El Sistema Carcelario y penitenciario, otro coronavirus en Colombia

Autor: Héctor Jaime Guerra León
1 abril de 2020 - 12:00 AM

Las cárceles atiborradas están de reclusos que culpables o inocentes, son sometidos a terribles vulneraciones de sus derechos, a la enfermedad, a agobiantes y enfermizas congestiones, a procesos de corrupción de toda clase y perversión.

Medellín

Otra de las problemáticas que desde hace muchos años afronta este país, es el desprestigio, verdaderamente alarmante, en que se ha sumergió su sistema- política carcelaria y penitenciaria y, con éste, sus centros de reclusión, en los que a más de ir a pagar una condena impuesta por la violación de un derecho o la realización de una conducta jurídicamente prohibida, se va o se recluye al cuidando a recibir “capacitación” para el delito o para seguirlo haciendo con mayor capacidad y agresividad- animadversión.

El objetivo primordial de la imposición de una condena es buscar que quien haya cometido una conducta criminal- un delito- tenga la oportunidad de reflexionar sobre su comportamiento y que, además, se sienta estimulado por el Estado y la Sociedad al arrepentimiento y/o redención y logre su normal reincorporación al entorno social y familiar al que ha pertenecido siempre. Se supone que, si el verdadero sentido de la ley penal es impedir que el crimen y las conductas prohibidas se realicen, deberá también proporcionar los medios necesarios y adecuados para que las personas incursas en la comisión de un delito, tengan los elementos- herramientas necesarias– recursos logísticos y pedagógicos, entre otros, que les induzca y permita, si a bien lo tienen en ese proceso, tomar la determinación de corregir sus faltas y se decidan a aprovechar la oportunidad que les brinda el Estado de Derecho a resocializarse, volviendo a la sociedad, aceptando sus normas, para vivir en ella sin dificultades de ninguna índole, aceptando las reglas social e institucionalmente imperantes.

Lea también: En Colombia, ¿Es la Justicia realmente cercana al ciudadano?

Infortunadamente en nuestro país nada de lo anterior se cumple, las cárceles o centros de reclusión se han convertido, desde hace ya mucho tiempo, en verdaderas “escuelas del crimen”, en las que –como dice la canción –romancero español- al aludir a la inmoralidad que se vive en estos lugares: “a la puerta del presidio hay escrito con carbón, aquí el bueno se hace malo, el malo se hace peor”. El mal trato que se dan entre ellos mismos y/o por parte de los más fuertes, originado en el despotismo y negligencia de buena parte de los funcionarios que tienen el deber misional de administrar y/o vigilar dichos centros, sumado a la revoltura- fusión de pequeños, medianos y peligrosos delincuentes, hace que quien, por circunstancias en muchos casos ajenas a su voluntad, tenga que pagar en estos sitios una condena, para tratar de purgar sus errores, más que a ello estará es condenado a tener que seguir siendo siempre un criminal; porque allí, los prisioneros son sometidos, con algunas excepciones, a tratos deshonestos, crueles y deshumanizantes que incitan al rencor, al resentimiento, la venganza; es decir , a la reincidencia delincuencial, obligados por los nefastos y degradantes hechos que al interior de éstos escenarios acontecen.

Allí, en estas “universidades”, como decía uno de mis maestros en la facultad de derecho, ante un sistema estatal incapaz de dar verdaderas soluciones y bajo la injusta censura de una sociedad no menos cruel e indiferente, se encuentran muchos hombres y mujeres de nuestra patria, sometidos al olvido, al hacinamiento y a las más degradantes humillaciones y desprecios y/o a lo que es más deplorable, recibiendo “cátedra para el delito”, pues la drogadicción, el hurto, las violaciones, abusos y todo tipo depravaciones sexuales se hacen muy normales y frecuentes ante la actitud permisiva y cómplice del sistema y -de manera especial- de sus servidores que -en muchos casos- coadyuvan y participan en todo este entramado de descomposición y maldad que se cocina desde el más profundo interior de nuestro maltrecho y corrupto sistema carcelario.

Le puede interesar: Populismo y arrogancia oficial, malos consejeros gubernamentales

Desde mis épocas de estudiante he escuchado lo que ha sido una urgencia, un deber apremiante e incumplido del Estado y la sociedad; esto es, poner en práctica el establecimiento de un real e integral programa sobre lo que los expertos llaman política criminal, para la redención del sistema carcelario y penitenciario de nuestro país, implementando la puesta en marcha de eficaces procesos, planes y programas que busquen efectivamente la humanización del sistema carcelario del país, para que quienes hayan cometido una conducta en contra de nuestro orden social y jurídico, puedan tener, en la cárcel, la obligación de redimir sus malas acciones, pagando una justa condena, estando allí lo que tengan que estar de conformidad con la gravedad de su mal comportamiento; pero que también –como es el deber ser y el sentido político, ético y filosófico de las sanciones en un verdadero sistema democrático, se les brinde la oportunidad y el derecho a que -real y efectivamente- las sanciones- penas, estén encaminadas a que dicha población tenga la posibilidad de reflexionar, arrepentirse –redimirse, y a regresar a la libertad- a la sociedad– a hacerle útil, a servir y producir de conformidad con la asunción de una nueva vida y a un sistema social e institucional que en esas condiciones puede acogerle y brindarle su protección.

Lejos estamos de que ello sea una realidad, pues hoy las cárceles atiborradas están de reclusos que culpables o inocentes, son sometidos a terribles vulneraciones de sus derechos, a la enfermedad, a agobiantes y enfermizas congestiones, a procesos de corrupción de toda clase y perversión y, a estar allí, a la espera de que algún día tan atroz y deshumanizante situación cambie, otorgándoles el trato que en consonancia con el orden jurídico interno y el derecho internacional humanitario debe darse a estas personas; pues a pesar de sus errores, concupiscencias y debilidades, como seres humanos que son, también debieran tener derechos que se les debe respetar y garantizar por el orden social y estatal imperantes.

¿Será eso algún día posible en Colombia?

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-04-01 09:27:56
Que las cárceles sean como propone el columnista, es una utopía en éstos momentos, máxime si para el desbarajuste ayudan los tales guardas que atizan la corrupción, ya sea haciéndose la vista gorda cuando entran a las cárceles elementos como celulares, armas de fuego. Y el guarda nuevo, al entrar, tiene qué seguir la senda de los veteranos, so pena de terminar en la calle, vivo ó muerto. Qué horror!

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
4
Columnistas /

Los jóvenes son el presente y el futuro de Colombia

Esta es una gran oportunidad para que nuestros jóvenes adquieran experiencia laboral, se vayan...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Mundo Estudiantil /

“La Normal no es normal”

Como una formación rocosa que sobresale de la superficie del mar, la Escuela Normal Superior Antioqueña...