Colombia está sumergida en una “economía sumergida”

Autor: Jorge Alberto Velásquez Peláez
21 noviembre de 2019 - 12:02 AM

Si disminuyera la presión fiscal, esa informalidad disminuiría sin duda alguna, mientras que, por el lado de la criminalidad, solo habría que perseguir y encarcelar ladrones, corruptos y traquetos

Medellín

En Colombia, un país inmensamente rico en tierras, climas y microclimas, se cultivan bananos en un área de 49.000 hectáreas, y aguacate en 54.000 hectáreas, mientras algunos inescrupulosos criminales ocupan mayores extensiones de tierra para negocios menos decentes, como la minería ilegal, en 95.000 hectáreas, o el cultivo de coca, en 170.000 hectáreas. Diversificación productiva y de exportaciones en un país de gente con moralidades y escrúpulos también diversificados, lo que nos lleva a tener dos grandes clases de economías: la visible, donde actúan quienes nada tienen que esconder, y la sumergida, en la cual, además de quienes actúan en la informalidad, se destacan los traquetos, los corruptos, los hampones normales, y muchos hampones de cuello blanco. Un estudio de la Universidad alemana de Tubinga, recogido por el Foro Económico Mundial (FEM), coloca a Grecia al frente del ranking de los países con mayor peso de la economía sumergida (21,5% de su PIB), seguida por Italia y España (19,8 % y 17,2% del PIB, respectivamente); completando el top-ten están Noruega, Alemania, Canadá, Australia, Reino Unido, Japón, y Holanda, aunque injustamente se ha dejado a Colombia por fuera, no obstante superarlos a todos ellos con una equivalencia de lo sumergido del 40% de su producto bruto. En efecto, el país se encuentra inmerso en una enorme “economía sumergida”, o para decirlo de otra manera, la clandestinidad, y muchas otras actividades ocultas, soportan en muy buena parte a la economía colombiana, siendo la mayoría de ellas informales -no necesariamente ilícitas- mientras otras son criminales o delictivas, cuyos principales responsables -corruptos, mineros ilegales, invisibles CEO de las multinacionales del narcotráfico (como Otoniel o John 40), y miles de traquetos “comunes y corrientes” mimetizados-, comparten en la superficie con los demás colombianos honrados. Según Anif, el tamaño de la economía informal colombiana, tanto laboral como empresarial, fue de $310 billones en 2018, mucho más que el presupuesto nacional, y a esa cifra habría que sumar, según mis cálculos, más de $80 billones por concepto de narcotráfico, $50 billones anuales que según el excontralor Edgardo Maya corresponden a corrupción -cifra superior en $9 billones al presupuesto nacional para salud-; de otra parte, la Dian valoró el contrabando del año anterior en $18 billones, aunque en este valor seguramente participan dineros del narcotráfico que ya hemos contabilizado.

Lea también: El opaco brillo de nuestra joyería

Y a propósito de narcotráfico, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Colombia produce el 70% de la cocaína en el mundo, la cual se vende al por mayor por 25.000 dólares/kilo en promedio en los EE.UU., 35.000 dólares en Europa, y casi tres veces este valor, en Australia; en los sitios de producción del país su valor es de aproximadamente 2.500 dólares/kilo, el cual va aumentando de acuerdo con las vías de tránsito hacia los mercados de destino, hasta llegar a cifras exorbitantes como las ya mencionadas. Si con cierta ingenuidad pensamos que Otoniel y sus amigos no saben de comercialización internacional, o no quieren exportar -como sucede en ambos casos con la inmensa mayoría de nuestros empresarios no cocaleros-, suponemos que venden el producto ExWorks (aprovecho para una mini lección de cotizaciones internacionales), esto es, en fábrica, obteniendo en tal caso apenas 3.293 millones de dólares anuales, equivalentes a la totalidad de las exportaciones colombianas de café y de frutas. Sin embargo, me aseguran que el Clan del Golfo es una experimentada multinacional de la droga que vende en términos DAT (Delivered at Terminal), o sea que asume todos los costos y riesgos hasta que entrega la mercancía al comprador en una terminal convenida. Siendo así, al eliminar intermediarios logra un valor cercano a 17.000 dólares por kilo, generando con sus demás socios traquetos, más de 23.000 millones de dólares anuales -6,9% del PIB-, la mitad de las exportaciones totales “sanas” de Colombia, aunque podrían esos horribles traquetos estar obteniendo una cifra mayor si comercializan en Europa y en Asia, como efectivamente parece que ocurre actualmente. Y ese buen negocio, año tras año, permite comprar más casas y más carros, blanquea más negocios, y lava más activos. ¿Qué hacer entonces para disminuir el efecto de la economía sumergida en Colombia? El país ocupa el puesto 123 entre 141 países en regulaciones gubernamentales, según el FEM, y a ello se debe la elevada informalidad laboral y empresarial; si disminuyera la presión fiscal, esa informalidad disminuiría sin duda alguna, mientras que, por el lado de la criminalidad, solo habría que perseguir y encarcelar ladrones, corruptos y traquetos. Así, la Colombia sumergida saldría a flote, y podría navegar junto a la economía decente del país.

Le puede interesar: La nueva Colombia puede volar, pero con los pies en la tierra

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Carlos Mauricio
Carlos Mauricio
2019-11-21 20:13:41
Creo que estamos en mora de stablecer una cruzada moral para combatir a corrupción a todo nive. A veces, cuando el mal está tan extendido, se hace necesario implementar medidas drásticas de choque para tratar de recuperar el país del caos en el que se encuentra sumido. Me refiero a que la verdadera revolución debe hacerse desde los intelectuales probos y decentes que tendrían la obligación de retribuir a la sociedad con sus conocimientos, a fin de diseñar estrategias que permitan salir de la situación caótica. Esto implica medidas de choque drásticas. 1. Clausurar el Congreso de la República (Senado y Cámara, son demasiados los representantes que tenemos y la mayoría corruptos). 2. Crear una representación popular legitimada desde los más probos profesionales de todas las áreas del conocimiento que deben prestar sus servicios al estado por un periodo no mayor de dos legislaturas, a fin de garantizar la participación democrática y representativa de las regiones, y no la entronización de partidos y casa políticas. 3. Este esquema, acabaría con la politiquería rampante ya que sería la academia la que elegiría a sus representantes por meritocracia, no por filiación política. 4. Esto también aplica a la Justicia, no se necesitan tantas cortes de justicia corruptas, tan solo una suprema corte con dignatarios de excelsa calidad y formación que accede a ella por meritocracia y por la obligatoriedad de prestar sus servicios al Estado, retribuyendo lo que el Estado le ha invertido en su formación. Cuando los magistrados se jubilan por razones de su servicio y su edad, se reemplazan los magistrados de la corte suprema (como se hace en los Estados Unidos). 5. Castigar de manera severa la delincuencia de cuello blanco y de narcotráfico, si es posible, revivir la Pena de Muerte para castigar estos delitos y otros tantos d Lesa Humanidad (aquí se incluyen los delitos de la guerrilla representados en los desplazamientos de poblaciones, reclutamiento de menores, atentados contra la economía y el medio ambiente entre otros). Si bien Singapur es un ejemplo a seguir, por el bien de su sociedad, no debe temblarnos la mano para corregir el rumbo; esto debe ir acompañado de una transformación educativa donde la ética, los valores sociales y humanos y la moral, sean la cátedra permanente y a gran escala que direccione el sistema educativo desde la educación básica, media y profesional. Creo que este tipo de revoluciones deben hacerse; lo de las marchas es mera politiquería barata y pantalla social que se pone de moda, no de convicciones personales y sociales que hayan salido de una profunda reflexión como individuos y como colectivo.
juan guillermo
juan guillermo
2019-11-21 15:32:37
descarnada y excelkente cronica sobre la realidad, recordando que el dr LUIS ALFREDO RAMOZ, TUBO EL DEPARTAMENTO LIBRE DE CULTIVOS ILICITOS...PERO CON LA LLEGADA DEL SANTONOBEL...Y BUSCANDO FIRMAR LA PAZ, QUE TIENE LAS CIUDADES COLOMBIANAS SUMIDASEN UN VERDADERO INFIERNO...COMO ALGUNA VEZ LO DIJO EL PRESIDENTE URIBE...YO GUARDO EL CORREO...ESO NO O PUBLICAN....TODA LA NARCOGUERRILLA VACUNANDO Y TRAQUETEANDO...JIBARIUANDO Y ENVENANDO LOS COLEGIOS...QUE MAS SE PUEDE ESPERAR DE ELLOS...LO MISMO EN EL CONGRESO...TODAS LAS BANCADAS SE RETIRARON POR ORDEN DE ROY BARRERAS, SOLO QUEDO EL C.D...Y LA BANCADA CONSERVADORA...DEMOSTRANDO QUE TENEMOS UN CONGRESO SOLAPADO Y RUIN...QUE SOLO LES INTERESAN LOS INFANTES PARA SUS CONVENIRNCIAS PERSONALES...ESO TAMPOCO LO PUBLKICAN....PRENSA AMAÑADA Y CHAPERON...TODAVIA SOÑANDO CON LA MERMELADA SANTIOSTA...ESTE ES EL RESULTADO DE LA PAZ DEL SANTONOBEL....QUIEN LE PONE EL CASCABEL AL GATO....
Hector
Hector
2019-11-21 09:44:44
Buena reflexión, sin embrago considero que el principal problema del país es la corrupción en todos los niveles y y categorías de los funcionarios públicos lo cual genera el incremento de los otros factores y facilita las acciones criminales ya sea por la acción o la omisión de algunos funcionarios corruptos. Combatir la corrupción debe ser el factor clave del desarrollo del país, un ejemplo a seguir es Singapur

Destacados

Mesa de diálogo
Columnistas /

Soberanía popular y democracia participativa

Jovenes protestando
Columnistas /

Cambio generacional

Estatua de la Libertad
Columnistas /

EE. UU. Y EEUU (Estados Unidos)

Mujeres protestando
Columnistas /

La culpa

Natalia Muñoz
Ciclismo /

Un triunfo soñado para Natalia Muñoz en la Vuelta

Artículos relacionados

Producción de banano
Columnistas

Los “exportadores amables” de Colombia

Las que he seleccionado son las que considero “más amables” porque generan empleo y realizan un esfuerzo exportador, algunas se destacan por innovadoras y...

Lo más leído

1
Artes Plásticas /

El grabado antioqueño se exhibe en Washington 

Una selección de los artistas participantes en el Encuentro de grabadores 2018 realizado en Medellín...
2
Columnistas /

Efectos difusos (45 horas)

Reducir la jornada de trabajo, es elevar el valor del salario/hora, porque el ingreso no se modifica.
3
Columnistas /

Soberanía popular y democracia participativa

La protesta y la movilización social son mecanismos que se ha ideado la democracia de participación y el...
4
Columnistas /

Cambio generacional

Los jóvenes de las generaciones siguientes al cambio de milenio no tuvieron la misma suerte de sus...
5
Infraestructura /

La terquedad cerró la Troncal del Café

Seis meses ajustó la interrupción del tránsito por esta vía, que según un veterano y experto ingeniero...
6
Política /

Concejo aprobó modificaciones en Acuerdo 43 de 2007

Este proyecto de acuerdo fue debatido a lo largo del año y se definió, además, para contener derroches y...