El buchón de agua, un viejo conocido en los embalses de EPM

Autor: Javier Restrepo Gonzalez
23 mayo de 2019 - 11:46 AM

Entre las consecuencias ambientales de la contingencia de Hidroituango, la irrupción del buchón de agua en el río Cauca fue una de las más visibles, al punto que la Fiscalía la incluyó entre las razones para investigar a EPM. Sin embargo, el fenómeno no es nada nuevo.

Medellín

De los impactos ambientales que dejó la contingencia de Hidroituango desde abril de 2018, la presencia del llamado buchón de agua en el río Cauca comenzó a ser notoria apenas en el mes de diciembre. Pero cuando en abril pasado la cobertura de esta planta, también conocida como lirio o jacinto de agua, alcanzó 126 hectáreas del espejo de agua, las alertas se encendieron y hasta la Fiscalía General de la Nación sumó el fenómeno a los motivos para investigar a EPM por delitos ambientales.

A comienzos del mes de abril, el entonces fiscal, Néstor Humberto Martínez, llegó a declarar que “estamos perdiendo el río Cauca a unas velocidades insólitas” debido a la presencia de la planta invasora.

Sin embargo, la presencia de la planta no resultó ser ninguna novedad para EPM,  que ya ha tenido que lidiar con ella en los embalses Peñol-Guatapé y Porce II, razón por la cual en la formulación del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto hidroeléctrico de Ituango ya se había estimado su presencia potencial y el tratamiento había sido incluido dentro del Plan de Manejo Ambiental, según un documento entregado a EL MUNDO por la entidad.

Lea también: Magnitud de filtraciones en Hidroituango no son motivo de alerta: EPM

El problema se configuró cuando la presencia de la macrófita o planta invasora, ocurrió antes de la entrada en operación de la central de generación hidroeléctrica. Tras la contingencia que inició en abril de 2018 y el posterior llenado del embalse, se debió activar el programa ambiental denominado “Manejo de macrófitas y residuos flotantes”, pues se reunieron todas las características propicias para su crecimiento: temperatura, acidez/basicidad, nutrientes y velocidad del flujo del agua.

Fue así como en septiembre comenzaron las operaciones de control manual y mecánico del fenómeno, que para diciembre cubría 68 metros cúbicos del embalse. Sin embargo, según explicó Alejandro Arias, profesional ambiental del proyecto Hidroituango, en diciembre se suspendió dicho control “por un asunto contractual”, lo que derivó en que el fenómeno creciera hasta ocupar 1.638 metros cúbicos (126 hectáreas) en abril.

Tras el reinicio de las labores de control, en los primeros días de mayo se observó el inicio de una curva descendente, con 1.027 metros cúbicos y la expectativa de que en un mes más esté totalmente controlado, según el funcionario.

Buchon de agua en hidroituango

¿Por qué es malo el buchón?

La doctora en Ecoetología, Lilliam Eugenia Gómez Álvarez, quien participó en un conversatorio sobre el problema del buchón de agua, organizado por un grupo de diálogo sobre Hidroituango conformado por profesores de la Universidad Nacional, sede Medellín, planteaba que la proliferación de plantas arvenses acuática es “uno de los puntos de no retorno del deterioro ambiental”.

Es decir que esta planta en sí misma es un síntoma de los problemas de contaminación en las cuencas, pues generan un proceso denominado eutrofización, que se define como la acumulación de nutrientes artificiales como el nitrógeno -utilizados en los cultivos y los residuos de plaguicidas traídos por la escorrentía- en los suelos lixiviados, que llegan hasta los afluentes  acuáticos, causando la pérdida de oxígeno en el agua.

Lea además: Un año después, los mayores riesgos están controlados: EPM

“El oxígeno se pierde al mezclarse con el nitrógeno, lo que hace que los animales mueran”, explicó en el citado conversatorio la profesora Gómez Álvarez, quien añadió como fenómeno adicional el aumento de los niveles de evaporación del agua por la capacidad de la planta de absorber y liberar hasta un 30% por encima de lo normal.

Por su parte, la doctora Julie Arteaga Carrera, profesional ambiental del área de Generación de Energía de EPM, explicó que las problemáticas de cuenca se generan por la contaminación causada por actividades como la agricultura, la ganadería, los vertimientos, el urbanismo, los cambios en el uso del suelo, los rellenos sanitarios, la deforestación y la minería ilegal, a lo cual se suman condiciones propias de la planta como el hecho de que las más de 20.000 semillas que una flor de buchón puede contener, puedan sobrevivir hasta 20 años en el sedimento.

Como si fuera poco, “por ser bonita la gente cree que es ornamental y se la lleva para su casa”, cuando la encuentra en zonas de la Amazonía, lo que “ha contribuido a su expansión”, ya de por sí rauda en su proceso natural.

Hay, sin embargo, una cualidad de la planta que la hace aprovechable: el hecho de que absorbe los elementos pesados como el níquel, el estaño, el mercurio, el plomo o el cadmio, entre otros, que son elementos que nunca se desdoblan y, por el contrario, se acumulan en el tejido vivo y, por ende, pueden llegar al organismo humano por vía de la alimentación o la respiración.

Le puede interesar: Erosión dentro de la GAD, causa raíz de contingencia en Hidroituango

“Por eso el buchón no se debe eliminar del todo, sino controlarlo y dejarlo en los niveles que aporten un beneficio”, afirmó la doctora Lilliam Eugenia Gómez Álvarez, quien explicó, además, que precisamente por esa característica “no sirve para alimentar ganado, porque al ser portadora de metales pesados, ello iría al consumo humano; tampoco se puede quemar, porque el metal se  evaporaría y sería respirado, y no sirve como abono, por lo mismo que no sirve como alimento”, aunque en este punto se puede hacer la excepción con las plantas ornamentales.

Manejo del buchón de agua en hidroituango

Cómo lo ha manejado EPM

El mayor temor de muchos académicos y líderes ambientales es que el control del buchón se haga con medios químicos o biológicos, pues los desechos de un plaguicida pueden terminar en el río, que es fuente de abastecimiento para muchas poblaciones, y los microorganismos usados para atacar el problema se pueden convertir en un nuevo agente invasor.

“Los métodos con los que estamos alienados, como estrategia de EPM, son el control físico y el control mecánico”, explicó la doctora Julie Arteaga Carrera, profesional ambiental del área de Generación.

Ahora bien, Arteaga Carrera es enfática en señalar que el proceso de eutrofización, es decir la pérdida de oxígeno en el agua, no ha sido significativo en los embalses de EPM.

Conozca más: Hidroituango, un laboratorio de soluciones no convencionales

“En Porce II se tuvieron cerca de 340 hectáreas invadidas con buchón, y en ese momento se disparó la productividad del embalse en términos pesqueros; y es que el buchón en las raíces genera una especie de hábitat en donde los pececitos se pueden proteger de sus depredadores, entonces indirectamente beneficia a la pesca”, explicó.

Reiteró, además, que “no se ha presentado ninguna mortandad de peces relacionada con presencia del buchón de agua” ni tampoco reducción de oxígeno, puesto que, a su juicio, esto “sucede en ecosistemas que no son tan profundos como un embalse, que no tienen las condiciones de oxígeno de los embalses y que no tienen ningún tipo de control asociado que impida que esas matas ocupen toda la superficie del espejo de agua”.

De otro lado, la profesional ambiental aseguró que las plantas de buchón retiradas de Porce II se han aprovechado, en buena medida, en compostaje, por lo cual “se realizaron diferentes pruebas en las que se midieron las concentraciones de metales pesados y están por debajo del límite de detección y de cuantificación de  laboratorio”.

Además: Hidroituango: el “desastre” que no ha dejado un solo muerto

El mismo estudio se hizo en los tejidos del buchón. “Se tomaron muestras en peciolos, en hojas, en tallos y ninguno de ellos superaba la normatividad aplicable para ser utilizado como enmienda orgánica”, sostuvo.

Manejo del buchón de agua en hidroituango

El caso Hidroituango

Para prevenir la expansión de la planta en las aguas del río Cauca, EPM cuenta con un equipo de 70 personas, quienes además de controlar la expansión de la planta, también se ocupan de manejar y recolectar todo tipo de material flotante, como troncos, ramas y materiales vegetales, y residuos ordinarios.

“El control manual hace parte de la estrategia de sostenibilidad ambiental y social con corporaciones o acciones comunales”, explicó Alejandro Arias, profesional ambiental del proyecto hidroeléctrico, quien detalló que ese trabajo se apoya con el control mecánico, para el cual se utilizan máquinas cosechadoras, importadas por EPM desde 2009, retroexcavadoras y volquetas.

El primer paso en el control es instalar barreras de confinamiento, lo cual se hace con guadua y canecas, para facilitar la extracción posterior. Sin embargo, una vez retirado el material todavía no se está haciendo el aprovechamiento en revegetación de taludes, en la producción de bioetanol (que se hace mediante un proyecto con la UdeA) ni en compostaje, puesto que a estas plantas  todavía no se les ha hecho el estudio para determinar su composición físico-química.

“Vamos a determinar  si hay concentraciones por encima de los niveles permisibles, el buchón está hoy en proceso de análisis de laboratorio, las muestras iniciaron este mes porque hicimos el ejercicio de generar un compost y monitorear ese compost para ver si se puede utilizar para la recuperación de suelos en la zona periférica del embalse”, dijo Arias.

También: Disputa por responsabilidades en Hidroituango apenas comienza

Para el caso de las aguas del río Cauca, el monitoreo sobre la calidad del agua no muestra niveles relevantes de la presencia de metales pesados.

“Seguramente hay presencia de metales teniendo en cuenta la actividades industriales en la cuenca, pero los volúmenes no son perceptibles y el buchón, entonces, presumimos que no va a tener unas concentraciones altísimas”, expresó el funcionario.

La mayor dificultad para adelantar esta labor, según recalcó el funcionario, es que no hay vías de acceso para llegar a todas las zonas donde la planta se ha visto.

Según EPM, el trabajo se ha concentrado en un predio llamado El Ciruelar, ubicado en Sabanalarga, área que es propiedad de la empresa y donde no hay comunidades contiguas al embalse. Este punto posee vía de acceso para el ingreso de la maquinaria y los equipos para el control mecánico.

 

Controlar, no eliminar

La doctora en Ecoetología Lilliam Eugenia Gómez Álvarez, explicó durante su exposición en el grupo de diálogo sobre Hidroituango, de la Universidad Nacional, que “una especie no se puede erradicar” puesto que “ello implicaría que otra especie más invasora entrara a ocupar ese espacio”.

A su juicio, para lograr un exitoso control de fenómenos como la invasión del buchón de agua en los embalses, “se requiere de una visión sistémica”.

“La inmediatez de la visión de la problemática elimina la visión holística del mundo. Si se tira de un hilo, se desbarata el tejido”, insistió.

Lo anterior, añadió, implica que las soluciones no se pueden quedar en el punto ni en el momento en que se presenta  el problema, sino que se debe mirar de dónde viene (la contaminación de la cuenca) y hacia dónde iría el efecto de los procesos adelantados.

“Las aguas de Porce II llegan al Cauca, al Magdalena, al mar. Por ende, hay poblaciones que se sirven de esas aguas. El problema no se puede atacar aplicando un químico ni se puede usar tampoco un microorganismo para el control biológico”, finalizó.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Juan Manuel
Juan Manuel
2019-05-31 06:40:08
¿Sabían que uno de los animales que se alimentan de buchón son los manatíes? Se podrían traes algunos ejemplares al embalse para control natural, y al mismo tiempo protegerlos.

Destacados

Hombre de Viturivio
Columnistas /

¿Ser digno de qué?

Colombia entrena para Copa América
Columnistas /

Deporte de multitudes, negocio de pocos

Cocaína
Columnistas /

Es la mafia, estúpidos

Presidente Duque en congreso de cafeteros
Columnistas /

La economía a presión

Migración Colombia-Venezuela
Editorial /

Cercos a la brava oposición     

Artículos relacionados

Captación Hidroituango
Minas Y Energía

Magnitud de filtraciones en Hidroituango no son motivo de alerta: EPM

El gerente encargado de la entidad, John Maya, salió al paso de los rumores en redes sociales, explicó las razones de los flujos y señaló las medidas a tomar.
Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general de EPM, rodeado del equipo que lideró la atención a la c
Minas Y Energía

Un año después, los mayores riesgos están controlados: EPM

Este 28 de abril se cumple el primer año del inicio de la contingencia que partió en dos la historia del proyecto Hidroituango cuando alcanzaba el 87% de avance....
Obras en Hidroituango abril de 2019
Minas Y Energía

Disputa por responsabilidades en Hidroituango apenas comienza

Luego de que EPM anunciara el traslado de los costos originados en la contingencia a la sociedad dueña del proyecto, Integral anunció que no acepta la...

Lo más leído

1
Columnistas /

Es la mafia, estúpidos

Es la cultura y la práctica política y terrorista del narcotráfico, con la meta de convertir a Colombia...
2
Salud /

IPS Artmedica, la mejor en tratamientos de enfermedades de alto riesgo

La entidad antioqueña ha sido exaltada durante dos años consecutivos por la Cuenta de Alto Costo en la...
3
Columnistas /

¿Ser digno de qué?

¿Qué se ha hecho de la dignidad en nuestro país?
4
Infraestructura /

La Troncal del Café, a debate en la Asamblea

Los diputados antioqueños quieren saber el por qué de los permanentes problemas de esta vía y si los...
5
Política /

Barbosa: intenta superar su crisis en las urnas

El alcalde de esta municipalidad y otros funcionarios están detenidos por hechos de corrupción que...
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...