Después del coronavirus

Autor: Darío Ruiz Gómez
15 junio de 2020 - 12:06 AM

El propósito de, en la postpandemia, aspirar a ser mejores en una “nueva vida” ciudadana es algo que, recordemos, hizo parte de los objetivos políticos de las golpeadas viejas clases medias

Medellín

¿A qué país aspiramos una vez desaparezca la pandemia? La pregunta ha sido lanzada pero no en voz alta como para que solamente la escuchen los más aparentemente despistados(as) o sea quienes atentos solamente a cumplir con sus deberes cotidianos , estuvieron ajenos a las trifulcas en las calles y que hoy confinados en los espacios familiares conocen de la atormentadora estridencia del ruido que embobece y entontece en la ofensiva vulgaridad de la radio de las mal llamadas músicas “populares” perversos contenidos de estéticas que de mañés pasaron a lo que hoy se denomina la estética cuqui y que el filósofo inglés Simón May ha analizado tan esclarecedoramente como distintiva de los nuevos grupos sociales. Si los gustos en el vestir de las nuevas clases medias – las que los filósofos “progres” criollos llamarían del capitalismo tardío- se han hecho más cursis también esto ha sucedido con la nueva clase política “progre”. Pero vamos por partes y detengámonos antes en aquellas circunstancias de crispación social extrema en que un grupo muy reducido de estudiantes y de trabajadores y por supuesto de delegaciones de indígenas disfrazados de indígenas, de afrodescendientes disfrazados de afrodescendientes, de bandas musicales identataristas de la clase media, intentó violentamente, antes de que irrumpiera sin previo aviso la pandemia, protestar airadamente sobre temas desconocidos para ellos como los de la educación, la ciencia alentados por desahuciados dirigentes obreros y dirigentes de Fecode que acusan notoriamente el envejecimiento mental que supone el haberse pasado la vida sin leerse un libro, solamente haciendo paros, propagando la ignorancia. ¿Por qué no rescataron la memoria del adolescente que murió al estallarle una bomba que iba a lanzar a un motociclista que se negó a obedecer la orden caprichosa de detenerse? El sentimentalismo, el maniqueísmo y no el juicio crítico que debe nacer de la razón que brota del análisis objetivo de los hechos imperó en los intelectuales de bolsillo que se doblegaron ante desmanes que nada tienen de revolucionarios porque lo que llamaríamos la nueva “intelligentzia” –algunos no tan jóvenes- se han caracterizado por este sentimentalismo seudo revolucionario y esta cursilería estética: el resultado que saldría de mezclar los gustos de maquillarse como Petro, los fashion de Claudia López, Santrich y el autor de Sin tetas no hay paraíso, liquiliqui, mochila arhuaca, manta guajira de marca, turbante. Por lo tanto el propósito de, en la postpandemia, aspirar a ser mejores en una “nueva vida” ciudadana es algo que, recordemos, hizo parte de los objetivos políticos de las golpeadas viejas clases medias, de lo que estas añoradas clases llamaban la decencia del poder justo a la medida de sus ideales republicanos; propósito moralmente inalcanzable para estas nuevas clases políticas y su arribismo social cobijadas ahora por el vacío vital que causa el choque con medios tecnológicos que nunca serán capaces de adaptar a sus realidades e inalcanzables como propósito pospandemia para un populismo que pretende arrasar con aquello que considera elitista porque es lo mejor.

Lea también: La ciudad es del ciudadano

El santismo es el ejemplo histórico ya notorio de lo que supone la codicia, la falsa aristocracia, la engañifa, el fake news, el fracaso de las obras públicas, la mala televisión ¿Como volverse atrás en su caso? Creo que el confinamiento de la pandemia nos ha permitido distinguir con claridad el abismo que separa al país silenciado, y por lo tanto capaz de indicar una aurora y el país de la infamia y la alcantarilla que debería ser el pasado a olvidar.

Le puede interesar: La pandemia y la verdad última

 

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-06-15 10:24:24
Me encantó. Hay mucho seudorevolucionario incrustado en las marañas de Fecode, por ejemplo. Livianos en el ser y el hacer, nada de ética ni estática.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Pablo Iglesias
Columnistas

La deriva de la izquierda española

Los errores, vacilaciones del gobierno de Sánchez –torpeza burocrática, ignorancia sobre los contenidos específicos- han conducido - por falta de previsión para...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
6
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...