Consultas vs. encuestas

Autor: Nacho
21 mayo de 2019 - 07:19 PM

Un desolador panorama presenta la democracia interna de los partidos con motivo de las consultas partidistas del próximo domingo, hoy sustituidas por dudosas encuestas.

Medellín

En desarrollo de los últimos intentos de aprobar una nueva reforma al modelo político colombiano, uno de los temas más relevantes que se ha discutido y que permanentemente se reclama es el de democracia interna en las decisiones políticas de los partidos políticos, sobre todo a la hora de escoger candidatos únicos o confeccionar listas a las corporaciones públicas.

El gobierno del presidente Iván Duque acaba de tener su primer revés en reformar puntos claves del sistema político-electoral y fracasó en su propuesta de implementar las listas cerradas, lo que originó el muy lógico debate que se requiere al mismo tiempo democratizar internamente a las débiles formaciones  partidistas colombianas, para que no impere el bolígrafo o el dedo de los jefes o congresistas.

Por tal razón las elecciones de autoridades territoriales de octubre se realizarán con base en las disposiciones emanadas de los actos legislativos de 2003 y 2009 y que hoy desarrolla la ley estatutaria 1475 del 2011 que adoptó reglas de organización y funcionamiento de los partidos y movimientos políticos, y también de los procesos electorales.

Bajo ese ordenamiento político, el único instrumento válido para que los candidatos que competirán por las gobernaciones y las alcaldías, y los que harán parte de las planchas a asambleas departamentales y concejos municipales, no sean impuestos, sino producto de procesos democráticos internos, son las llamadas consultas partidistas, que con base en el actual calendario electoral están programadas para este domingo 26 de mayo.

Pero aunque todos los partidos inicialmente solicitaron participar en ellas, al final la convocatoria fue muy desalentadora, tirando a pobre, pues sólo tres partidos, el liberal, el conservador y Centro Democrático, utilizarán las consultas en tan solo doce municipios del país, la mayoría pequeños o intermedios, para elegir candidatos a las elecciones de autoridades territoriales. Y de ellas sólo dos “primarias” en Antioquia, en los municipios de Nariño y Támesis.

Lo irónico de este triste panorama, es que en el país todo el mundo reclama democratización de los partidos, pero estas organizaciones evitan realizar las consultas y ahora les dio por suplantarlas por las encuestas, cuyos resultados  dejan muchas dudas porque ni siquiera las dan a conocer y también se sospecha que ni las hacen.

Esta situación tiene que ver mucho con la crisis de los partidos políticos en Colombia como lo señala el académico David Suárez al decir que esas organizaciones siguen siendo endogámicas, siguen siendo empresas familiares y económicas, siguen siendo unipersonales, manejadas por muy pocos que no quieren perder el poder y el dominio.

“Nuestra política sigue siendo muy provinciana, parroquial, ancestral. Les da miedo la apertura, el pluralismo. Miedo a perder el mando, el control”.

Cuestiona que las consultas o “primarias” sean sustituidas por las encuestas, que pueden ser fácilmente manipuladas, las pueden dirigir y controlar.

Es tremendamente enfático en comentar que “a los partidos y a nuestros políticos les gusta mucho la democracia, pero entre poquitos. Y esos poquitos los siguen definiendo ellos mismos a dedo. El bolígrafo sigue vivo y activo. Por eso vemos: el que diga Uribe, el de Fico, el de Vargas Lleras, el que ponga Gaviria, el que señale Samper”.

 

No representan a la gente 

Hablar sobre la crisis de las estructuras partidistas en Colombia es para el  académico y político Rodolfo Correa llover sobre mojado.

Y lo explica al precisar que cuando los partidos hablan de democratización pretenden constituir argumentos para tener empatía con la opinión pública. Pero en su concepto la opinión pública ya no espera eso de ellos, ya en realidad no espera nada de ellos. La comunicación con la ciudadanía y su relacionamiento con ella es hoy nulo y no existe posibilidad de reconstruir el papel de los partidos bajo el modelo tradicional o típico de acción que estas organizaciones han tenido.

“Ya no se trata de hacer consultas para elegir candidatos porque esos candidatos representan a los partidos y no a la gente. Para superar eso buscan las encuestas porque las encuestas son una forma de oír a las personas sobre qué candidato les gusta más en un momento específico”.

El profesor Correa lleva esta situación a su propia situación personal como político y dice que tras 20 años que lleva estudiando la filosofía y la ciencia política, cree que la única forma de repotenciar los niveles de participación de la gente en la vida pública, es a través de una corriente que viene tomando una fuerza inesperada ante la realidad que vivimos, y es la denominada democracia 3D (democracia, directa, digital) que consiste en abrir los canales de participación creados por la tecnología y ponerlos a disposición de la ciudadanía en la toma de las decisiones públicas para que ellos decidan directamente, prescindiendo cada vez más de los intermediarios, que en este caso serían los partidos políticos. 

Lea también: Los conservadores ya tienen candidato a la Alcaldía de Itagüí 

En una conferencia que dictó en la reciente Cumbre Mundial de Comunicación Política en Madrid dijo que “en el actual modelo de comunicación social digital, la gente no necesita intermediarios para informarse ni para decidir. Por eso lo que le está pasando a los partidos políticos es lo mismo que le está sucediendo al periodismo y a los medios periodísticos tradicionales: la gente ya no los necesita para enterarse porque la información es incontrolable, desbordante y la produce y gestiona la misma gente a través del ciberespacio. Así mismo, la gente forma su opinión y se siente apta para tomar decisiones sin que para ello necesiten a los que otrora eran los formados, informados e ilustrados que se unían para defender una ideología y que para eso formaban un partido político”.

Y va más allá y dice que hoy donde las ideologías ya no ocupan un asiento en la mesa del interés ciudadano, ya la gente siente que no necesita una organización  para defender eso que no interesa. Y si siguen haciendo lo mismo que hacían hace un siglo, están destinadas a desaparecer porque el mundo sencillamente es otro.

 

El ejemplo argentino 

Lo ideal para el politólogo Carlos Andrés Pérez sería que la democracia interna de los partidos se hiciera con los militantes, para que no exista la posibilidad de injerencia negativa y oportunista de otros partidos.

Puso como referente o ejemplo que por eso es que en Argentina hacen en un mismo día las llamadas PASO (primarias abiertas simultáneas y obligatorias), entre otras cosas para que no se pueda votar en varios partidos.

Sin embargo, advirtió, que al no tener una base de militantes afiliada a los partidos se recurre a las encuestas, como un mecanismo válido de consulta más amplia.

Pero para él todo pasa por fortalecer a los partidos, en la medida en que haya una base de militantes carnetizada y reconocida, para de esa manera elegir a los candidatos.

Otro analista de la política como es el profesor Carlos Arias tiene tres respuestas a la problemática que se viene planteando:

1. Los partidos políticos están asociados a la politiquería, la corrupción y el clientelismo. Para los electores esa asociación con candidatos puede ser perjudicial porque se imponen los candidatos que mezclen una relativa independencia.

2. Las encuestas por lo menos en percepción, permiten que los ciudadanos adviertan un proceso de relativa transparencia para la escogencia del candidato de su colectividad.

3. La democratización en el proceso de elección de los representantes a una elección sigue siendo necesaria, al igual que los partidos, pero solo se dará con una verdadera transformación de sus estructuras y dirigentes. Mientras eso ocurra las encuestas se convierten en el mecanismo validador.

 

Un toque femenino 

La comunicadora Claudia Posada también aporta sus reflexiones al cotejo entre consultas y encuestas y dice que la misma razón por la que la clase política ya no quiere comprometerse con un ideario de partido, siendo este la ruta de trabajo en el que se enmarcan las directrices partidistas al igual que las promesas electorales, ha llevado a que se desvanezcan las posibilidades de legitimar nombres por trayectoria y merecimientos ideológicos. Y se prefiriere adoptar mecanismos medio "chuecos" para habilitar imposiciones acordadas en “cónclave”, los que suelen llamar encuestas.

“Si existieran partidos verdaderamente democráticos, es decir, en los que dirigentes, voceros y militantes tuvieran el mismo peso a la hora de las decisiones, los ciudadanos, en un medio como el nuestro con tan escasa cultura política, podrían tal vez llegar a las urnas de manera masiva y con menos incertidumbre. Estamos frente a procesos que refuerzan más la desconfianza, que la participación ciudadana”.

Consolidar aspiraciones democráticamente, dijo, evitaría lanzar candidatos que no han sido decantados en consultas previas, internas; en consecuencia, aparecen nombres que arriesgan en busca de algún acercamiento bajo el rotulo de democracia participativa, de los que sale el elegido “gracias a la encuesta interna”. De ahí que observemos “pre-campañas”, indiscutiblemente insulsas e insustanciales.

Una consulta previa, en cambio, garantiza, por lo menos, que cuando se revelen los candidatos a la opinión pública, se les vea bien estructurados. En buena parte algún tipo de encuestas ilusorias hacen que el día de elecciones nos coja cansados, añade la también comentarista política.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Trabajo campesino
Columnistas /

¿Feliz día del campesino?

Heiner Parra
Ciclismo /

Heiner Parra coronó La Línea y sacudió la general de la Vuelta

Joyería antioqueña
Columnistas /

El opaco brillo de nuestra joyería

Elecciones en Colombia
Columnistas /

¡Juego limpio, señores!

Luis Almagro en la Asamblea de la OEA
Columnistas /

La OEA y el panamericanismo de nuevo calumniados

Artículos relacionados

Alfredo Ramos
Política

Ramos y Quintero siguen por la Alcaldía

De la baraja de aspirantes a gobernar a Medellín salieron Ana Cristina Moreno, Jaime Mejía y Luis Bernardo Vélez.
Mauricio Parodi y José Ignacio Mesa
Política

Retoque jurídico en la Cámara

Algunas intimidades de la anulación de la curul a José Ignacio Mesa y el ingreso al Congreso de Mauricio Parodi.
nacho duma web
Política

4 políticas públicas para Antioquia

Fueron elevadas a Ordenanzas Departamentales para beneficio de la mujer, los derechos humanos, la movilidad y el medio ambiente.

Lo más leído

1
Política /

“No soy el de Fico ni el de Uribe”

Confesiones políticas del aspirante a la Alcaldía de Medellín, Daniel Quintero, quien explica cuál es...
2
Política /

Voy a ganar de una: Valderrama

Así piensa Juan David Valderrama, el primo de Sergio Fajardo, quien se muestra muy seguro que de un solo...
3
Columnistas /

Nido de ratas

¿Había en realidad algún argumento valedero que justificara la equivocada actuación de los...
4
Cazamentiras /

Cadena de WhatsApp que pide donar sillas de ruedas es falsa

Un mensaje en el que se ofrece entregar sillas de ruedas a niños con parálisis cerebral de manera...
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Columnistas /

Ciudades Innovadoras, ciudadanos viejos

En 1930, la edad promedio de vida en el mundo era 32 años, que es como la nueva adolescencia de la...