de antes. Esta práctica consuetudinaria se llama “delfinazgo”, viene del Viejo Mundo y aquí lo replicamos desde el inicio de la república, pese a lo pintoresco y estrafalario que resulta en un país tan levantisco, mulato y tropical como el nuestro. Guardando el respeto debido, hay aquí apellidos que ya son emblemáticos de ello. Ospina, por ejemplo, que en solo un siglo aportó 3 presidentes dentro de la misma zaga. Diríase que con solo llevar tan ilustre apellido, desde su nacimiento ya eran candidatos presidenciales , y a la fija ganadores. Virtualmente predestinados a ello, si ellos así lo disponían.

Le puede interesar: Génesis del clientelismo

https://www.elmundo.com/noticia/Genesis-del-clientelismo/375837

Eso nos llegó de la Francia prerrevolucionaria, donde al heredero del cetro lo apodaban “el delfín”. Animalito marino caracterizado por su elegancia y donosura, pero al que, la verdad sea dicha, no se le conocía ninguna otra virtud relevante. Y a nosotros nos fue peor al respecto: ocurrió algunas veces que nuestro delfín humano no tenía siquiera la gracia de su modelo animal, para no mencionar otros atributos mínimos, de los que se exigen a un futuro monarca o mandatario. Lo cual casi nunca se comprueba o constata, así sea por elemental precaución. Si bien el agraciado a veces merece el don del delfinazgo, como en los casos recientes de Alfonso López Michelsen o Álvaro Gómez, conocidos por su brillo y sapiencia, también puede resultarnos un personajillo como Andrés Pastrana, el de la proverbial silla vacía, quien jamás logró entender ni su destino ni la responsabilidad (u oportunidad) que la suerte le ofrecía. Se nos agota el espacio y continuaremos luego estas notas sobre las vergüenzas, extravíos y desventuras a que nos condena nuestra idiosincrasia de nación que no acaba de aprender y moldearse.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-05-12 08:35:22
Se le agotó el espacio para mencionar, por ejemplo, a los inefables Galán Pachón, iluminados se creen, y hay gente que les rinde, como a los monarcas, una pleitesía de reírse a carcajada limpia.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Tomás Cipriano de Mosquera
Columnistas

Trazos y aproximaciones

Ahora celebramos los 200 años de la independencia y la república, mas no de una democracia real

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
4
Columnistas /

Empirismo vs. racionalismo

El problema radica, entonces, en separar la conciencia o los contenidos de la conciencia (la mente) del...
5
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
6
Religión /

Somos los discípulos de Emaús

Homilía sobre la fe en la resurrección en tiempos de pandemia, a propósito del diálogo de Jesús y los...