Consumismo, genética y mercadeo

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
11 febrero de 2020 - 12:04 AM

Ahora se venden marcadores genéticos para detección precoz de enfermedades, incluso de aquellas que aún carecen de enfoque terapéutico práctico.

Medellín

Como en la antigüedad y en todos los periodos de la historia, siempre habrá malabaristas de las ilusiones humanas. Ahora, vestidos de bata blanca y con un enorme delantal de comerciante, ofrecen los servicios de las tecnologías genéticas como en un muestrario de baratijas. Uno de los componentes -argumento de venta- es la imaginación del comprador a quien se invita con la idea de prevención de enfermedades, de detección precoz, de un mejoramiento y progreso basados en la fe hacia la tecnología, una creencia que tiene muchas facetas discutibles e incompletas. Una de ellas, es la ausencia del necesario filtro de la solidez de la evidencia metodológica y científica con que se debe avalar, en términos de seriedad, la utilidad concreta de determinadas técnicas y recursos. Habitualmente, ello toma años de rigurosos procesos investigativos, de cumplimiento de altos requisitos en cuanto a los procesos de verificación y de comparación.

Lea también: Salud y mercadeo de ilusiones

El “homo consuméricus”, pariente cercano del “homo económicus”, puede fácilmente equivocarse. Ser conducido, como una oveja, por medio de la propaganda y de la habilidosa publicidad, al mundo del consumismo y de la creación de imperativos y necesidades que en realidad no lo son. Son apenas conductas impuestas por la ideología y por la moda.

Ahora se venden marcadores genéticos para detección precoz de enfermedades, incluso de aquellas que aún carecen de enfoque terapéutico práctico. Elementos de predicción sobre los que se ignoran o minimizan las consecuencias de los falsos positivos y negativos, de aquellos resultados que en realidad desorientan, generando tranquilidades irracionales -falsos negativos- o conduciendo a procedimientos y medidas excesivas y no justificadas –falsos positivos- con el consiguiente costo, no sólo económico, sino también en condiciones adversas o enfermedades derivadas de la acción médica, iatrogenia.

La ideología del transhumanismo, de Savulescu y otros, tiene un adicional aspecto cómodo e insincero: su sumisión oportunista a las fuerzas del mercado, del cual se pueden obtener fáciles réditos. Sus neo-profetas repiten unas consignas de relativo impacto ante las muchedumbres: longevidad, curación para el cáncer, confort como único escenario digno de ser vivido, aumento de las potencialidades físicas e intelectuales. Eso sí, se guardan de hablar con claridad sobre lo que está en el fondo de sus imperativos filosóficos: la eugenesia, la visión utilitarista aplicada a los enfermos terminales a quienes se ofrece, bajo el equívoco slogan del “derecho a morir dignamente” la eutanasia, y la aniquilación de aquellas vidas humanas que consideran sin sentido o de calidad inferior. Incurren en la visión y actitud nazi que reprochan, sólo que con la adicional gravedad de ser conscientes de las contradicciones de su antropología errónea, como es el caso del bioeticista, activista ecologista y defensor de los derechos de los animales Peter Singer, al mismo tiempo propagandista del aborto eugenésico y de la eutanasia. Unas contradicciones colosales con las que pueden simpatizar gentes sometidas a sus  reacciones emocionales primarias, a una falaz concepción de la autonomía individual y que olvidan la racionalidad y la humanidad como premisas del comportamiento y de la convivencia pacífica.

Le puede interesar: La cirugía estética y los deseos uniformes

Ahora, como siempre, se necesita mucho de sensatez para evaluar en su justa medida lo que son reales logros del poder hacer de la cultura tecno-científica. Magnificarlos y manipularlos con fines comerciales es otro capítulo de deshumanización y de explotación de la ignorancia colectiva. La panacea genética no existe. Como van las cosas, parece ser una creación del mercadeo y de los empresarios de la era de la post-verdad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Otras formas de conocer
Columnistas

Otras formas de conocer

Sabemos cuánto se aprende de humanidad y de medicina en fuentes alejadas del rigor matemático de lo medible

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
2
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Sectores /

Consumo planea alianza comercial para salir de la crisis

La Cooperativa fue intervenida para administrar y no para liquidar. Durante este tiempo, han hecho todo lo...
5
Urabá /

Urabá, una economía del banano y el turismo

Urabá es una zona estratégica para la agroindustria de Antioquia, siendo el plátano y el banano sus...
6
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...